¿Cómo llegar al Presidente?

Luego de una ardua jornada de participación masiva que vivimos los venezolanos este domingo 3 de diciembre y luego de ratificar democráticamente la labor desempeñada por el Presidente Hugo Chávez durante los últimos ocho años, la lucha continúa y con mayor compromiso, tanto para el propio Presidente y su ejército revolucionario de colaboradores como para nosotros los venezolanos. Despertamos hoy viviendo un lunes normal, un día de trabajo alegre y más alegre aún sintiendo una esperanza renovada, esperanza que debe ser alimentada por reflexiones de mayores cambios; estos cambios deben estar orientados a vencer lo que hasta ahora ha sido la tarea más difícil para la revolución, la corrupción y la contrarrevolución burocrática. Durante las reflexiones expresadas por el Presidente Chávez durante la entrevista televisada el día viernes en la noche el internacionalista Jorge Arreaza dejaba una reflexión al mandatario: ¿Cómo llegar al Presidente?

Se hace imprescindible una reorganización del aparato del estado, una nueva “armazón” como lo decía el propio Hugo Chávez, dejar esa vieja estructura ministerial que tanto se parece a la práctica individualista de la IV República y darle paso a una nueva estructura organizativa. Esta nueva “armazón” debe tomar más en cuenta la participación social, realzar la importancia de la inteligencia social, la contraloría social, la sala social situacional, el análisis de entorno para fortalecer las competencias de estas nuevas dependencias del estado, y las dinámicas de auditoria de la gestión de las mismas. Estas nuevas dependencias deben lograr una dinámica con capacidad de crear un efecto-impacto realmente notorio. La burocracia es necesaria mas no el burocratismo, ese que esconde a los verdaderos enemigos de la revolución y que genera una bola de nieve que da paso a la corrupción y ésta a su vez al mismo burocratismo.

El pueblo necesita ser escuchado, no es que la revolución no haya escuchado al pueblo en estos ocho años, pero se necesita que con mayor fuerza este pueblo que legitimó al Presidente sea aún más escuchado. Es necesario mejorar los canales comunicacionales haciéndolos más sencillos y con mayor poder de penetración en las comunidades. El gobierno ha sido uno de los mayores promotores de la renovación e independencia tecnológica, la misma que debe profundizarse a los niveles más bajos de la comunidad, y cuando me refiero a niveles no lo hago en términos divisionistas, más bien en defensa de los más necesitados y de esos que hoy en día se sienten muy cercanos al Presidente, porque él vive comunicándose permanentemente con nosotros, pero muy lejanos a la vez por no poder sentir que realmente son escuchados por él mismo, aquellos que nos preguntamos: ¿Cómo llegar al Presidente?

Lo expresado antes significa un reto para el mismo Presidente y sus colaboradores, el reto para nosotros es romper y superar las barreras de la participación, dejar atrás la apatía y la desconfianza. Sumar esfuerzos, trabajar con sentido humano, mirar nuestros problemas y los de la gente que nos rodea y plantear soluciones y no más problemas; tenemos que enseñar a aquellos que formarán parte de esa nueva “armazón” que deben confiar en nosotros y en nuestra capacidad creativa y que ellos nos enseñen a confiar en ellos, que más que palabras sean los hechos que nos convenzan. Olvidarse de los logros personalistas y pensar más en el logro comunitario, lo que logro para mi también lo logro para mis vecinos y mi familia, esta es una visión para todos, incluyendo a los que no votaron por Chávez pero que también forman parte de estas comunidades, ser intolerantes nos aísla a escuchar lo que queremos escuchar y a expresar lo que personalmente queremos decir pero no tiene una visión comunitaria, debemos aceptarnos y reconocer quien juega cada papel, no digo que no deba haber oposición mas ésta oposición debe también construir y no destruir; el debate es necesario pero hagamos un debate de altura, no porque lo alto sea mejor sino porque lo alto permite que sea visto por todos sin bajezas, es momento de retomar el diálogo y permitirnos pasar de lo utópico a lo posible. La meta debe ser organizarse y participar, elevar la autoestima colectiva, si ya se está organizado enseñar a otros a organizarse, no tener miedo a la política, informarse conscientemente y lo más importante trabajar con sentido humano.


leninlugo@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2017 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter