Medidas indispensables urgentes

Desabastecimiento agroalimentario

Diciembre 2015

      

¿Por qué eliminar el Ministerio de Alimentación y repotenciar el Ministerio de Agricultura y Tierras?

 

            La satisfacción de las necesidades alimentarias encierra tres características claves que impactan a la producción y distribución de los productos, alimentos, destinados a tales necesidades, a saber:

 

  • El consumo de alimentos es imprescindible para sustentar la vida humana
  • Todos los alimentos, sin excepción, proviene de la Naturaleza. (No hay, por ahora, un alimento extraterrestre)
  • El acceso a los alimentos es un derecho humano por encima de cualquier otro derecho, incluyendo el de la propiedad privada.

 

La procedencia de los alimentos de la Naturaleza obliga a emplear la tierra como la fuente principal para la producción de alimentos, complementándose con el uso de ríos, mares y océanos, como otras fuentes más de captación que de producción de alimentos. De allí que para satisfacer las necesidades de alimentación es menester producir agroalimentos, es decir productos basados en la actividad agrícola, entendiendo en esta la producción vegetal, animal y la pesca.

 

Cuando se separa la gestión pública, indispensable para garantizar el derecho a la alimentación, entre la producción y la distribución de alimentos se rompe el engranaje que debe existir entre ambas fases, introduciendo un conflicto de intereses y responsabilidades que se pagan con crisis como las que hoy existe con el desabastecimiento. La acción del Ministerio de Alimentación obviamente está  orientada a asegurar alimentos a la población apelando o a la producción nacional o a las importaciones. En un marco cambiario de sobrevaluación o de tasas de cambios preferenciales para las importaciones de alimentos es más rápido y más barato importar que esperar a la gestión agroproductiva. Mientras hay respaldo de divisas, la alimentación basada en importaciones coadyuvó a garantizar la seguridad agroalimentaria, aunque también se generan negocios asociados a las compras en el exterior a pesar de todos los procedimientos legales que se deben cumplir para garantizar la transparencia debida. Mientras hubo afluencia de divisas, la producción agroalimentaria, mucho más difícil de planificar y gestionar que las importaciones por razones obvias (selección y acondicionamiento de espacios, de tecnologías, de mecanismos de financiamientos, además de la coordinación de numerosos eslabones de actores públicos y privados) fue decayendo hasta ser incapaz de proveer el piso de la soberanía agroalimentaria del país.

 

Todos los países importan alimentos, pero todos disponen de una base de producción nacional. Para el ejercicio de la soberanía, es la producción nacional la primera fuente del abastecimiento agroalimentario, entre otras razones porque las necesidades de alimentos para una población están íntimamente relacionadas con su cultura. No importa la importancia dietética de la caraota en la mesa del venezolano, pero su ausencia en los puntos de acceso a los alimentos genera un impacto  negativo en la cotidianidad del ciudadano que no es contrarrestado por la carne importada, a pesar del alto valor proteínico que esta pueda tener.  Algunas cifras pueden ilustrar el efecto de las importaciones de agroalimentos en la producción nacional y en el desabastecimiento.

 

En el Cuadro No. 1 se muestra la estructura en peso y en divisas ($) de las importaciones del país al inicio de la Revolución Bolivariana (1998-2000) y para el último trienio liderado por el Comandante Chávez (2010-2012). En el trienio 1998-2000 se importaron 4,6 millones de toneladas anuales de productos de origen agrícola (Secciones Arancelarias I, II, III y IV) el 37 % de las importaciones totales en peso,  absorbiendo 1.740 millones de dólares anuales, el 12% de las divisas totales destinadas a las importaciones. Cada kilogramo de importaciones de origen agrícola costaron en el periodo 1998-2000 0,37 dólares, o lo que es lo mismo, con un dólar se importaron 2,67 kilogramos.

 

En el trienio 2010-2012 las importaciones casi se duplicaron, alcanzando 8,1 millones de toneladas, el 51 % del total de toneladas importadas, absorbiendo 8 mil millones de dólares, el 17% de las divisas. En costos unitarios, en el período 2010-2012 cada kilogramo de importaciones agrícolas nos costaron casi un dólar, vale decir el triple que lo que nos costaban las importaciones al inicio de la Revolución Bolivariana. Tales son los costos de la seguridad agroalimentaria financiada holgadamente con petrodólares y en correspondencia con la justicia social en el empleo de la renta petrolera.

 

 

Cuadro No. 1

Estructura de las importaciones venezolanas

1998-2000 vs 2010-2012

.

Fuente: Instituto Nacional de Estadísticas. Cálculos propios. (*)Las cifras del año 2014 corresponden a extrapolación anual del registro enero octubre de ese año.

 

 

Sería mezquino y además faltar a la verdad negar los esfuerzos del Comandante Chávez para impulsar la producción nacional, incluyendo la satisfacción de numerosas reivindicaciones sociales, económicas y políticas a los campesinos y a los pequeños productores. Pero los hechos son los hechos, las importaciones agrícolas lideraron durante un tiempo la batalla contra la inflación pero como al mismo tiempo iban socavando las bases económicas de la producción nacional, fundamentalmente por la permanencia de un anclaje cambiario que no favorecía a la producción nacional, se llegó a un punto, acelerado obviamente por la guerra económica repotenciada a raíz de la desaparición física del Comandante Eterno, en que ya las importaciones no sirven para enfrentar la inflación, conduciendo a la situación actual de estancamiento, si no contracción, de la producción con aumento sostenido de precios.

 

Mientras las importaciones era lo prioritario para enfrentar la inflación, la producción nacional perdió posicionamiento político e institucional. Hoya hay que invertir estos posicionamientos y darle más relevancia a la producción nacional subordinando a esta las importaciones. De allí la necesidad de eliminar el Ministerio de Alimentación, un ente que ya cumplió un papel pero que se le agotó su rol dada la escasez de divisas, reuniendo en un solo centro de dirección estratégica y con suficiente peso político-institucional todo lo relativo a la producción y la distribución agroalimentaria.

 

 

 

 

 

 

Medidas inmediatas propuestas para atender al desabastecimiento

 

 

 

 

  1. Eliminación del Ministerio de Alimentación con reestructuración y repotenciación del Ministerio de Agricultura y Tierras

 

  • Creación en el Ministerio de Agricultura y Tierras, MAT, de tres Despachos de Viceministros:

 

  • Viceministro de Planificación, encargado de coordinar la elaboración, con participación de los productores agroalimentarios organizados, de las propuestas de planes de producción y abastecimiento agroalimentario, coordinando su discusión y sancionamiento por parte del Ejecutivo Nacional y el BCV con la eventual concertación con representantes de la Asambleas Nacional.

 

  • Viceministro de Gestión responsable de la ejecución de los planes de producción y abastecimiento establecidos, presidiendo los Gabinetes de Financiación Agroalimentaria, de Divisas Agroalimentarias, de Producción Agroalimentaria y de Distribución de Agroalimentos.

 

  • Viceministro de Rendición de Cuentas encargado del acopio y divulgación de la información relativa a los planes de producción, importación y distribución de agroalimentos por rubros y entidades en plataformas tecnológica adecuada para el control, auditoria y seguimiento por parte de productores, consumidores y comunidades organizadas

 

  • Concentrar en el Ministro de Agricultura y Tierras las responsabilidades de:

 

  • Autorizar el otorgamiento del financiamiento público y privado para los rubros agroalimentarios con mayor criticidad de abastecimiento siempre y cuando estén dentro de los diez principales alimentos registrados en le Encuesta de Consumo de Alimentos del Instituto Nacional de Estadísticas, INE, y de conformidad con las metas establecidas en los planes de producción agroalimentaria sancionados por el Ejecutivo Nacional y el BCV.

 

  • Autorizar el otorgamiento de las divisas necesarias para la importación de aquellos rubros agroalimentarios con mayor criticidad de abastecimiento siempre y cuando estén dentro de los diez principales alimentos registrados en le Encuesta de Consumo de Alimentos del Instituto Nacional de Estadísticas, INE, y de conformidad con las metas de importación establecidas en los planes de producción agroalimentaria sancionados por el Ejecutivo Nacional y el BCV.

 

  • Autorizar el proceso de ingreso al territorio nacional de las importaciones de aquellos rubros para los cuales otorgó autorización de divisas.
  • Autorizar la distribución por rubro y por entidad de los insumos definidos y cuantificados en el los planes de producción agroalimentaria sancionados por el Ejecutivo Nacional y el BCV.
  • Rendir cuentas mensualmente  del avance y desviaciones de los planes de producción y abastecimiento agroalimentario, informando de los eventuales ajustes en las metas de producción e importaciones.

 

  1. Aprobación de Plan de Emergencia Agroalimentaria 2016-2019

 

Dentro de la reestructuración señalada anteriormente la principal tarea del nuevo Ministro de Agricultura y Tierra es presentar a la nación al termino de sus primeras sesenta días las bases preliminares de un Plan de Emergencias Agroalimentaria que tenga vigencia para lo que resta del período constitucional del Ejecutivo (2016-2019) de tal manera que en los siguientes treinta días pueda ser debatidos públicamente tanto en la Asamblea Nacional como en otros ámbitos de participación política legalmente establecida, con el objeto de recoger y procesar las observaciones de fondo que  al respecto se formulen.

 

  1. Concertación de producción por rubros y por entidad en Mesas de Trabajo

 

Organización de Mesas de Trabajo por rubros y por regiones de producción agroalimentaria con la participación de entes públicos y privados, asegurándose la participación de los productores organizados no solo en gremios sino territorialmente. En estas Mesas de Trabajo se debe contar con la asistencia obligatoria de los Diputados correspondientes a las entidades respectivas.

 

  1. Determinación de necesidades de financiamiento por rubros y por entidad empleando como insumos las deliberaciones de las Mesas de Trabajo. Estas necesidades de financiamiento serán consideradas por el Gabinete de Financiación Agroalimentario que dirigirá el Ministro de Agricultura y Tierras e integrado por los bancos públicos y privados que pertenezcan a los diez primeros bancos en patrimonio que obligatoriamente deben asumir al menos el 80 por ciento de las necesidades de financiamiento para la producción de los diez primeros rubros de alimentos demandados por la población, a tenor de la Encuesta de Consumo de Alimentos del INE. También participarán de este gabinete sendas representaciones de BCV, Asamblea Nacional y representantes de productores elegidos entre los participantes en las Mesas de Trabajo celebradas para la elaboración del Plan de Emergencia 2016-2019.

 

  1. Determinación de necesidades de divisas para importación de abastecimiento no cubierto por metas de producción nacional, empleando como insumos las deliberaciones de las Mesas de Trabajo. Estas necesidades de divisas serán consideradas por el Gabinete de Divisas Agroalimentarias que dirigirá el Ministro de Agricultura y Tierras e integrado por el BCV y el titular del ente responsable del desembolso operativo de las divisas. (Nota: Esta medida eventualmente requerirá modificar el Convenio Cambiario Ejecutivo-BCV)

 

 

  1. Establecimiento de incentivos para ahorro de divisas y aumento de productividad agroalimentaria. Toda superación de la meta de producción nacional conlleva automáticamente una reducción en la pre asignación de divisas  acordada para la importación del rubro respectivo, por lo que una parte de los bolívares correspondientes a estas diversas liberadas por el esfuerzo productivo nacional deben ser destinadas, al menos en un setenta por ciento, para asignarlos a los productores en relación inversa a sus respectivos aportes, incentivando más de esta manera al pequeño productor. Para recibir este incentivo el productor debe haber participado tanto en las Mesas de Trabajo en donde se establecieron las metas como en los reportes de seguimiento a la producción. El incentivo correspondiente, auto calculable por el productor, se hace efectivo ante cualquier banco integrante del Gabinete de Financiación y en la eventualidad que el productor beneficiario tenga financiamiento para el rubro por el cual es acreedor al incentivo el banco lo puede abonar  a favor del productor y tramitando el reintegro respectivo ante el Gabinete de Financiación Agroalimentaria. 

 

  1. Seguimiento y control social de producción, importación y abastecimiento agroalimentario

 

Para el transparente y oportuno seguimiento no solo de Plan de Emergencia Agroalimentaria 2016-2019 y de cualquier plan sancionado es menester adoptar un conjunto de medidas, entre las cuales se recomiendan:

 

  1. Publicación en Internet del Plan de Emergencia Agroalimentaria con posibilidades para el acceso interactivo de la ciudadanía.

 

  1.  Realización de Gabinetes Agroalimentarios: Por rubro, por Regiones Agroalimentarias y descentralizando a nivel de parroquias y eventualmente hasta los Consejos Comunales o Unidades de Productores Locales

 

 

  1. Establecimiento de un sistema electrónico de reportes de producción y abastecimiento agroalimentario que acopie y procese información al menos desde el nivel  parroquial y agregándose a escalas superiores hasta la escala nacional.

 

  1. Publicación permanente en internet de la aprobación y desembolsos de los financiamientos convenidos en el Gabinete de Financiación Agroalimentario a los productores, discriminándose  por rubros y entidad, indicando la parroquia y el RIF del productor beneficiario.

 

 

  1. Publicación permanente en internet de la asignación de divisas para importaciones agroalimentarias  por rubro, ente jurídico o natural responsable de importación y fecha probable de recepciones, con indicación de los montos asignados por el Gabinete de Divisas Agroalimentarias y de la dirección y RIF del importador.

 

  1. Publicación permanente de las ventas efectivas (despachos)  de insumos para la producción agroalimentaria por entidad y ente vendedor con indicación de los puntos de ventas de estos, los precios de ventas e  incluyendo RIF y parroquia de localización.

 

 

  1. Control de precios basado en calidad y productividad

Sustraerle por espacio de tres años a la Superintendencias de Precios Justos, SUNDEE,  su responsabilidad en la fijación de los precios correspondientes a los rubros con mayor criticidad de abastecimiento actual y siempre y cuando pertenezcan a la lista de los diez principales rubros de alimentos registrados en la Encuesta de Consumo de Alimentos  del INE, asignado tales competencias al Vicepresidente Ejecutivo que  ejercerá su función mediante la dirección del Gabinete de Emergencia Agroalimentaria en el cual participen la SUNDEE, el BCV, la Asamblea Nacional, el Ministerio de Agricultura y Tierras, así como de representantes de los productores organizados que hayan participado en las mesas de Trabajo y que hayan sido designados para integrar el Gabinete a razón de uno por rubro considerado en el Gabinete. A este Gabinete se debe incorporar representantes de las Universidades con carreras afines a la agroalimentación, e igualmente representantes de los consumidores designados por las comunidades organizadas.

 

rrosaleslinares@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4248 veces.



Ramón Rosales Linares

Ex Ministro de Producción y Comercio del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías

 rrosaleslinares@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Rosales Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: