La Organización Mundial de la Producción (OMP)

La Organización Mundial del Comercio (OMC), es una de las organizaciones internacionales claves para la supervivencia del Sistema capitalista mundial. Cumple por lo tanto varias funciones, como ser parte de la superestructura del capitalismo global garantizando las relaciones de subordinación de los países pobres con los países centrales y bloqueando la posibilidad de desarrollo de estos primeros.

Su papel por lo tanto es, conjuntamente con las otras organizaciones internacionales (Banco Mundial, Fondo Monetaria Internacional, Naciones Unidas, etc.) garantizar la actual división internacional del trabajo, entre países productores de materias primas y países industrializados. O sea entre países pobres y países ricos.

La Organización Mundial de Comercio (OMC), aporta la base jurídica e institucional que garantizan estas relaciones internacionales de explotación en base al comercio, estableciéndolas como normas de obligatorio cumplimiento para sus miembros (150 países). Es por ello que la OMC no puede presentarse como un organismo de desarrollo de los países pobres, porque esa no es su función sino garantizar la estabilidad de las actuales relaciones entre países.

Es por ello que cuando surgió el primer antecedente de la OMC, como fue en 1948 el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), nunca consideró la situación de coloniaje que sufrían una gran parte de los hoy países libres del mundo, principalmente de África. Situación de coloniaje que no permitía que existiera un libre comercio y mucho menos que los beneficios de ese comercio llegaran a las poblaciones de las colonias.

Solo la lucha revolucionaria y nacionalista permitió romper esas relaciones comerciales de explotación y dominación.

Los otros instrumentos conceptuales de dominación que crearon la estructura actual de la OMC fueron los principios de apertura de los mercados y la liberalización del comercio, con el fin de estimular las condiciones de reproducción del sistema capitalista como es la libre competencia y la libre empresa. Pero contrariamente a lo señalado la OMC se convirtió también en una organización que con sus normas mantiene un bloqueo sobre los países pobres, los cuales no encuentran la forma de desarrollarse siguiendo las pautas que este organismo configura conjuntamente con los otros grandes organismos internacionales.

El otro elemento que hay que agregar es que la Organización Mundial del Comercio (OMC) no responde a la voluntad de sus integrantes sino de aquellos países más poderosos en términos de riqueza económica, especialmente los Estados Unidos de América quien la utiliza como un organismo propio en la búsqueda de beneficios comerciales. Al ser el poder económico el que decide las políticas de la OMC, la suerte del mundo la deciden 900 millones de personas que constituyen la población de los países desarrollados y marginan a 5200 millones de personas que viven en el resto del mundo. Esas son las cifras de la exclusión mundial.

Por ello la Organización Mundial del Comercio (OMC) no puede contribuir con el desarrollo de los países pobres pues al reproducir las condiciones capitalista, mantiene la división entre países pobres y ricos. La OMC debe ser superada y sustituida por otra Organización internacional y multilateral.
Belkys Hernández R. colaboro con este artículo.



¿Como debe ser superada la actual OMC? Con la creación de una nueva Organización mundial que no descanse en los principios del capitalismo y del libre mercado sino en las necesidades de producción de los países y en las necesidades de su población. Para ello es necesario que se elabore un Plan de desarrollo y se superen los principios de Mercado como principal mecanismo para impulsar el crecimiento económico y social de nuestros pueblos latinoamericanos.

Plantearse una Organización mundial de estas características es cuando menos utópico, ya que ello necesita la conformación de un grupo de países vinculados a los principios del socialismo y de la solidaridad. Esta posibilidad sí se presenta a escala regional con la creación de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA), la cual si bien agrupa por ahora, a cuatro países como son Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia es un mercado ampliado que ofrece ventajas para iniciar un proceso planificado de integración e industrialización.

Para que el Socialismo llegue a constituirse como Sistema es necesario que demuestre ventajas y beneficios a la población Latinoamericana y del Caribe que no pueden ser obtenidos a través del Sistema capitalista y de las normas de comercio y subordinación que propugna la Organización Mundial del Comercio (OMC) e inclusive alcanzar metas que ni soñando obtendríamos en el capitalismo, ya que mientras ese sistema solo puede centrarse en el crecimiento económico a través del incremento de la ganancia empresarial, en el socialismo los beneficios son integrales e incluyen lo social, lo económico, lo político y lo territorial.

Una Organización Alba de la Producción tendría un impacto enorme a escala regional ya que permitiría iniciar un proceso planificado de integración por áreas productivas, que permitiría obtener ventajas de escala de Producción e iniciar la industrialización con alto valor agregado con alto consumo de materias primas regionales. Esta integración de la Producción debe además estar sustentada con nuevas bases de apoyo en ciencia, tecnología e innovación generados en nuestros países disminuyendo la dependencia que en este sentido mantenemos con los países industrializados en la actualidad, lo cual es por supuesto, mas exigente para toda la infraestructura institucional y educativa que una simple integración de mercados tal como lo plantea otros esquemas de integración. La Ciencia, la Tecnología y la Innovación son parte de la respuesta socialista.

Solo con el ejemplo que pueda dar la Organización Alba de la Producción podremos elevar las sociedades empobrecidas de la América Latina de hoy a sociedades modernas donde todos los ciudadanos disfruten de todos los derechos, donde dejemos de ser los parias de la Tierra para convertirnos en su futuro.

Un Plan de Producción para el ALBA, estaría dirigido a incorporar a la Producción Industrial a los países que lo integran estableciendo una red de relaciones que tendrían el efecto sinérgico de potenciar las capacidades de producción ya existentes en ellos y crear nuevas áreas.

Venezuela tiene experiencia elaborando planes y podemos poner como ejemplo para analizar las posibilidades que abre una Organización Alba de la Producción la reciente propuesta del Plan Petroquímico Nacional recientemente presentado por el Presidente Hugo Chávez, el cual puede servir de soporte para elaborar un Plan Petroquímico Alba, como elemento constituyente de la Organización Alba de la Producción. Después podrían seguir, por sus efectos multiplicadores los sectores automotriz endógeno y el metalmecánico.

La Organización Alba de la Producción necesitaría contar con una estructura legal e Institucional que le sirva de soporte, superar algunos obstáculos que seguramente pueden presentarse, pero al final sustituirían nuestros pueblos la inseguridad que es implícita a las economías de mercado por la seguridad que proporciona la planificación.

Así como los países industrializados encontraron un camino para la recuperación después de la Segunda Guerra Mundial con la creación de organizaciones internacionales como la Organización Mundial de Comercio, las cuales encadenaron a todos los países a su sistema de dominación y competencia, doblegando ideológicamente a los países pobres haciéndoles creer que su suerte estaba determinada, que ninguna lucha podía cambiar su historia y su futuro, los países de América Latina y el Caribe pueden encontrar el suyo hacia el bienestar y el progreso y mostrárselo a todos los pueblos basándose en la cooperación y la fraternidad y eliminar para siempre la pobreza y la exclusión.

La Organización Alba de la Producción seria un camino independiente para labrar nuestro futuro y rompería directamente el principal eslabón que nos ata a los mas oscuros intereses de la burguesía imperialista internacional.



Oscar Rodríguez Estrada

4 de octubre de 2007


oscar111147@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6204 veces.



Oscar Rodríguez Estrada

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: