En Foco: "La encrucijada de las elecciones presidenciales en Venezuela"

18 de abril de 2018.- Conversar en las calles del país, en las puertas de los comercios, en los mercados municipales o en el transporte público bien podría considerarse un gran debate político, económico y social que subyace en las conversaciones cotidianas entre la gente conocida y entre quienes solo cruzan opiniones e impresiones en medio del día a día.

En este contexto, muchos son las percepciones que se van expresando como parte del imaginario colectivo ante la crisis: desesperanza, desconfianza en el Poder Electoral, necesidad de "caras nuevas", de que surjan nuevos liderazgos dispuestos a resolver la calamitosa situación que atraviesan los venezolanos.

En esta oportunidad, nuestro producto "En Foco" del Centro de Estudios de la Realidad Latinoamericana (CER Latinoamericana) presenta "La encrucijada de las elecciones presidenciales en Venezuela". Esta semana el grupo focal estuvo conformado por cinco (5) personas, dos (2) mujeres y tres (3) hombres con edades comprendidas de 24 años a 55 años. La metodología utilizada fue la de preguntas generadoras que motivaran la participación libre y espontánea de los participantes. ¿Cuál es su opinión de la evolución de la crisis en Venezuela? ¿Cree que la situación se resolverá en caso de reelegirse el gobierno de Maduro? ¿Va a salir a votar en las elecciones presidenciales el 20 de mayo?

Abstenerse ante la falta de alternativa por fuera de la polarización

Un sector importante de la sociedad venezolana ha perdido la confianza en el sistema electoral, a lo que se le añade la falta de alternativa política para el chavismo descontento. Son los mismos que hoy se debaten entre ir a votar o no, porque son víctimas de la polarización impuesta "Maduro Vs Falcón". Es la expresión de quienes son víctimas de la proscripción de partidos, que le quita la oportunidad que este sector emerja como forma orgánica. Son los que las encuestas llaman "los indecisos", pero que en realidad son las consecuencias de una política dirigida a recortar cada vez más las libertades democráticas.

"Nunca imaginé que Venezuela se convertiría en lo que es hoy en día. Desde que Maduro tomó el Poder hemos ido empeorando a niveles insoportables. Ya no solo es la escasez y el desabastecimiento, que ya es bastante decir, es el colapso y la destrucción total de un país. Es el transporte que no funciona, es la desaparición del efectivo, es el cambio de precios a la velocidad de la luz. Es esta terrible sensación de encontrarse condenado a estar bajo un gobierno que está destruyendo al país y a los venezolanos. La verdad es que Chávez se llevó a la tumba la mejor época que hemos tenido.. Yo vivo molesta, angustiada y triste. Quiero que este gobierno salga como sea, pero ya sabemos que el CNE está vendido. Yo aún no sé si saldré a votar el 20 de mayo, además que no hay opciones, porque Falcón, dicen, que ya pactó con el Gobierno, y es evidente porque Falcón no presenta quiénes serán los integrantes de su gabinete en caso de que ganara las elecciones ¿por qué? porque seguramente conformará su tren ministerial con personas del gobierno de Maduro; lo que sería algo así como que el mismo musiú pero con distinto cachimbo". Maricarmen Casanova, 55 años de edad, ama de casa.

No dejarse "robar el voto"

En medio de unas elecciones que muchos han catalogado de "no competitivas" por no cumplir con los pasos estipulados en las leyes, surge otro sector que a pesar de no estar seguros por quién votar, sí están convencidos de ejercer su voto como protesta, desafiar al CNE y de no llenar de votos a Falcón quien no ofrece un plan de salida a la grave crisis que atraviesa el país.

"Cada semana que pasa uno es más pobre que la anterior. La calidad de vida del venezolano ha empeorado de manera alarmante. Ni siquiera teniendo algo de dinero se puede vivir normalmente. Por ejemplo, en mi casa, Gracias a Dios, aún se come tres veces al día, pero no salimos ni a la playa, ni a un parque… a ningún lado. Además, basta con que a alguno nos dé aunque sea una gripe para saber que estamos totalmente desprotegidos porque las medicinas no se consiguen, o lo que es peor, que si las consigues no las puedes comprar por su alto precio. Por supuesto, que las elecciones presidenciales no alimentan la esperanza, pero yo voy a salir a votar por dos razones: una, no les voy a regalar mi voto para que cometan fraude; y la segunda es porque hay que demostrar que nosotros queremos salir de Maduro, porque así el gobierno junto al CNE disfrace las cifras, no van a poder dormir tranquilos porque ellos mismos van a saber que están gobernando a un pueblo que los odia, que no votó por ellos y que muchos de los que sí voten por ellos lo hacen porque se dejaron chantajear, porque los obligaron. Particularmente voy a buscar de votar por una opción que sea diferente a la de Falcón y a la de Maduro, así ese candidato llegue de último, pero mi voto no me lo van a robar." Jhonfran Quevedo, 24 años de edad, estudiante y trabajador.

Votar por Falcón con un pañuelo en la nariz

Para muchos la prioridad es salir de Maduro. Ven en las elecciones una oportunidad de expresar su determinación. Lo que mueve este voto por Henri Falcón es salir de quienes consideran, han destruido el país y tienen a la población subsumida en la miseria. Esto denota, en el fondo, que las candidaturas de Maduro y Falcón son débiles. La primera porque encarna la responsabilidad de la crisis y la segunda, porque no garantiza solución a la misma y, lo que es peor, tiene "hedor a pacto".

"Yo no me imagino seis años más con un gobierno de Maduro. Eso es lo que me mueve a salir a votar, así sea por Henri Falcón, que no me convence aun, pero pienso que lo primordial es salir de Maduro, después veremos. El gobierno es el responsable de que estemos pasando por esta situación. Yo estoy seguro que si Chávez pudiera ver lo que están haciendo, se vuelve a morir de un infarto. Chávez nunca nos hubiese hecho pasar hambre, ni dejaría que su pueblo se muriera de enfermedades como el paludismo o la malaria. Lo que están haciendo con nosotros no tiene nombre. Igual, yo tengo mi plan "B". Si Maduro gana de nuevo las elecciones yo me voy de Venezuela, me voy aunque sea a lavar pocetas a otro país porque en realidad con estos tipos en el poder, no solo corremos el riesgo de pasar hambre, de morir de cualquier enfermedad, de que nos mate la delincuencia, de ir presos simplemente por decir lo que uno piensa, o que uno termine perdiendo la vida en manos de los colectivos. Aquí no se acomoda la economía ni nada mientras estos tipos estén en el gobierno". Héctor Berroeta, 45 años, trabajador tribunalicio.

En nombre de Chávez…

"Yo escucho a la gente y me quedo impresionada. Creo que debemos poner las cosas en su lugar: en primer lugar, por supuesto que Maduro no es Chávez, pero Maduro es el hombre que nos dejó el comandante para darle continuidad a la revolución. La otra, es que, a pesar de que se cometen errores y que hay personas que se han infiltrado en el gobierno, esto es lo mejor que tenemos en el contexto de un imperialismo que nos ataca. nada más porque decidimos ser libres y porque está detrás de nuestro petróleo. Existe una guerra económica, son los comerciantes los que nos tienen en esta situación: son los bachaqueros y los especuladores, aquí hay comida, el problema es la cultura de la viveza criolla. Además está el bloqueo del imperialismo y sus lacayos. Yo trabajo, a mí no me regalan las cosas y aún vivo en la casa de mi mamá, sin embargo sí voy a votar por Maduro, porque no podemos perderlo todo después de haber luchado tanto por defender la revolución. Luego, tendremos que mejorar lo que está mal. Seguir llevando presos a los corruptos como los de PDVSA y seguir limpiando el proceso de infiltrados como Luisa Ortega Díaz y al que no le guste, que agarre sus maletas y se vaya y nos deje a nosotros tranquilos con nuestra revolución." Valentina Rodríguez, trabajadora de la administración pública, 47 años.

El sector que vota aun por Maduro, expresa en sí misma una ideología alimentada por la propaganda gubernamental, montada sobre la imagen de Chávez. Los argumentos son totalmente defensivos y alejados de la realidad del venezolano común. En el fondo, expresa un sector de la sociedad que logró recuperar su identidad con el proceso revolucionario y con Chávez. Muchos de ellos no son los llamados "enchufados". Por lo general, son personas que viven de su trabajo y que están convencidos que el gobierno puede rectificar en sus errores.

Definitivamente no voto

Asimismo, pero en el otro extremo, se encuentran los que siguen los lineamientos y orientaciones de la oposición de derecha que en algún momento estuvo aglutinada en la MUD. Muestran un alto nivel de intolerancia y, en su radicalismo, dejan sin alternativa a su propio sector. Son los convencidos de que la abstención los llevará a no legitimar ni al gobierno, ni la ANC ni al CNE. Sin embargo, este llamado es muy cuestionado por los mismos sectores de oposición, por considerar que deja a la gente sin alternativa y rendidos ante un gobierno que con esa táctica podría ganar las elecciones; aun teniendo los votos de la minoría de la población.

"La mayoría de la población quiere salir del gobierno. Los que van a salir a votar por este gobierno son los enchufados, los colectivos y la gente que se acostumbró, lamentablemente, a que todo se lo dieran, a que todo se lo regalaran. Es tan así, que hoy una familia que vive en un apartamento otorgado por la misión vivienda, no lo paga en dinero producto de su trabajo, sino que el pago es la mutilación de su derecho a disentir: Tiene que ir a las marchas del gobierno, tiene que salir a votar por el gobierno y demostrarlo. Esa es la población que va a salir a votar por esta parranda de ladrones. O simplemente, los que están trabajando en la administración pública, o los que reciben los CLAP, o un bono, o algo así. Son los que venden el país y la seguridad de todos por vivir sin trabajar, o lo que es peor: trabajar sin sueldo fijo para un gobierno que no le va a permitir alzar la voz. Es por eso, que yo no voy a salir a votar porque Maduro necesita que participemos los que estamos en contra. Es ganar-ganar. El CNE hace y ejecuta la trampa, el PSUV y el Movimiento Somos Venezuela, chantajea y coacciona a la gente. Falcón pacta para legitimar este bodrio. Lo mejor y lo más sensato que pudiera hacer el presidente es renunciar y dejar a los venezolanos en paz. En un país normal, nunca hubiese promovido la abstención, pero en la Venezuela actual, creo que no tiene sentido acudir a las urnas de votación". Samuel Morejón 29 años, motorizado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4305 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n323839.htmlCd0NV CAC = Y co = US