¡Ojo!: Sólo existe esta manera de vencer la guerra económica, lo demás es cuento…

  1. Cuando en 2013, se vieron los primeros escarceos de la guerra económica, aquí se pensó que con las meras denuncias se le podía dar un para’o, entonces se clamó contra ella. sin pausa, desde todos los ámbitos, Ejecutivo, Judicial, Obrero, Comunal,…: ¡FRACASO TOTAL! Luego, en viendo el gobierno el descarado desprecio y el recio empuje de los comercios por burlarse de las leyes de modo tal que se hacía imparable, parieron una serie de reglamentos y decretos, con los que se echó a la calle a la Sundde: ¡FRACASO TOTAL! Muchos fiscales de la Sundde, tras bambalinas, se cuadraban con los especuladores y acaparadores, y se multiplicó por mil la fulana GUERRA… Entonces se optó por echar a la calle a la policía y a la Guardia Nacional Bolivariana, y éstos hicieron un papel bastante similar al de los fiscales de la Sundde: ¡FRACASO TOTAL! El poder popular ni la Milicia han estado preparados ni organizados para enfrentar la escasez, el acaparamiento, el bachaqueo o el contrabando hacia la frontera. En eso hemos sido bien quedados, debiluchos o culilludos…

  2. Lo vamos a decir de manera serena y directa: el gobierno NUNCA PODRÁ CONTROLAR LOS PRECIOS. ¡OLVÍDENSE! Si el pueblo organizado, sin los consejos comunales, si las comunas o la MILICIA no pueden imponer un BOICOT decidido y contundente contra los comerciantes asesinos y ladrones, OLVÍDENSE, esta guerra nunca tendrá fin. Sólo el BOICOT nos haría fuertes y libres, y en algunas ocasiones HA FUNCIONADO, como por ejemplo, en el caso de los cambures y los plátanos, de los aguacates, cebolla, tomates y pimentones,… que se han llegado a podrir por toneladas en muchos comercios, y han tenido que bajarlos.

  3. Ahora bien, la guerra en este momento hay que centrarla en el caso de los huevos, del queso, de la mantequilla y demás derivados de la leche; en el caso de la carne de res, de cochino y de pollo. Pero no faltarán turbas de pendejos que con el BONO de 250 mil bolívares soberanos saldrán a comprar estos productos y otra vez a hundirnos a todos. Por cierto, mucha carne que hace cuatro mese sin vender algunos carniceros las trataron de "enriquecer" con elementos químicos cancerígenos para tratar de "conservarla"…

  4. Hace seis meses se comprobó que los comerciantes ladrones trataron de vender cientos de toneladas de huevos dañados, carne podrida y pollo en descomposición. Porque además, la gente debe tener mucho cuidado y si se hace un BOICOT por un mes con determinados productos se debe revisar muy bien posteriormente cuando se vayan a adquirir porque puede venir podridos.

  5. Lo único que funciona contra la peste del llamado "libre mercado" es el boicot, y nosotros que fuimos infestados durante más de un siglo por esta peste nos encandilamos para siempre con los productos importados. Entonces, por la fuerza todo lo que venía de afuera tenía que ser mucho mejor que lo nuestro. Un capitalista y burgués venezolano llamado Alejandro Hernández en la década de los sesenta hizo una gran campaña que se llamó "COMPRA VENEZOLANO", pero fracasó. A mucha gente le pareció bien cursi y además muy cutre que nos pusiéramos a creer en lo nuestro. Desde allí comenzó el desastre que se recrudeció en dimensiones dantescas cuando en 2013 la gente descubrió que no se encontraba suficiente papel tualé para limpiarnos…

  6. Pues bien, esta es una historia que muchas colonias como la nuestra han sufrido, y ahí está el caso de la India, que desde 1858 fue colonia del imperio británico, y entonces la naciente industria nacional hindú, quedó arruinada frente a la avalancha de los productos ingleses.

  7. Según la ley británica, los indios no podían producir ni siquiera sal. Estaban obligados a comprarla en fábricas inglesas, y entonces se le preguntó a Mahatma Gandhi: ¿Qué podemos hacer, Mahatma?, y él respondió: No compren sal, ni un grano. Y cuando las mujeres pegaron el grito en el cielo: ¿Y cómo vamos a cocinar el arroz?, GANDHI les contestó: "La sal la regala el mar, no los ingleses. Vamos al mar a buscarla".

  8. Mahatma Gandhi, acompañado por 78 compatriotas, se puso en camino hacia la costa occidental del país. Era el 12 de marzo de 1930. A su paso por las aldeas, los campesinos se le sumaban... Eran miles y miles cuando llegaron al mar de Omán, después de 400 kilómetros de marcha. Tras una noche de oración, entraron en el mar. Gandhi tomó un puñado de sal y lo enseñó a la multitud, y les dijo: "¡Aquí está el honor de la India!... El puño que la sostiene puede ser roto, pero la sal es nuestra".

  9. La gran Marcha de la Sal acabó en la cárcel. Apresaron a 70 mil personas, entre ellas, al mismo Gandhi. Pero después de un año, tuvieron que dejarlos en libertad y modificar las leyes sobre el monopolio de la sal.due entonces cuando Gandhi propuso un boicot a los productos ingleses que funcionaron maravillosamente. Luego dijo: "Hagamos nuestras propias telas. No compremos el algodón inglés. No compremos ninguno de sus productos".

  10. Y los lerdos o los débiles, temblorosos le preguntaban: ¿Hasta cuándo, Mahatma?, y él respondió: "Hasta que se vayan. Hasta que la India sea independiente", propósito que lograron en 1947, después de una terca resistencia popular. Así debemos hacer nosotros.

Principio del formulario

Final del formulario



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2332 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a282223.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO