Texto del líder de las guerrilla colombiana Raúl Reyes

Las FARC se unen a la propuesta de un frente nacional, pluralista, patriótico y democrático contra la reelección de Uribe



Entre todos derrotemos la reelección del fascista Uribe Vélez

Álvaro Uribe pretende perpetuarse en el poder mediante su reelección. Para ello impuso en el Parlamento, con los peores métodos clientelistas, una reforma a la Carta Política. La reelección es un golpe de Estado fascista que entroniza la dominación de un grupo ultraderechista empecinado en legalizar una dictadura.

La reelección agrava la crisis que de tiempo atrás nos afecta, la cual no ha encontrado solución en este gobierno.

El Plan de Desarrollo “Hacia Un Estado Comunitario”, no ha resuelto las dificultades de millones de compatriotas.

La pobreza es un verdadero cáncer para más de treinta millones de ciudadanos.

Ninguna de las reformas aprobadas ha significado una mejoría.

Basta con examinar la reforma laboral para darse cuenta que no ha generado nuevos empleos y solo ha beneficiado a poderosos empresarios.

Las reformas del Estado y los impuestos, se reflejan en el cierre de hospitales; en recortes de los sueldos; en la privatización de la Educación; y en el desmonte de la descentralización.

El ALCA, antes que promover el crecimiento económico con equidad, entrega nuestros mercados laborales, industriales, financieros y agrícolas a la voracidad imperialista.

La Seguridad Democrática, bandera de este Gobierno, esencia misma de su naturaleza neofascista y reaccionaria, ha sido una pesadilla para todos.

La engañosa negociación con los paramilitares, en San José de Ralito y su Ley de Justicia y Paz, constituye el más aberrante acto de impunidad.

Las extradiciones en masa a los Estados Unidos son una bofetada a la dignidad y soberanía nacional, que confirma la subalternidad presidencial frente al imperialismo yanqui.

Es por eso que crece el repudio a la reelección. Personas como el ex–presidente López Michelsen han dicho que se requiere una Gran Coalición para derrotarla en las plazas públicas e impedir que los paramilitares la impongan mediante las pistolas. En igual sentido se han expresado otras personalidades.

Las FARC–EP llaman a todos los colombianos para que nos unamos en el rechazo a la reelección y abogamos porque la alternativa a la actual crisis sea un gobierno nacional, pluralista, patriótico y democrático.

Hecho que se quiere impedir mediante un recambio político entre los clanes de la oligarquía, responsables igualmente de los males que afectan a nuestra nación.

La oposición a la reelección debe ser la ocasión para una amplia convergencia que conduzca a una solución de la crisis colombiana, en el marco de la configuración de un gobierno nacional, pluralista, patriótico y democrático que se comprometa a:

1) La solución política al grave conflicto que vive el país;

2) Impulsar la Doctrina Militar Bolivariana para la Defensa Nacional del Estado;

3) Garantizar la participación democrática nacional, regional y municipal en las decisiones que comprometen el futuro de la sociedad;

4) Desarrollar y modernizar la economía con justicia social;

5) Invertir el 50% del presupuesto Nacional en el bienestar social de los colombianos mas desfavorecidos;

6) Que quienes mayores riquezas posean, más altos impuestos aporten para hacer efectiva la redistribución del ingreso;

7) Una política Agraria que democratice el crédito, la asistencia técnica y el mercadeo;

8) La explotación de los recursos Naturales como el Petróleo, el Gas, el Carbón, el Oro, el Níquel, las Esmeraldas, en beneficio del país y sus regiones;

9) Implementar relaciones internacionales con todos los países del mundo bajo el principio del respeto a la libre autodeterminación de los pueblos y del mutuo beneficio;

10) La solución del fenómeno de producción, comercialización y consumo de narcóticos y alucinógenos entendido ante todo como un grave problema social que no puede tratarse por la vía militar, que requiere acuerdos con la participación de la comunidad nacional e internacional y el compromiso de las grandes potencias como principales fuentes de la demanda mundial de los estupefacientes.

Propuesta refrendada por la Agenda Común por el Cambio hacia una Nueva Colombia, que firmó el Estado Colombiano en cabeza del ex–presidente Andrés Pastrana con las FARC–EP, durante los diálogos adelantados en la Zona Desmilitarizada.

Raúl Reyes, integrante del secretariado de las FARC
Montañas de Colombia, abril 26 de 2005




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1631 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas