Todo se debe a la propuesta China sobre una moneda mundial

El Imperio entró en pánico

La Gran Depresión se comienza a sentir en el bolsillo de los que hacen vida en la tierra del Tío Sam, y es de tal magnitud que ya comienza a minar los cimientos de la Bestia. Lo que sucedió el año 1929, ante la crisis en ciernes y que todavía no termina por hacer implosión, es apenas un neonato en comparación con lo que se avecina en ese magro imperio.

Si, es bastante cruel y lamentable que una gran nación como lo es los Estados Unidos de Norteamérica, esté recibiendo, cual efecto búmeran, la dosis letal de su propia medicina.

El dólar para un gringo es el súmmum o máximo politeísmo materialista, expresado en el arrobamiento terrenal sin control ni recato, y solo comparable al éxtasis alcanzado por Zeus en sus andanzas mitológicas por el Olimpo.

Para un norteamericano no es ninguna ofensa ni le importa un bledo si le sacan la madre…, pero sí lo es y lo saca de quicio si le tocan el bolsillo, su ‘dinero’. Y es tanta la idolatría y sumisión por lo banal y material, que se han empeñado en derribar a Dios de la cumbre más alta, para entronizar al nuevo dios de los tiempos modernos: EL DINERO

Apenas la semana pasada, el gobierno chino anunció a través del titular de su Banco Central, que se necesita una nueva moneda de reserva por las vulnerabilidades y riesgos del actual sistema. Esa simple y llana declaración del funcionario chino, es una declaración de guerra para los EU, por cuanto se dispararon todas las alarmas de la FED, Bancos, Instituciones Financieras, Pentágono, CIA, y pare usted de contar….

Zhou Xiaochuan, titular del Banco Popular (central), escribió en la página web de ese organismo que "el estallido de la crisis y su contagio a todo el mundo reflejó las vulnerabilidades inherentes y los riesgos sistémicos en el sistema monetario internacional".

De inmediato, su par de la Reserva Federal de EE.UU., Ben Bernanke, y el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, respondieron que no permitirán que el dólar sea despojado de su estatus de moneda de referencia. Igual pasó en 1751 con Benjamín Franklin al llegar a Londres para solicitar a los miembros del Parlamento Inglés que permitiesen a sus colonias de América imprimir moneda, ya que así podrían dejar de depender de los envíos de las libras esterlinas que llegaban tarde, mal o nunca. La petición de Franklin fue diplomáticamente escuchada, antes de ser toscamente negada. La historia, se vuelve a repetir, sin que haya un aliado celestial que salve al imperio…

Se dice que el advenimiento del Amero –la Nueva Moneda Mundial—se está escribiendo en Internet como la enésima conspiración, la herencia envenenada del gran Bush, el hijo que ha empequeñecido al padre, que, dicen los fantasmas de la red no duda en sacrificar al pueblo estadounidense. ¿Realidad o ciencia ficción? ¿Campaña electoral o juego sucio? ¿Un juego de frikis o una temeridad increíble? Ufff. ¿Una novela fantástica concebida por el peor Dan Brown?

Qué le importa a al dios dinero si los pobres se mueren en los estercoleros contemplando al fondo las montañas de oro de las ciudades ricas que no han sido hechas para ellos. Qué le importa a los capitostes que ahí estén los niños de la calle, los niños ratas que viven de la miseria que se tiran al contenedor de la basura (¿?)

Voy a citar un fragmento de un artículo de Anwar Souki publicado en KAOSENLARED.NET -- Presidente Obama el cual dice: …Para erradicar una pestilencia perenne y depresiva, es necesario, no blanquear fenomenológicamente su mueca fascista o sus características 'humanas', no inyectar en sus venas económicas ya cancerosas más dinero y capital falso, más billones de dólares en papel sin valor. Es precisamente esto lo que los demócratas desesperados ahora ofrecen como panacea a nivel mundial para rejuvenecer una vez más un Drácula senil, para impedir la inexorable desaparición de un modo de producción capitalista, que ya ha destruido millones y millones de seres humanos preciosos y prometedores, que son parte intrínseca de la vida planetaria misma.

En 'El Capital', como una ley tendencial del desarrollo del capital, Marx lo predijo como la venidera explosión geométrica y progresiva del empobrecimiento de millones de trabajadores, incluso de las clases medias y altas a nivel global…

joseagapo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2053 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas