Chávez, las FARC y los nervios del paramilitar Uribe Vélez

Difícil y audaz rol es el que está jugando el presidente Hugo Chávez en lo que
hace a trabajar como mediador en la búsqueda de un intercambio humanitario
para que los políticos, militares y policias retenidos por las FARC y los
500 guerrilleros que están prisioneros en las mazmorras colombianas
recuperen su libertad.

Con la respuesta de las FARC, llegada poco antes de viajar a Bogotá y en la
que se le comunicaba que la organización guerrillera está dispuesta a
dialogar con el mandatario bolivariano, Chávez llegó a Bogotá y durante
siete largas horas habló con Uribe y con otros facilitadores, pero recién en
la conferencia de prensa -ofrecida por ambos presidentes- surgieron las
primeras puntas de lo que se viene. Un Chávez poco habitual, ostensiblemente
incómodo por estar al lado de uno de los máximos representantes del
imperialismo norteamericano en la región, trató en todo momento de explicar
su papel en la negociación e informó que se reunirá con las FARC (y luego
también agregó al ELN, pero en encuentro aparte) para avanzar en la
posibilidad de un diálogo que acerque posiciones en lo que hace al canje.

En un momento, Chávez explicó que el mensaje por él enviado llegó al
comandante de las FARC, Manuel Marulanda. "Yo soy militar y esto hay que
hablarlo directamente con los jefes. El análisis me indica que es positiva
la rápida respuesta de las FARC. Con quien ellos designen, nosotros
hablaremos", apuntó. Y entonces agregó lo que terminó de poner al borde del
ataque de nervios al paramilitar Uribe: "Ojalá que fuera Marulanda, a mí me
gustaría mucho conocerlo y conversar con él. Una vez él me mandó un mensaje
para charlar conmigo en El Caguán, pero el presidente colombiano Pastrana no
quiso. Y entonces, lamentablemente no vine, no fue posible, pero reitero que
me gustaría conversar con él no sólo sobre el tema del canje sino sobre
otros temas. Ojalá fuera él quien venga a Caracas, pero eso lo decidirán las
FARC".

resumen@nodo50.org

A partir de ese momento, Uribe, que se había mantenido bastante al margen
del protagonismo indudable que Chávez tiene frente a la prensa, cambió el
tono de voz, e improvisando casi una arenga, como cuando habla frente a los
esbirros del ejército criminal de su país, comenzó a hablar de "los
terroristas y los asesinos de las FARC", y mintió descaradamente al decir
que fueron los guerrilleros quienes "asesinaron" a los once diputados, de
los que ya se sabe fueron masacrados por el fuego de mercenarios
paramilitares -entre ellos algunos británicos- que intentaban rescatarlos
para luego cobrar recompensas.

Uribe siguió en su letanía belicista y echó más gasolina al fuego diciendo
que de ninguna manera concederá a las FARC el carácter de fuerza beligerante
(como siempre exigió la guerrilla) e insistió que tampoco despejará ninguna
zona para el canje. De esta manera, con gestos de energúmeno, intentó
derrumbar la gestión de los facilitadores y de su colega venezolano, que a
pocos metros de su estrado lo observaba con rostro preocupado.
Allí, estaban expuestas, frente al mundo, dos posiciones muy claras: la de
un gobierno que desde hace tiempo viene aterrorizando a su población,
apoyando el paramilitarismo que ha asesinado a miles de colombianos y
logrado que otros tantos se desplazaran hacia nuevos territorios, un
gobierno que ha torturado y encarcelado a campesinos y estudiantes y que por
ello ha sido condenado a nivel internacional. Y por otro lado, un
representante de un gobierno revolucionario y querido por su pueblo que
levanta banderas totalmente opuestas a la de su circunstancial anfitrión.
Por todo ello, Chávez volvió a insistir -a pesar de la histeria de Uribe-
que las negociaciones se harán en Caracas, entre su gobierno y la jefatura
guerrillera, dándole a este último mando un reconocimiento indudable.
Dejando claro -sin mencionarlo por obvias necesidades del protocolo y por
saber que estaba en territorio enemigo frente a uno de los principales
elementos de la política imperialista que busca derrocarlo- que sin la
insurgencia no hay solución posible para el tema del canje y para que
Colombia entera camine por nuevos derroteros más positivos que los actuales.

En conclusión: más allá de lo que ofrezcan como resultado los nuevos
encuentros, ya se ha logrado algo muy importante: la jugada uribista de
enredar el juego e intentar escapar de las acusaciones que su propio pueblo
le ha hecho por su connivencia con el paramilitarismo y el narcotráfico, ha
derivado en un boomerang que puede golpearlo duramente. Habrá que ver la
cara que pondrá el paraco cuando un miembro del secretariado de las FARC
estreche la mando de Hugo Chávez y le cuente a todos los que quieran
escucharlo (que serán muchos, sin duda) que las FARC pelean por la
liberación nacional y social de Colombia, por derrumbar estructuras
económicas injustas que a fuerza de represión han producido que muchísimos
colombianos y colombianas se hayan visto obligados a abandonar el país.

resumen@nodo50.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2345 veces.



Carlos Aznárez

Director de Resumen Latinoamericano

 @carlosaznarez

Visite el perfil de Carlos Aznárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: