Los "pajaritos" de la llamada Ley Antibloqueo

Gustavo Martínez, de Marea Socialista: "Ante la oferta de Delcy Rodríguez sobre ‘recuperación’ del salario, no debemos olvidar quién nos lo arrebata"

Gustavo Martínez, obrero, de la Coordinación Nacional de MS

Gustavo Martínez, obrero, de la Coordinación Nacional de MS

Credito: aporrea tvi

Gustavo Martínez, dirigente obrero despedido de la industria estatizada Fama de América cuando se encontraba al frente de una experiencia incipiente de "control obrero", es integrante de la Coordinación Nacional de Marea Socialista. Martínez interviene en algunos espacios que promueven la unidad de acción de la clase trabajadora venezolana frente a las prácticas y políticas de la patronal y del gobierno.

A raíz de haber visto la entrevista que le hizo el ministro de Cultura, Ernesto Villegas a Delcy Rodríguez, vicepresidenta, y ahora con funciones en el área económica y financiera dentro del gabinete Ejecutivo, donde habla sobre la llamada "Ley Antibloqueo", opina sobre los comentarios de la vicepresidenta y sobre la controvertida ley, especialmente en relación con sus implicaciones para la situación laboral.

En la citada entrevista, la alta funcionaria asegura que la Ley Antibloqueo permitirá "restituir el valor estratégico del salario y prestaciones sociales", lo que es rebatido por Martínez con distintos argumentos, y de lo dicho por Rodríguez, concluye que se ratifica para la clase trabajadora venezolana que "o luchamos o no tendremos salario más nunca en Venezuela".

Para Martínez, las declaraciones de la vicepresidenta van en la línea discursiva de un gobierno al que él y su organización política consideran como "sobradamente demagógico y anti obrero"; que, según su juicio, "aniquiló derechos históricos de la clase trabajadora venezolana y luego dice que obra por recuperar lo eliminado".

Expresa GM que "una de las primeras cosas que debemos comprender las y los trabajadores es a qué obedece la llamada Ley Antibloqueo y a qué sectores e intereses responde, desde el punto de vista de clase; cuestión que se evidencia al saberse cómo ha respondido FEDECAMARAS y cómo se ha mostrado la oposición política patronal y empresarial respecto al tema, saludando los supuestos aspectos ‘progresivos’ de esta ley".

Continúa diciendo que "la ley Antibloqueo viene a revestir legal y jurídicamente el despojo en contra de la población venezolana que han estado llevando adelante el gobierno de Nicolás Maduro, por un lado, y también los sectores políticos vinculados a Guaidó y compañía, por el otro". Vinculando varias medidas adoptadas por el gobierno, GM plantea que "en esa misma línea hay que entender otras leyes que ha aprobado la mal llamada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), como la ley para la protección de la inversión extranjera y la Ley del Odio, porque obviamente todos esos planes no se pueden aplicar sin represión contra la mayoría de la gente".

 

GM con un cartel en una protesta obrera
Credito: Aporrea

Para el militante de Marea Socialista (MS), la referida ley, "además de privatizadora, es de carácter sumamente entreguista a los grandes capitales de potencias que están en disputa entre sí, lo que amerita que las trabajadoras y trabajadores venezolanos tengamos una lectura de clase y de absoluta autonomía política". Da a entender que esto es continuidad de una política ya iniciada, pues afirma que "el gobierno ha implementado marcos de grandes negocios como el Arco Minero del Orinoco (AMO), las Zonas Económicas Especiales, entre otros, y ahora da un salto enorme con esta ley que es claramente para poner todas las facilidades a la ‘inversión’ privatizadora tanto de capitales extranjeros como de aquellos dineros desfalcados y fugados a través de la corrupción; y todo esto se ha diseñado sobre la base de la eliminación del salario, de las prestaciones sociales y del trabajo como categoría social". Coloca en correspondencia con esto al Memorándum 2792 del Ministerio del Trabajo, protestado por muchos sindicatos, y lo que califica como "la eliminación de hecho de la CRBV, la eliminación de la Ley Orgánica del Trabajo y la represión brutal contra la población, que son obras únicas y exclusivas del gobierno de Nicolás Maduro y los militares".

Prosigue en su argumentación señalando que "el gobierno se excusa con las sanciones impuestas por Estados Unidos, pretendiendo evadir la responsabilidad de su propia política económica, por lo tanto lo que dice Delcy Rodríguez es parte del caradurismo de una cúpula muy antiobrera y antipopular, totalmente entregada a los gobiernos chino y ruso, pero que a la vez, en medio del juego perverso del que son parte, no tiene ningún empacho en negociar y hacer acuerdos directamente con representantes norteamericanos y sus operadores políticos nacionales, sea Guaidó o quien haga falta".

En la entrevista de Ernesto Villegas con la vicepresidenta Rodríguez ésta dio a entender que, abriéndose a la inversión privada, eso permitiría reactivar la producción en todos los flancos y por tanto llevaría a recuperar los salarios de los trabajadores y sus prestaciones; a lo que el trabajador y ex dirigente sindical, militante de MS, Gustavo Martinez responde:

"Es falso. Hay que tener en cuenta una serie de elementos propios de la realidad económica y política en el país que se han precipitado como consecuencia de los hechos y las decisiones que se han tomado a nivel de cúpulas y que dan cuenta de ante qué tipo de gobierno estamos. El arrase total de derechos históricos de la clase trabajadora fue una decisión del gobierno al que representa Delcy Rodríguez y se ejecutó para cubrir el déficit provocado a nivel de Estado por el desfalco a la nación y la corrupción en general, principalmente. Por lo tanto, nos han puesto a pagar la crisis que no hemos provocado y de paso nos ponen en bandeja para esas inversiones a las que ahora ellos tanto halagan, pues somos mano de obra en condiciones de esclavitud moderna, ganando menos de un dólar mensualmente, porque con una masa laboral trabajando a Salario Cero, lo que eso representa para la patronal es Costo Cero. De tal manera, que es una falacia lo que argumenta la señora Rodríguez ya que, además, en esas inversiones seguramente estará involucrada una buena parte de los dineros tumbados por los corruptos y funcionarios del Estado que han fraguado este régimen de explotación sostenido por un autoritarismo policial".

A esto añade GM que "lo otro, que hay que ver es cómo se comportan en otros países esos capitales que vendrían a invertir, y los gobiernos de esos países, ya que, en medio de la crisis mundial, sus planes son cada vez de mayor ajuste económico y de recortes que sacrifican a los pueblos, para lo que no les ha importado ni siquiera la existencia de la pandemia del COVID-19".

Martínez dice que "la lucha por el salario y la recuperación de las prestaciones sociales es genuinamente una tarea de la clase trabajadora y nadie más". En ese sentido sostiene que "lo que ha venido haciendo Nicolás Maduro es, de alguna forma, lo que proponía Henrique Capriles Radonski en sus campañas presidenciales de 2012 y 2013 y más obvio, lo que aparece en el ‘Plan País’ que presentó Juan Guaidó en 2019, en donde claramente se proyecta un camino de mayor endeudamiento, privatizaciones y relaciones de sumisión al capital financiero mundial; sólo que en este caso están teniendo preponderancia los chinos y los rusos, aunque los gringos y europeos siguen siendo otros de los convidados para los negocios. Pero por ningún lado aparece nada (en la Ley) que tenga que ver con los beneficios reales y el compromiso para con los trabajadores y sus derechos".

Asegura GM que "en el caso de que una parte de los ‘nuevos’ propietarios sean o tengan conexión con los mismos que fundieron y han estado robando a las empresas del Estado; no podemos esperar que precisamente ellos, ahora, como beneficiarios de la privatización, vayan a ser mejores que cuando administraron y arruinaron a las empresas públicas. Pero, por otra parte, que digan los trabajadores y trabajadoras que trabajan para empresas de capital extranjero si les han respetado el valor de su salario, en su capacidad adquisitiva, o se han aprovechado de los salarios mínimos miserables impuestos por el gobierno; que digan si han respetado las convenciones colectivas, que digan si han respetado los derechos sindicales y si no han despedido a nadie… La clase trabajadora, sabe muy bien, por su experiencia, cuál es la respuesta, para que nos vengan a pintar pajaritos ahora con las virtudes de la privatización y de la inversión extranjera, que es lo que siempre nos ha dicho la derecha y los políticos de la clase patronal".

Por lo tanto, concluye GM, "la recuperación del valor del salario, de las prestaciones sociales, de las convenciones colectivas, las pensiones, las jubilaciones y la recuperación misma del trabajo en sí, pasa indefectiblemente por la recomposición sindical y la reanimación de las luchas de la clase obrera. Y nada de eso se puede lograr si no se tiene independencia de clase e independencia política. Para ello se necesita claridad estratégica en cuanto a los reclamos y ejes de lucha que permitan la mayor articulación posible de los distintos sectores de trabajadores a nivel nacional. No se puede confundir las consignas que atiendan todas las necesidades en el seno de la clase trabajadora con un ‘juntémonos todos contra Maduro’, porque eso permite que actúen operadores que, si bien están contra Maduro, parasitan las luchas obreras, desdibujándolas, distorsionándolas y desviándolas hacia otros intereses, como tantas veces ha sucedido; lo que han sido de mucha valía y funcionalidad para el gobierno".

Videos de la entrevista de Ernesto Villegas a la vicepresidenta Delcy Rodríguez:

 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6142 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter