Economista criollo: ¿Qué quiere el pueblo? ¿Superhéroes de comiquitas o quiere "plata" e indexacion salarial?

INTRODUCCIÓN

La imaginación y creatividad de algunos lideres está al desborde. Está en su máxima productividad, mientras la cruenta realidad sigue sumando víctimas económicas.

El salario cada vez se desinfla y compra menos, mientras que algunos de los que administran el erario público, intentan distraer la atención, ya no con las mismas propuestas durante décadas que han resultado en más pobreza acumulada, sino con mensajes idealistas de que vendrá un salvador reencarnado en ellos para solucionarles los problemas a los trabajadores, militares, pensionados y jubilados, entre otros. ¿Es una nueva estrategia de marketing electoral o es para ganar tiempo en tiempos difíciles? Veamos.

¿QUÉ DICE LA GENTE?

Algunos analistas dicen que el mensaje está dirigido principalmente a los niños y adolescentes. Que incluso, hay una línea de cuadernos y bolsos escolares con la imagen de SuperBigote, y está por salir la línea de SuperCilita. Otros dicen, que se quiere suplantar la participación popular para solucionar los problemas sociales con individualidades "súper ego".

Evidentemente que los impulsores no son "mente de pollos" como solíamos llamar a los jóvenes que andan pegados con historietas y en el mundo de la ficción animada la mayor cantidad de su tiempo.

Es una estrategia de psicología de masas al propio estilo de Hollywood y de las mayorías de los programas de televisión estadounidense, donde ponen a perder el tiempo a la gente en sus casas de manera improductiva mientras apaciguan el tiempo que se la pasan desempleados, jubilados o retirados. Donde viven produciendo y recreando personajes animados que calman la ansiedad de la sociedad ante la terrible realidad de la pobreza. Calman la desesperanza social por medio de personajes o series televisivas que enganchan al televidente con salvadores que les ofrecen justicia por los males que padecen.

A los venezolanos desde décadas les inundaron la televisión de programas llenos de superhéroes norteamericanos y mexicanos. En el caso de nuestros tiempos, se han producido y promocionado algunos superhéroes representados en líderes políticos, que emergen como "salvadores" sociales de la crisis real actual. Pero en estos casos, el salvador ya no es Jesucristo ni el ideario de Simón Bolívar, tampoco es Maisanta derrotando al Diablo, ni el árbol de las 3 raíces encarnados en el pensamiento y las acciones de los patriotas socialistas del siglo XXI.

Es nada más y nada menos que Drácula y una contraparte del Superman "made in USA". El primero, es un personaje de la fantasía gótica escrita por Bram Stoker en 1897, creado para películas de terror, y el segundo, es un personaje y superhéroe ficticio estadounidense que forma parte de los "Super-amigos", creado por Jerry Siegel y Joe Shuster en 1933, dirigido en primer lugar para niños, y con el transcurrir del tiempo, esos niños fueron creciendo y se hicieron adultos siendo fanáticos de los cortometrajes de Hollywood sobre esos personajes. Drácula generaba miedo, chupaba sangre pero moría con una estaca; y Superman generaba protección y salvación a la población.

Seguro que en cualquier momento aparecen otros políticos idolatrando las contrapartes de la Mujer Maravilla, los Gemelos Fantásticos, Acuaman, Robocop, Hulk, o tal vez, Kaliman o el Chespirito venezolano.

LO QUE QUIEREN LOS VENEZOLANOS DE HOY

Aún no se logra comprender lo que intentan alcanzar los asesores de nuestros líderes de la revolución en esa nueva estrategia de marketing electoral. ¿Será que va dirigida a los niños para que influyan a los padres electores?, o ¿será que aún existe una alta población que vive en el idealismo o en figuras prediseñadas para inocular que el salvador vendrá pronto pero reencarnado en los líderes actuales?

Lo cierto, es que la fuerza laboral activa venezolana no está para que la hagan perder el tiempo. Estamos en tiempo de producir, generar ingresos, empleos, inversiones y riquezas común, y no de estar creyendo que pronto llegará la acción de un superhéroe del Universo.

Lo que realmente quiere la gente es a un líder político de carne y hueso que derrote al enemigo de la mayoría de los venezolanos que es el hambre y la miseria que generó el enfrentamiento entre mortales de la sociedad política venezolana en los últimos años.

Por ejemplo, recuperarle el poder adquisitivo a los trabajadores, militares, pensionados y jubilados es un verdadero reto para cualquier superhéroe venezolano. Indexarles el salario para que la inflación no afecte el salario como lo plantea hacer Vladimir Putin desde enero de 2023, no requirió de poderes supranaturales, de criptonita ni que la oscuridad le de poder a los chupasangres.

Solo es voluntad política, poder de decisión, reordenar las finanzas públicas y ejecutar estrategias que tenga como fin último alcanzar el sueño del verdadero superhéroe de los venezolanos que es Simón Bolívar: llevar la mayor suma de felicidad posible a la población.

¡No distraigan, ni hagan perder el tiempo en banalidades, que la pobreza no perdona y mata realmente!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1238 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: