Frente de Fuerzas Socialistas Frente a la infamia


No me ensucie las palabras
No les quites su sabor
Y límpiese bien la boca
Si dice REVOLUCIÓN

Mario Benedetti



El Frente de Fuerzas Socialistas, es una organización que reúne
militantes y activistas revolucionarios merideños, provenientes de las
filas de la izquierda, que en su época, años 60, 70, 80 y 90 militaron
de manera decidida en las luchas políticas y sociales en Mérida y
otras regiones del país. Nadie ignora en Mérida, que Diógenes Andrade
y muchos de los que conformamos el Frente de Fuerzas Socialistas,
fuimos y seguimos siendo luchadores populares, estudiantiles y
sindicales  revolucionarios vinculados a las luchas del pueblo,
montados en la corriente histórica revolucionaria de Venezuela,
herederos de Argimiro Gabaldón, Fabricio Ojeda, Jorge Rodríguez, Alí
Primera y tantos otros; quienes nos jugamos permanentemente el pellejo
para defender nuestras ideas (frente a la persecución de la DISIP, el
DIM, las bandas armadas de Acción Democrática y Copey, durante la IV
República)

Pretenden desvirtuar al FFS.

Para nadie es un secreto la lucha permanente entre las tendencias de
derecha y de izquierda en el seno de los partidos revolucionarios. El
PSUV, no escapa de ello. Sacando del juego político al Frente de
Fuerzas Socialistas, queda sellado, clausurado, el camino a esta
fuerza de izquierda dentro del PSUV y quedará el espacio abierto para
que fuerzas de derecha se apoderen del Partido en Mérida, para que los
viejos liderazgos retornen a compartir el espacio con los nuevos
negociantes tras el poder. La revolución perdería en Mérida la
oportunidad de profundizarse. La frustración se impondría y los
avances conquistados en dirección del cambio, de profundizar el poder
popular, se perdería. Volvería a las manos de los que se han
aprovechado de la revolución para hacer sus negocios y de los nuevos
que esperan al asecho o ya han comenzado a obtener sus beneficios.
Todas estas escaramuzas, entre ellas los escritos enviados a APORREA
por San Roz y otros de sus colaboradores, sólo pretenden justificar
una componenda que se ha urdido contra los camaradas Teresa Mora y
Diógenes Andrade y pretende quitarle a la revolución en Mérida dos
importantes aliados en la lucha contra la corrupción, contra los
negociados, contra el poder de los contratistas. Por allí van los
tiros. Sacando a Teresa y al Fanta quedan las manos libres para que
los que medraron a la sombra de anteriores gobernantes, frescos aún en
nuestra memoria, junto con los nuevos negociantes tras el poder, sigan
haciendo sus argucias con la cosa pública.

¿Quién  sabe que intereses tocó la camarada Teresa para que pidieran
su salida de PDVAL?

¿Quién sabe cuanta gente ha sido presionada para firmar dicho
documento pidiendo su salida y por temor a perder su trabajo accedió a
firmar?

¿Acaso la Gente de Petróleo encubierta que todavía queda en PDVSA, ve
en nuestra camarada un peligro, porque ha denunciado alguno que otro
desafuero?

La base revolucionaria del PSUV, su militancia, no puede dejarse
quitar a sus líderes, por afirmaciones sin pruebas, por la duda de
sembradores de desconcierto, por chismes y por rumores palaciegos; por
manifestaciones de la derecha endógena de destruir el partido,
creyendo haber encontrado el momento.
 

El único,  el verdadero criterio que define si un camarada está con
la revolución, es si su acción favorece el poder popular, si su
trabajo va en la dirección de movilizar al pueblo por la conquista de
los espacios de poder. Si su lucha es abierta y decidida contra los
enemigos del pueblo, es decir la contrarrevolución, la burocracia, la
corrupción y todo aquello que pretenda arrebatarle los espacios
negados durante siglos. Debemos estar vigilantes para que los enemigos
de la revolución no logren sus propósitos, solo la atenta y
consecuente observancia de los principios de esta nos garantiza el
triunfo.

                         ¡PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE… VENCEREMOS!
                                                   



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1253 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter