Letra Desatada

La jueza, el pran y la justicia

La jueza y el pran son extremos de la misma corrupción judicial. La jueza, universitaria ella, clase media ella, jurista ella, estudiada ella. El pran, sin oportunidades, sin estudios, equivocado, pobre, malandro él. Son dos extremos de una misma corrupción, de una misma inversión de valores. Vale la pena analizar la actitud de los medios de comunicación privados y del país en general en estos dos casos.

Se da un fenómeno hasta cierto punto insólito. El pueblo que llaman de a pie, condena a la jueza y condena al pran. Hay coherencia en ese rechazo. La coherencia del oprimido por siglos, la coherencia que da la certeza de dónde está el peligro. Los dos delinquieron, los dos merecen castigo. No importa si uno mató y la otra “sólo robó”. Si hubo sangre o no. El pueblo sabio no es injusto. No distingue si son ricos o pobres. Pifiaron y tienen que pagar. En cambio la derecha, la clase media y “sus” medios de comunicación se colocan del lado de la injusticia. Inversión de valores. País al revés.

Un diario de circulación nacional, de esos que mientan “popular”, dedicó sus primeras páginas a servir de lleva y trae, de correo, de correveidile, a delincuentes convictos y confesos. Equivocando valores humanos y atributos noticiosos. Convirtiendo a unos asesinos en héroes. Por más de quince días la valentía o la cobardía de unos delincuentes fue la noticia más importante del día, de varios días…

Un canal de televisión, tiene la misma “estrategia” con la “estudiada”. Han mantenido a la universitaria delincuente días, semanas, meses siendo noticia. “Pobrecita es igualita a nosotros está perseguida por el rrréeegimen”, dicen angustiados. En su favor se ha pronunciado gente importante, gente “con estudios”. Artistas, periodistas, abogados, escritores, de Venezuela y de más allá piden su libertad diciendo que es “presa política”. Ella y su cómplice siguen en conexión. Es la operación de “marketing” delincuencial más extendida y cara que se haya visto en el país. Ella que traicionó su profesión, ella malandra con estudios, ella equivocada también. Ella convertida en heroína. Igual al pran.

Quienes hoy se rasgan las vestiduras por los dos, por la jueza y por el pran, quienes utilizan ambas tragedias humanas para hacer oposición olvidan “convenientemente” que el cáncer de la corrupción tiene minado al Poder Judicial . Es el mismo Poder del escándalo de los tickets de alimentación. Es el mismo Poder que debe pagar la deuda social con miles de privados de libertad, de la que son responsables junto con la Fiscalía, con la Guardia Nacional y con el Ministerio del Interior y Justicia. Es un poder judicial tan autónomo, que, contra lo que se cree, se ha mantenido incólume, intocado. Es el Poder Judicial que demuestra que la separación de poderes goza de buena salud. Quien tenga ojos que vea. Ahí están las evidencias.


mechacin@gmail.com
@mercedeschacin


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2062 veces.



Mercedes Chacín


Visite el perfil de Mercedes Chacín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mercedes Chacín

Mercedes Chacín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a126988.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO