Farmatodo ya raya en el descaro

Como en los récords de los malos equipos, en cualquier especialidad, lo de Farmatodo no parece apuntar a la toma de un segundo aire en pro de su imagen. La inercia de esa empresa hacia las irregularidades que afectan al consumidor, no parece importar a los encargados de trabajar en pro de la simpatía del público.

Seré más franco: cuando digo inercia es para no decir complicidad, que es lo que realmente me provoca indicar.

El viernes 15 de abril, dos hechos públicos –uno más notorio que el otro- volvieron a mostrar la costura de la empresa. El primero de ellos, publicado en Ciudad Caracas, firmado por Yndira López y titulado La triste crónica de una noche con bachaqueros. En la página cuatro de esa edición, la reportera ponchó con apenas tres lanzamientos a la famosa compañía que usa un sistema electrónico muy complaciente ante los bachaqueros. Tan complaciente es el software, que los malandrosos de moda pueden comprar varias veces en la citada cadena en un ratico. Basta con que lo hagan dentro de las dos horas siguientes al momento en el que se hicieron del primer producto.

El pillaje se refuerza, además, con los "marcacola" que -cual polillas- se distribuyen en las diferentes tiendas de la firma.

El segundo capítulo de la historia, el mismo viernes, fue más cuadro cerrado y ocurrió en la sede ubicada frente a la Maternidad Concepción Palacios, en la parroquia San Juan, Caracas. Allí vieron a dos trabajadores (ella y él) recibiendo pañales y astringente de presentación popular de una vecina de las Residencias San Martín, sonrisas de por medio cual ganadores de carrera de 100 metros planos en los que nada más corrieron ellos tres.

Me consta que ambos fueron reportados ante una encargada del establecimiento, quien además de mostrar amabilidad, dejó la sensación de que no era la primera vez que recibía una queja de esa naturaleza. Lo preocupante es, según nos confían, que el empleado fue avistado este domingo, tan tranquilazo que generó asombro y decepción entre los denunciantes.

Si ambos episodios no son descaro, ¿cómo le llamamos?

¡Chávez vive…la lucha sigue!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4193 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: