A propósito de ser ciego

Nuestras niñas se inician en el sexo entre los 10 y 12 años generando el embarazo infantil

Si en algo podemos decir es que el madurismo es un gobierno de criminales, al punto que con sus nefastas políticas dizque "sociales" ha promovido la multiplicación de embarazos en adolescentes de una manera despiadada.

Sólo en Venezuela de manera irresponsable desde el poder se materializó un "bono" de unos miserables bolívares - que apenas alcanzan para comprar medio kilo de queso – para aquellas adolescentes que lograran quedar embarazadas. Es decir, el gobierno en vez de otorgar bonos o becas a las mejores estudiantes de educación primaria o bachillerato, en su nefasta orientación por seguir controlando a la población, y haciendo más dependiente y vulnerable a quienes tienen mayores necesidades sociales, sólo ha generado que nuestras niñas, en especial en aquellos hogares más desvalidos en lo económico y educativo, comiencen a tener relaciones sexuales cuando apenas si les ha llegado la menarquia.

Es tal el nivel de criminalidad de este gobierno en contra de nuestras niñas, que hemos visto el cómo en sus "barrigas" se dibujan mensajes afines de "parto humanizado"¹ como política integral del madurismo, que además se acompaña con la imagen del actual "presidente", como si tal aberración humana, o sea, que una niña que va a ser "mamá" fuera un gran logro "revolucionario".

Desgraciadamente, cuando en nuestros liceos debería existir una completa educación sexual, no sólo con departamentos especializados en el plano de que nuestros adolescentes reciban toda la información sobre embarazos no deseados, enfermedades venéreas, y evitar en la medida de lo posible relaciones sexuales de manera activa, así como suministrar preservativos a los estudiantes que lo requieran, o tener disponibilidad de la llamada pastilla del "día después", no sólo es que nada de ello no existe, sino como docente casi me atrevo a asegurar que es premeditada la política del madurismo en que nuestras niñas queden embarazadas, y si son menores de 15 años, resulta mejor para sus perversos fines políticos.

Aquí en Venezuela, la educación está destrozada. Los liceos no cuentan con educadores. Los adolescentes tienen que sentarse en el piso por falta de pupitres, mesas y sillas. Los laboratorios se convirtieron en entelequias. Las instalaciones sanitarias quedaron convertidas en destruidas letrinas. Las canchas fueron desmanteladas en sus componentes deportivos. Los comedores no existen, y cuando uno que otro día reparten comida, deben conformarse con una tajada y una cucharada de arroz.

Es tal la gravedad del problema que Venezuela se ha convertido en un país en donde no sólo se multiplica el embarazo en adolescentes, sino que podemos comenzar a hablar que somos la primera nación del continente con cifras de embarazo infantil, y aunque algunos vengan a hablarnos que tal tesis no existe, por aquello de que la posibilidad de procrear no es posible en niñas, la verdad es que tal condición biológica no le quita a una niña de 10 o 12 años tal condición cognitiva.

Una de las grandes desgracias que ha generado el madurismo en Venezuela, es que según investigaciones que estamos llevando del caso, entre un 5 y 10% de las adolescentes embarazadas apenas superen los 12 años de edad, lo cual simplemente es la degradación y la autodestrucción educativa y social de la nación. Para colmo, el gobierno, en vez de buscar herramientas que detengan semejante depauperación de la sociedad, levanta las banderas políticas de tal hecho biológico, y lo celebran colocando a Nicolás Maduro como imagen principal al lado de las niñas que han quedado embarazadas.

¡Claro! De este tema nada hablan los "ministros" de Educación o Relaciones Exteriores, o el flamante responsable de la "salud" en Venezuela. Para ellos resulta mejor que nuestras niñas queden embarazadas, así evidentemente la "revolución" podrá recuperar rápidamente los niveles de crecimiento poblacional que el país ha perdido como efecto de la acelerada emigración. Por ello, nada dicen sobre el problema, y menos generar alguna alternativa que pueda detener que Venezuela se convierta en el país con la mayor tasa de embarazo infantil en América Latina.

Que no haya dudas. El madurismo es una perversión política que busca la destrucción de la nación como pueblo. El embarazo infantil es una prueba de ello. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

¹ https://twitter.com/jvivassantana/status/995787509211725825

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2425 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270217.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO