Semblanza de Alberto Lovera

Alberto Lovera hijo de Santa Lovera, nace en la Isla de Margarita, Estado Nueva Esparta en la población de Juan Griego el 08 de agosto de 1923, se crió con sus tías en la Calle de Los Muertos en dicha población, donde transcurre su niñez y es bueno destacar que durante esos años sufre una caída de un árbol, lo que le produce una lesión en su pierna derecha, la cual fue tratada por un médico de origen francés muy conocido en la Isla, quien se había fugado de la prisión de Cayena en la Guyana Francesa, dicho médico lo trató con el sol y la arena caliente lo que contribuyó a su mejoría, sin embargo ésta caída le generó una pequeña dificultad para caminar por el resto de su vida, por ello era conocido entre sus amigos como el “Cojo Lovera”.
Aproximadamente a los 14 años se fue en un barco mercante y comienza a trabajar en esa misma embarcación que posteriormente lo llevaría al Zulia, con lo que se cumple un anhelo de la mayoría de los margariteños de cruzar el mar, durante ese tiempo se cura del asma, que era una afección que tenía desde niño, muchos margariteños se trasladaron al Estado Zulia atraídos por la explosión petrolera.

Trabajó como obrero en los campos petroleros del Zulia y se incorporó a la Juventud del Partido Comunista de Venezuela a los diecisiete años de edad y en 1947 viaja a Polonia a la ciudad de Varsovia, donde se celebraba el Congreso Mundial de las Juventudes Comunistas, allí realiza un excelente trabajo voluntario junto a Gerónimo Carrera y otros camaradas, ya que la ciudad había quedado destruida después de la Segunda Guerra Mundial, este esfuerzo es reconocido y por ello les permiten conocer el resto de los países socialistas de Europa.

Posteriormente regresa a Venezuela e ingresa al Partido Comunista y comienza a trabajar por las reivindicaciones de los derechos de los trabajadores petroleros, y por la organización del movimiento sindical.

En 1952 se traslada de Caracas al Estado Lara, y en dicho Estado es incluido en la lista de candidatos a Diputados que elaboró el PCV, todos recuerdan que era el “Partido de los héroes”- Alberto Lovera estuvo entre los primeros. Repasando los carteles y nóminas de noviembre y diciembre de aquel año, se ve que de los dieciséis postulados para Diputados por el Estado Lara, Lovera ocupaba el segundo lugar. Fueron las mismas listas en la que Jesús Faria aparecía como candidato número uno entre los Senadores por el Estado Zulia. Cuando se realizan las elecciones de ese año cincuenta y dos Lovera sale electo Diputado, pero los resultados fueron desconocidos tras un golpe de estado, ante el que no hubo mayor oposición.

Alberto Lovera se niega participar en ese Congreso espurio y es detenido, torturado y expulsado de Venezuela y permanece en Cúcuta Colombia aproximadamente dos años, luego regresa nuevamente a Venezuela específicamente a la población de Cabimas, para integrarse al trabajo clandestino del PCV, en la organización del Partido en esa población, posteriormente se traslada a Caracas en 1956 y es el dirigente regional del PCV en dicha ciudad haciendo un trabajo político de altísima efectividad, lo cual demuestra su gran responsabilidad y cumplimiento en las tareas asignadas, en la casa del Partido que quedaba de LLaguno a Cuartel Viejo por donde hoy pasa la avenida Baralt, se imprimía Tribuna Popular, y además funcionaba el Comité Regional dirigido por el Cojo Lovera, le decían El Cojo, porque tenía una leve dificultad al caminar en la pierna izquierda, él trabajaba de seis am. a seis pm. sin contar las horas de la noche que eran las de mayor trabajo, el Camarada era figura primerísima de la Dirección Regional y Nacional, de aquella organización todavía no inhabilitada.

En 1955 conoce a la que sería su esposa María del Mar Álvarez, en la casa de la camarada Ada Ramos, donde llegó luego de su entrada clandestina a Venezuela desde Cúcuta, allí permanece por un tiempo, para posteriormente regresar a Cabimas tal y como se mencionó en el párrafo anterior.

En 1957 contrae matrimonio con María del Mar y a finales de 1958 nace su hijo que lleva por nombre Alberto Enrique, y en 1961 nace su hija que lleva por nombre Yanira.
Su trabajo político lo lleva a ser miembro del Buró Político del PCV, aproximadamente a principios de los años sesenta, en 1961 en el III Congreso del Partido Comunista se decide optar por la lucha armada como opción de acceso al poder, y posteriormente se le asigna a Lovera la representación del Partido Comunista en las Fuerza Armadas de Liberación Nacional (FALN), donde realiza un extraordinario trabajo en cumplimiento de las tareas asignadas por el Partido.

El 18 de octubre de 1965, a las once de la noche me salí de mi cuarto hacia el cuarto donde dormían mi mamá y mi papá y extrañado le pregunté a mi mamá qué donde estaba mi padre, y a partir de ese día no lo volví a verlo. Mi madre extrañada trató de comunicarse con algunos camaradas para saber donde estaba, ya que él siempre acostumbraba informar la hora de regreso a la casa.

Ese día 18 se produjo el secuestro, tortura, asesinato y desaparición de mi papá, él era miembro del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela. Ese 18 de octubre, estaba Lovera en las inmediaciones de la Plaza de las Tres Gracias, según algunas versiones circulando en su vehículo y según otras fuentes en una reunión con miembros del Partido en un apartamento en los Chaguaramos, el hecho concreto fue, que ese día de manera absolutamente ilegal, fue secuestrado por esbirros de la Digepol, para luego ser conducido a varios de los centros clandestinos de tortura que tenía el aparato represivo del Estado, donde de manera cobarde y aberrante fue brutal y salvajemente torturado, e intentan trasladarlo al campo antiguerrillero de Cachipo en el Estado Monagas, donde se niegan a recibirlo por el grandísimo deterioro físico producto de las torturas, las cuales le causaron la muerte, y aquí es imprescindible reivindicar el valor con el que se estrellaron sus torturadores ante el contundente muro de su silencio, estuvo durante nueve (09) días soportando esa situación.

Meses antes habían secuestrado, asesinado y desaparecido a otros camaradas, como parte de lo que era el “Terrorismo de Estado, como ejercicio represivo del poder por los gobiernos de Acción Democrática y COPEI.

Fue específicamente durante el gobierno de Raúl Leoni, el ministro de relaciones interiores Gonzalo Barrios, cuando sucedió este hecho, es fundamental recordar que durante ese gobierno con el apoyo y asesoría de la CIA, se crea en Venezuela la figura del desaparecido político como aberrante elemento central del Terrorismo de Estado, cuya asquerosa práctica se aplicó después en los países de Centro y Suramérica, como política de exterminio hacia toda la oposición política, durante esos años y los posteriores.

Es estrictamente necesario recordar que la Constitución de 1961, plenamente vigente cuando secuestran y asesinan a Lovera, consagraba el derecho a la vida como un derecho inalienable, e igualmente Venezuela era ya signataria de la Convención de Viena, o como se conoce la Convención de los Derechos Humanos, todo ese aparataje legal fue completamente obviado durante este caso, y el de más de tres mil (3.000) asesinados y desaparecidos durante la IV República, y como acertadamente menciona con frecuencia el Dr. José Vicente Rangel Vale “un pueblo que olvida su pasado, está condenado a repetir sus errores en el futuro”.
Lovera el desaparecido, 18 de octubre de 1965.

Luego de su secuestro, tortura y asesinato, le amarraron con unas cadenas un pico y un candado a su cuerpo antes de lanzarlo al mar en las playa de Lecherías en Barcelona, esperaban que se hundiera y fuese un desaparecido más, como los hermanos Pasquier, Alejandro Tejero entre otros, pero el destino quiso que su cuerpo flotara y denunciara lo que era una práctica aberrante durante esos gobiernos de ultra derecha, la desaparición forzada de personas. Su cuerpo fue recogido en la redes de un pescador llamado José Salazar, quien sacó de las aguas del mar el cadáver que momentos antes había atarrallado y lo condujo a la orilla sobre las piedras de la playa, todo esto sucedió el 27 de octubre de 1965.

Luego de aquel fatídico 18 de octubre comenzó su esposa María del Mar la incansable búsqueda del Camarada Lovera, y en enero del 66 se traslada a al cementerio de Barcelona y habla con el sepulturero Francisco Rodríguez, quien le indica donde estaba enterrado “el ahogado” que era como identificaban a Alberto Lovera, entonces María del Mar para evitar que sacaran el cadáver y lo desparecieran mandó a hacer una cruz de cemento con el nombre de Alberto Lovera y además solicitó que taparan con cemento la tumba donde estaba enterrado, ya que temía que desaparecieran su cadáver, el 7 de marzo de 1966 reconoce la PTJ que las huellas dactilares tomadas al cadáver que apareció en la playa el 27 de octubre del 65 pertenecían a Alberto Lovera, posteriormente el 22 de marzo del 66 es ordenada la exhumación del cuerpo en el cementerio de Barcelona en el Estado Anzoátegui, y su esposa lo reconoce a través de su dentadura ya que Lovera se había hecho un trabajo odontológico en Beijing China.

Es importante destacar que en esos momentos María del Mar estaba acompañada por el insigne camarada Dr. Pedro Méndez.

Se pretendió volver a enterrar el cadáver y su viuda se opuso y los trabajadores no se atrevieron a cumplir a orden de volverlo a enterrar, posterior a esto vinieron varias personalidades para convencer a María del Mar que tenía que volver a enterrar el cadáver, lo cual ella no aceptó y le pidió a los trabajadores del cementerio que metieran los restos de Lovera en la urna, para trasladarlo a Caracas, cuando llegaron con la urna a las puertas del cementerio le prohibieron que saliera y entonces se devolvieron y depositaron la urna en la tumba sin enterrarlo. Luego a las doce de la noche después de doce horas de estar en el cementerio acompañada por Pedro Méndez sin comer bocado durante todo ese día, abrieron la puerta del cementerio y permitieron sacar el cadáver, lo trasladaron desde Barcelona hasta la funeraria La Voluntad de Dios en Caracas, era ya el 23 de marzo en horas de la tarde cuando entierran a Alberto Lovera en el Cementerio General del Sur, la caravana que lo guió acompañado por una nutrida marcha pasó por la Universidad Central de Venezuela, llegaron como a las seis de la tarde al Cementerio y lo enterraron al lado de su camarada y amigo Luis Emiro Arrieta donde aún reposan sus restos. Luego del entierro comenzó la lucha por lograr el castigo de los asesinos de Alberto Lovera, en el cual jugó un papel fundamental el entonces Diputado Dr. José Vicente Rangel, quien durante esa dura época del puntofijismo acompañó a todos los familiares de desaparecidos y asesinados en esas luchas. Sin su presencia no se hubiera logrado desenmascarar a los asesinos de tantos venezolanos y venezolanas.

Se inicia el 24 de noviembre de 1966 el debate en la Cámara de Diputados para considerar el informe sobre la desaparición y muerte del ciudadano Alberto Lovera. Las proposiciones formuladas por el Diputado Rangel fueron modificadas - y al fin aprobadas – por el Diputado Carlos A Pérez, el informe y los recaudos serían pasados a los Tribunales de Justicia, para que continuara la investigación y se proceda en consecuencia.

El caso Lovera “fue manipulado de manera inescrupulosa, en una combinación en la que participaron jueces, representantes de Ministerio Pùblico y dirigentes del Gobierno, todos ellos atemorizados por el rumbo que había tomado la investigación. El expediente fue adulterado los testigos fueron coaccionados: unos se retractaron, otros optaron por cambiar las declaraciones rendidas ante la Comisión Investigadora de Diputados. Al cabo de quince meses de paralización, el expediente fue remitido al juez de la causa en Barcelona, Estado Anzoátegui.

Finalmente, ese Tribunal declaró que no había responsables y dejó abierta la averiguación” (Fuente libro Expediente Negro).

A raíz de las investigaciones realizadas por el Diputado José V Rangel, este escribió un libro titulado Expediente Negro en el cual narra todos los detalles del caso Lovera

“Que su valor, fortaleza e infinito amor por la humanidad, sean ahora y siempre ejemplo de Revolucionario” Alberto Lovera hermano.

¡Hasta la Victoria Siempre!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4086 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a175329.htmlCd0NV CAC = Y co = US