El Plan Guayana Socialista entre el olvido, el oportunismo y la tarea de la burocracia

No hay otra, me resteo con los trabajadores. Hugo Chávez

El plan Guayana Socialista que nació como iniciativa de la presión de los trabajadores y que el compañero presidente Chávez lo impulsó y acompañó, se encuentra desde hace mas de 2 años en el olvido oficial, varias han sido las iniciativa para darle continuidad, sin embargo, como plan de los trabajadores ha sido sepultado por la burocracia sindical y del estado.
Este plan nace por la necesidad del darle respuesta no solo a los problemas puntuales de las diversas unidades productivas desde el punto de vista técnico, que es necesario, sino también por la urgente necesidad de transformar las relaciones sociales del capital que hoy permanecen intactas en la C.V.G y en todas las unidades productivas.
Por lo tanto, el Plan Guayana Socialista, no solo dio respuestas en el área técnico-administrativo, sino que también parte como una propuesta política, para romper con la organización del trabajo impuesta en las empresas básicas, transformación que marcaría el camino para la destrucción del estado burgués.
Un plan que tuvo un proceso con varias fases, desde las mesas de la terapia intensiva, pasando por los equipos hasta los talleres, donde todos elaboraron propuestas y planes:
Mesas de trabajo para la terapia intensiva
Equipos para la construcción del plan Guayana socialista:
- equipo 1: control obrero para la producción
- equipo 2: solución progresiva para la tercerización
- equipo 3: insumos y productos
- equipo 4: proyectos a futuro
- equipo 5: sistema ambiental
- equipo 6: sistema único de cuentas
- equipo 7: control obrero del financiamiento
- equipo 8: salud y seguridad
- equipo 9: propuesta del equipo 1 formación, investigación y desarrollo
3. Talleres:
- contraloría dictado por la contraloría general de la república
- ambiente y salud por inpsasel
- Plan de inversión (energía, tecnología, finanza, laboral, ambiente, territorialidad.
4. Plan trienal
5. Creación de las subcomisiones con vocería de los equipos para hacer enlaces con los ministros.
Formé parte del equipo I junto con un grupo de compañeros trabajadores y trabajadoras y los “asesores” que envió la comisión ministerial por los dos sectores hierro-acero y aluminio, este equipo tuvo la tarea de elaborar la propuesta de organización de las 2 corporaciones bajo la concepción del control obrero y los consejos de fábrica; muchas fueron las discusiones y debates, hecho sumamente importante, ya que permitió que desde el seno de los trabajadores salieran propuestas para la recuperación de las diversas unidades productivas bajo el control de los trabajadores y trabajadoras, así como también romper con la organización de las empresas básicas hecha y puesta en marcha por la C.V.G en concordancia con el gran capital internacional, propuestas que en su inmensa mayoría no han sido asumidas por las diversas gestiones que han pasado por las unidades productivas desde que se discutió el Plan Guayana Socialista.

Unas notas críticas para el debate del Plan Guayana Socialista

El plan Guayana Socialista surge de un encuentro entre el presidente Chávez con varios colectivos sindicales, para luego hacer unas mesas de trabajo que se realizaron en Ferrominera, el 21 de mayo del 2009, donde más de 400 trabajadores plantearon el control obrero.
Eran momentos de un auge del movimiento obrero bolivariano, la movilización y discusión contra la burocracia de la C.V.G y las direcciones de las empresas básicas, que estaban bajo la dirección de la peor gestión ministerial de industrias básicas que hemos tenido, la de Rodolfo Sanz, momentos donde el despotismo, el clientelismo e indolencia estaban a la orden del día; ese auge permite ir a la discusión con fuerza, es así donde escogen a un grupo de trabajadores y trabajadoras para participar en todas la fases del plan, mas de 600 trabajadores dieron sus aporte.
Pero es necesario decir que esto permitió que nos separaran de nuestros compañeros y compañeras de clase, lo cual hizo que el auge decayera, como también hubo sectores de compañeros que comenzaron a engrosar la concepción burocrática, que ha estado permanentemente en la C.V.G.
Podemos decir que dentro del Plan Guayana se dieron grandes aporte desde el seno de la clase como que permitió oír y ver las propuestas de diversos trabajadores y trabajadoras de todas las empresas, participando y dando todo por construir una propuesta revolucionaria que permitiera golpear al estado burgués , por lo tanto con el Plan Guayana se logro:
· La participación masiva de los trabajadores y trabajadoras.
· Conformación de equipos de trabajo y discusión en el seno de la clase con propuestas para todas las fases del Plan Guayana y que finalizaron con propuestas para las 2 corporaciones, que rompe con la concepción de la vieja y burguesa C.V.G.
El Plan Guayana permitió en su momento sentar a la burocracia del estado, esta comenzó a ejecutar políticas que cercaron a los trabajadores y trabajadoras que hicieron política dentro del plan, ya que desarticularon todos los equipos, para luego imponer unas subcomisiones, que eran la que podían discutir con los ministros y presidentes de empresas, dichas subcomisiones se fueron desgatando con el tiempo y con ello el olvido del Plan Guayana, podemos enumerar algunos errores cometidos por nosotros los trabajadores:
· Permitir que nos pusieran a tiempo completo, lo cual reprodujo la vieja cultura de la burocracia sindical y nos separó del seno de la clase.
· Que si bien se elaboró una propuesta antiburocrática y revolucionaria de gestión de la democracia de los trabajadores, caímos en la trampa del los ministros, los cuales plantearon que el control obrero debería cumplir varias etapas y terminamos proponiendo presidentes y gerentes en las diversas unidades de producción, reproduciendo la vieja institucionalidad burguesa en nombre del control obrero.
· Mantener un silencio en algunos casos y en otros participando en la consolidación de las estructuras del estado que se estaban resquebrajando para el momento, el cual perdía su legitimidad.
· No construir nuevos manuales de normas de procedimientos, delegaciones de funciones y delegación de autoridad.
· Se utilizo el Plan Guayana para ocupar cargos de dirección en las unidades productivas (presidente, gerentes, etc.)

El problema de cómo se construye el control obrero

Los pueblos del mundo saben, los estudiosos en este mundo saben que aquí en Venezuela se libra una batalla de la cual depende en buena manera el futuro de la humanidad, el futuro de la humanidad y no estoy exagerando nada. Es una batalla entre la bestia capitalista y el proyecto humano, el proyecto socialista, la esperanza de la especie humana. Hugo Chávez

La lucha por la construcción de la sociedad socialista se plantea tareas objetivas y subjetivas que tienen como finalidad aniquilar la explotación del trabajo, siendo el socialismo la sociedad del trabajo útil y como valor de cambio, generando una nueva relación social, por lo tanto, este combate por un nuevo orden civilizatorio toca a fondo todos los elementos culturales que aparecen como normales, ese sentido común que crea un consenso social en nuestra cotidianidad, que es donde se metaboliza el capital en lo social, uno de esos elementos en que se soporta la sociedad burguesa es en la exclusión, y separación o especialización, haciendo de ésta, parte fundamental de su cotidianidad.

Encontramos entonces, que una de las luchas más feroces que debemos librar, se encuentra en los elementos culturales que la sociedad burguesa ha construido, entre ellos la División Social Del Trabajo (D.S.T), génesis de la burocracia, la cual no solo nos separa en los oficios, trabajos, quehaceres, sino, que crea las bases para la opresión política y fuera del trabajo genera la representatividad, hecha ésta para los especialistas de la política.

La lucha por el control obrero y la construcción orgánica de los consejos de trabajadores y trabajadoras, pasa entonces por derrota de la D.S.T, tanto en su composición orgánica como en los criterios ideológicos que la sustentan, esta lucha es por lo tanto el combate definitivo por la construcción del socialismo, es la lucha por una nueva hegemonía, la cual prefigurando el nuevo orden social no tiene descanso, es un inagotable combate por hacer posible una nueva forma de vida, donde lo humano prevalezca.

De allí se desprende, una tensa pelea contra las estructuras creadas por el estado burgués, que se expresan en los elementos jerárquicos, los cuales llevan en su seno la opresión, esta lucha no fue comprendida por los trabajadores y trabajadoras, en vez de combatir esa perversa jerarquía, esta D.S.T que permite la opresión, la fortalecimos al “postular” trabajadores a las presidencias y gerencias.

La dirigencia sindical en su mayoría, con muy pocas excepciones individuales, confrontaron las propuestas del Plan Guayana, ven en este plan el fin de su privilegios, sus cuotas de poder, lo utilizaron de nombre para sus prebendas, fueron incapaces de pensar como clase, esa aristocracia obrera verde, blanca, amarilla, roja, en fin burócratas sindicales, en algún momento tendrán que rendir cuentas de sus prácticas y vacilaciones.

Podemos decir que los intentos por impulsar el control obrero en las empresas básicas, ha tenido como enemigos en los primeros momentos a la tecnocracia de la derecha contrarrevolucionaria, así como a la derecha endógena de cada una de las unidades productivas, que se guían por normas, procedimientos y delegación de autoridad, hechas para reproducir la lógica de dominio.

Como también la burocracia del estado que ve en la propuesta del control obrero bajo los concejos de trabajadores y trabajadoras, su propia negación, fue esta la que nunca permitió sus avances, el ministro Sanz, que vino a imponer un equipo traído de sus antiguas gestiones (clan guatireño), no solo negó el Plan Guayana Socialista, sino aplicó un férreo control de su equipo con métodos opresivos, fue un equipo que sin duda vino a privatizar las empresas básicas.

El compañero chino Kan no tuvo la voluntad política de profundizar las contradicciones, avivar las luchas que con su nombramiento se volvieron a expresar, mantuvo intacta a la burocracia y tecnocracia de la C.V.G. También influyo la posición muy contraria al plan del gobernador, diputados y los otros ministros como Giordani y María Cristina, que no acompañaron el proceso, estando en contra de la propuesta de los trabajadores.

Ahora bien, mientras desde el equipo 1, se planteo en la “transición” crear un equipo interventor, que permitiera comenzar a cambiar todos los reglamentos internos, normas etc., que dicho equipo pudiera impulsar las investigaciones sobre corrupción, mover a los sectores contrarevolucionarios de puestos claves (fundamentalmente en el “triangulo de las bermudas”: logística, finanzas, comercialización), darle poder a las mesas de trabajo, permitiendo prefigurar la nueva organización que rompiera con la división social del trabajo; el ministro Kan vino con la línea de nombrar presidentes y gerentes en el nombre del control obrero.
Con los nombramiento de trabajadores presidentes, gerentes y miembros de las juntas directivas, que fueron propuestos por los colectivos obreros que participaron dentro del Plan Guayana Socialista, podemos decir que en sus gestiones tuvimos varios aciertos, pero también podemos decir que se fue aniquilando el proceso orgánico que venía con cierto empuje y que se expresaba en las mesas de trabajo que muchas de ellas tenían poder de decisión. Con las nuevas gestiones podemos enumerar varios errores cometidos:

· Se mantuvieron las normas de procedimientos y los manuales de delegación de funciones.
· Se dejaron intactas las estructuras de poder y decisión.
· Conservaron el secreto y decisión representativa.
· Se mantuvo la relación entre trabajador - empresa mediada por el sindicato y los entes del estado burgués.
· Se mantuvo la subordinación a los centros del poder del estado.

Cada vez que viene una nueva “administración” (bueno es decir verdad, que la pasada gestión, muy gris por cierto, ni siquiera se acordó del Plan Guayana, Gil Barrio diputado nacional, reconoció públicamente que ni lo conocía ni le interesaba conocerlo al igual que el gobernador del estado) se acuerdan del plan Guayana socialista desde su perspectiva burocrática para pedir un informe, reafirmando así el poder burocrático del estado, las diversas comisiones de trabajadores se vuelven a activar para hacerle la tarea a la burocracia, evaluaciones e informes que no pasan algunas veces de las buenas intenciones, pero al fin de cuenta todo queda igual, ni la crítica de Chávez a la División Social del Trabajo en el plan Simón Bolívar, ni la crítica en el golpe de timón, mucho menos en el discurso de no retorno, han sido tomados en cuenta por el estado, gobierno y partido, esta trinidad que en momentos no se distingue quien es quien, siguen con una sordera que casi nos lleva a una derrota en las elecciones pasadas.

Hoy las nuevas “autoridades” piden un informe del Plan Guayana, momento crucial para algunos trabajadores, que ven la posibilidad de vender sus buenos oficios, aspirando a cargos de poder, otros con las mejores intenciones piensan que ahora si el gobierno lo va impulsar, en fin la posibilidad de que el Plan Guayana Socialista se ejecute pasa por la voluntad política de la clase y sectores explotados, no por las buenas intenciones burocráticas. La construcción del socialismo como hecho concreto, es tarea de las inmensas mayorías que se disponen a ser libres, más allá de los planes y evaluaciones. Esta burocracia civil o militar si de verdad quieren que el imaginario del compañero Chávez se multiplique en multitudes, debería oír a este pueblo para acompañar a la operativización de las políticas revolucionarias, comprender que el tiempo de su cargo y poder ha llegado a su fin para darle paso a la democracia directa de los trabajadores y trabajadoras, solo así podemos entonces decir que estamos en la construcción heroica del socialismo.

Constituyente de los trabajadores
“No es posible construir el socialismo con las armas melladas del capitalismo”. Che

Hace apenas una semana salimos airosos de Primer Congreso de Trabajadores y Trabajadoras por el Control Obrero, congreso que arrojo interesantes resultados, en el que estuvieron 122 organizaciones políticas de los trabajadores, trabajadoras y partidos políticos, muchas de ellas con sus experiencias que avanzan, otras en pelea contra la burocracia y otras cercenadas por el estado, en fin, ya no se escuchaban la viejas quejas, en el se dio un gran debate, con propuestas que apuntan a la construcción orgánica para la clase en lucha, nos vimos durante tres días para entender que hay muchos compañeros en luchas, dispersos, pero en lucha y de este congreso debe salir todo un plan para lucha y acción que permita lo orgánico a nivel nacional y entre las luchas que dar esta la constituyente obrera, que desde nuestras experiencias y organización nos convoque a un debate permanente para el combate, que nos lleve a la construcción del nuevo estado y la sociedad socialista, una constituyente para refundar al movimiento obrero, que vaya más allá de ver solo los elementos reivindicativos y jurídicos, una constituyente que nos lleve al rearme ideológico contra el capital, su lógica de dominio y la burocracia.

Podríamos decir que con el congreso abrimos la posibilidad real para el empuje de la constituyente, vienen nuevos encuentros, como la propuesta de los compañeros de Industrias Diana para conocer su experiencia, como acompañar esta y todas la experiencias que van y apuntan a la auto organización de la clase, en la lucha por la construcción de socialismo.
Una constituyente:
· Para la construcción orgánica de un amplio movimiento obrero, que se reconozca como clase.
· Que permita construir un plan de lucha, acción y movilización.
· Que mantenga la solidaridad permanente con las luchas de los pueblos.
· Que niegue las “vanguardias” autoproclamadas en el nombre del control obrero y la representación.
· Por una dirección colectiva antiburocrática
· Que impulse con fuerza nacional el control obrero, bajo la dirección de los consejos de trabajadores.
· Que mantenga la solidaridad internacional, como parte de la revolución mundial de los explotados contra el capital.
· Que elabore las leyes y reglamentos, partiendo de las experiencias de cada centro de trabajo, en sus prácticas del control obreros y consejos de trabajadores y trabajadoras.

Otros encuentros pautados son el de Patria Socialista y el encuentro de Pueblo en Lucha y La Guarura, que deben permitir tejer la organización desde la clase y sectores explotados, construyendo la otra política, tal como dice nuestra consigna ni capitalista, ni burócratas, si somos consecuentes con ella debemos entonces con toda nuestra fuerza permitirnos librar los combates contra el capital, debemos tener la voluntad política de ir rompiendo la vieja lógica del poder impuesta por la hegemonía burguesa, si somos perseverantes en la lucha contra la jerarquía construiremos una organización que prefigure la sociedad de los libre productores.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1910 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Osvaldo León


Visite el perfil de Osvaldo León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Trabajadores Aporreando

Regionales

Actualidad

Anticorrupción y Contraloría Social

US Y /trabajadores/a169392.htmlCUS