¿Cuánto vale un dólar?

Leyendo acerca de la crisis bancaria, financiera, bursátil o como se llame lo que ocurre en Wall Street y un poco más allá, en la capital de los Estados Unidos, donde funciona, o finge hacerlo, la Reserva Federal o banco central de los gringos, percibo algo que me parece una película vista varias veces.

Sesudos comentaristas hablan de "paquetes de medidas económicas", quiebras bancarias, desfalcos y, colmo de los colmos, "estatización de la banca" o parte de ella. ¿Les suena como algo que oyeron mencionar en el pasado?

Díganme si estoy alucinando o si, efectivamente, la economía más poderosa del mundo, la basílica mayor del capitalismo y la Meca o ciudad santa de todos los creyentes en el libre mercado se están estremeciendo y lucen a punto de caer como los ídolos de aquellos dioses falsos que resultaron tener los pies de barro.

En medio de la confusión que domina los análisis contradictorios solo acierto a tener un pensamiento auspicioso. ¡Gracias, Señor, gracias por habernos permitido contar con George W. Bush como el mejor aliado de los movimientos revolucionarios y progresistas.!

Al principio, cuando iniciaba su mandato, muchos dudaron de su capacidad para meter la pata y permitir que la mayoría de la población estadounidense se diera cuenta. ¡Y miren que eso es difícil! Se trata de un país donde la incultura añade un atractivo especial a muchas personas, desde las reinas de belleza hasta los "red necks" o rufianes blancos, cuyos pasatiempos son tomar cerveza y ser los más bestias en cualquier fiesta.

O sea, para no ir tan lejos, algo así como todas las virtudes que compendia Sarah Palin, la candidata republicana a la Vicepresidencia, las cuales comienzan con el hecho de pertenecer a la Nacional Rifle Association, que pregona y proclama el derecho y el deber que tiene todo ciudadano de portar un arma para repeler las fuerzas del mal.

Es posible o probable que Hugo Chávez no sea una lumbrera en economía, pero, cuánta razón no ha tenido a medida que enuncia las perversiones del capitalismo.

Quizás Bush y los suyos eviten el desplome total, pero el mundo percibió que el dólar ya no compra sino sueños de opio.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 7435 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /tiburon/a64382.htmlCUS