Violencia creada, inocencia manipulada...

En otras ocasiones hemos referido que entre las características propias de cualquier proceso revolucionario (político, económico, social, científico-tecnológico, entre otros), resalta la polarización de posiciones en torno al mantenimiento y/o la transformación de una determinada situación inicial, lo que evidencia que en Venezuela y Latinoamérica vivimos un verdadero proceso revolucionario, con énfasis en el plano político-ideológico, que deslinda dos posiciones claramente diferenciadas y absolutamente confrontadas entre sí: el desgaste del capitalismo y el fortalecimiento del socialismo.

Unos pugnan por mantener privilegios adquiridos y usufructuados durante siglos, mientras otros empujamos por la construcción de una sociedad más justa y equitativa, con beneficios para las mayorías hasta ahora marginadas y explotadas. Son verdaderamente dos posiciones irreconciliables, sin puntos de acuerdo posible, pues ambos intereses son excluyentes entre sí.

El capitalismo ha erigido a lo largo de su nefasta historia estructuras imperiales, con países centrales y ramificaciones en los países satelitales con cúpulas empresariales, religiosas e intelectuales, cuyas posiciones serviles son premiadas con las migajas sobrantes de la expoliación a su propio pueblo. Se han valido de la educación, la tradición cultural, la fe religiosa y, recientemente, de los medios masivos de comunicación, cuyos libretos son aplicados reiteradamente y con idéntico formato en los pueblos dominados.

Es por ello que los recientes acontecimientos del 15 de julio en la pacífica y fraternal población de Curiepe, nos llama indeclinablemente a reflexionar como ciudadanos, como militantes de la solidaridad, la justicia y la paz, pero fundamentalmente como universitarios, pues no podemos ni debemos estar ajenos e impávidos ante lo que ocurre a nuestro alrededor, máxime si lo ocurrido tiene los orígenes, propósitos y fines políticos que algunos intentan disfrazar y manipular, según sus particulares intereses o distorsionada visión por los efectos de la acción mediática.

Históricamente las oligarquías han utilizado el principio de Nicolás Maquiavelo (1469–1527): “el fin justifica los medios”. Por tanto para nadie es un secreto que las clases dominantes recurren a cualquier artilugio para lograr sus oscuros propósitos, con ingenios que van desde el aprovechamiento de las creencias y la fe religiosa, hasta la distorsión informativa de los hechos mediante la manipulación de situaciones creadas para confundir a las masas, en las que los sentimientos y tradiciones juegan un papel preponderante en un caldo de cultivo representado por el desconocimiento y la inocencia, reforzada por la disponibilidad de poderosas empresas de comunicación y propaganda ideológica.

Los revolucionarios debemos tener presente la canta de Alí Primera cuando nos dice que: la inocencia no mata al pueblo pero tampoco lo salva, lo salvará su conciencia y en eso me apuesto el alma… Necesario es entonces elevar nuestro nivel de conciencia y no prestarnos al juego distorsionado, calculado y manipulado de los orígenes, propósitos y fines implícitos en los lamentables acontecimientos de la cultural Curiepe.

En consecuencia, es imprescindible deslindar la obligación legal de la Alcaldía del Municipio Brión al rescatar espacios a favor del servicio social, respecto a las matrices de opinión de que esto implica favorecer la inseguridad pública de Curiepe. Es necesario insistir en que la Revolución Bolivariana tiene entre sus principios el fortalecimiento de la cultura popular, por lo que en modo alguno se podría atacar las celebraciones de San Juan en Curiepe, o de la Virgen del Carmen en Higuerote, o de los Santos de Tacarigua. Es indispensable combatir a quienes subrepticiamente han generado situaciones especiales para la cobertura de los medios privados nacionales e internacionales, cuyo fin último es el ataque al proceso de transformaciones que viven la República y Latinoamérica.

En nuestro modesto criterio, no es para nada cierto que el pueblo de Curiepe rechace al proceso revolucionario con el cual se identifica y comulga, incluida la gestión del Gobierno Municipal y su Alcaldesa. Quienes por oficio u ocio hemos dedicado buena parte de nuestra modesta vida profesional a la planificación y análisis estratégico, estamos convencidos que todo lo ocurrido obedece a un plan fríamente preconcebido, en el cual se calculó muy detenidamente la relación del beneficio-costo político de la violencia creada, más allá de los efectos sobre Curiepe y sus pacíficos pobladores. Responsablemente afirmamos que Curiepe sólo ha sido un medio para fines mas encumbrados. Ya Globovisión y CNN ni se acuerdan de los tambores, pues en sus oídos sólo retumban los aplausos oligarcas por la “osada proeza” de cubrir morbosamente el enfrentamiento entre hermanos, enfrentamiento que ellos mismos generaron al manipular los sentimientos y la inocencia del pueblo.

Imposible excluir de nuestra reflexión la triste posición de quienes invadidos por el odio, el rencor y el egoísmo contrarrevolucionario aún se hacen llamar revolucionarios. Oportunistas de oficio y resentidos políticos que hacen eco y ejercicio de la frase célebre de Julio César “Divide et vinces" (divide y vencerás), quienes por sus individualistas intereses atacan arteramente a la gestión municipal, haciéndole el más escuálido servicio a la revolución que dicen compartir. No sabemos si son víctimas ignorantes de la acción opositora o actores intencionados de la mezquindad cuarto republicana, pero en cualquiera de los casos evidentemente que carecen de la más elemental conciencia patriótica y bolivariana.

¿Acaso estos especímenes politiqueros creen que debilitando al liderazgo local les librará del oligarca nacional e internacional? ¿Creen que el pueblo revolucionario perdona la traición endógena?

Pensar que la violencia creada es un hecho aislado, producido sólo en Curiepe por defender sus tradiciones y rechazar a la Alcaldesa, no es más que un burdo ejercicio de inocencia manipulada… y en eso me apuesto el alma…!

albanozam@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1585 veces.



Albano A. Zambrano Q.

Economista Agrícola. Profesor de la UPT ?Argelia Laya?

 albanozam@hotmail.com

Visite el perfil de Albano A. Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Albano A. Zambrano

Albano A. Zambrano

Más artículos de este autor