¿Tragedia o negligencia?

Los derrumbes acaecidos en la ciudad de Mérida, por las constantes precipitaciones que colapsaron por enésima vez el paso de la Troncal 008, mejor conocida como la vía de los Túneles, tiene responsables, no se trata solamente de las lluvias, sin lugar a dudas; pero aquí tenemos que exponer algo que por años se ha denunciado, desde que el copeyano gobernador Marcos Díaz Orellana, asumió el cargo como gobernador del estado Mérida. Estas denuncias, tienen que ver con garantizar los medicamentos, el combustible, los alimentos entre otras cosas que necesita el pueblo merideño.

Camaradas si se fijan ustedes, en los 6 meses de verano que hubo en la ciudad de Mérida, este hijo de madre copeyano gobernador, no hizo absolutamente nada para mejorar esta vía, ni las vías alternas. Nuestro comandante presidente Hugo Rafael Chávez Frías, bajo los recursos para solventar los daños ocasionados en estas vías, a raíz de las lluvias. En estos arreglos de estas vías, para nadie es un secreto, que prevalece las compañías de Maletín, haciéndose presente siempre el soborno de cuanto hay pa´eso, es decir, el dinero, ese maldito dinero que compra conciencias sin importar el daño que a los más desprotegidos habrá de causar las acciones corruptas de este copeyano gobernador Marcos Díaz Orellana.

La revolución bolivariana tiene un panorama bastante complicado en el estado Mérida, con este copeyano gobernador Marcos Díaz Orellana, pues sus alianzas con la más recalcitrante oposición merideña (Lester Rodríguez, Baltasar Porras, etcétera, etcétera) no siempre fructifican la revolución bolivariana, esta se ve debilitada por las cantidades de reclamos y denuncias que le hace el pueblo merideño, pues este copeyano gobernador no privilegia al pueblo merideño, ni a la revolución bolivariana sino sus parcelas de poder. En el día de hoy, por lo menos en Mérida, lo poco que se construye no es pensando en los triunfos de la revolución bolivariana, sino en función de sus propios intereses, esto fractura de entrada a gran parte de la base del PSUV, y sus posibilidades que la Revolución Bolivariana se mantengan como gobierno regional.

El copeyano gobernador Marcos Díaz Orellana, deslumbrado por el espejismo de los resultados de la pasada elección de gobernador, no logra ver que los votos obtenidos por él, no son de él, sino de nuestro comandante presidente Hugo Rafael Chávez Frías, que da vida al pueblo venezolano, dándole la mayor suma de felicidad posible a su pueblo, este copeyano gobernador está pensando que capitalizara como candidato el esfuerzo de las bases, que cree en ese líder, que no es otro que Hugo Rafael Chávez Frías. El copeyano gobernador Marcos Díaz Orellana carece de principios revolucionarios, y al parecer también carece de la nueva conciencia. Queremos ver con optimismo, los números que operan en función del trabajo y compromiso a favor del pueblo venezolano, que en Mérida por lo pronto parece que hay mucho por hacer y poca voluntad para trabajar y cambiar viejos esquemas cuartorepublicanos, que no valoran el trabajo del pueblo, sino el privilegio de la recomendación que tanto ha dañado la revolución bolivariana.

Por aquellos, la corrupción existente en todos los ámbitos de la gobernación del estado Mérida, se pasa por el arco del triunfo siempre que quieren, pero como en nuestro estado Mérida, siempre le cae la cochina al más jodido, no existen las reclamaciones que puedan poner fin a todos estos actos de corrupción, que ha diario realiza el copeyano gobernador Marcos Díaz Orellana.

Solo el pueblo salva al pueblo.

Patria Socialista o Muerte… VENCEREMOS.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1336 veces.