Algo debe pasar

La especulación, el acaparamiento y la inflación inducida avanzan cada día con mayor inclemencia, mientras que por un lado, las acciones del gobierno nacional no terminan de salir de los salones de Miraflores y se traducen entre “Consejos presidenciales de alguna vaina”, “Comités promotores de otra vaina”, “Consejo Nacional de aquella vaina”, “Congreso de la Patria para una vaina” y otras vainas más; es decir, se crean instituciones burocráticas para combatir una guerra económica que viene dando duros revés a la Revolución; como si en 17 años no hemos podido revertir las estructuras jurídicas para lograr ser una Nación independiente en todos sus sistemas; periodo donde Venezuela no ha logrado producir lo que consume, lapso donde se ha impulsado y alimentado al rentismos petrolero descuidando el aparato productivo. Quizás alguien se encuentra con algún camarada y diga que la Revolución ha apoyado e impulsado las pequeñas y medianas empresas de producción. Pero ese no es el tema, porque de hecho es cierto, el gran problema es que no habido consecución, seguimiento, control y evaluación de los créditos que se le han otorgado a estos “emprendedores”; y terminan con los recursos obtenidos en lujosas casas o apartamentos, vehículos costosos y cuentas en el exterior; y al final, los ves con una sonrisa disimulada diciendo: “me chuleé al gobierno otra vez”. Y lo más triste es, que los vuelven a buscar para reunirse con ellos y darles nuevamente platica.
 
Por otro lado, la Contra Revolución; la misma que no volverían y llegaron al Poder Legislativo Nacional de nuevo; ¿Sus causas? Simplemente eventuales, pero que pudieran ser permanente por varias décadas; motivado a la incapacidad de gobierno en solventar la crisis económica que tiene sumergido al poder adquisitivo del venezolano. La mal llamada “Oposición” que ahora también es Gobierno, intenta deslastrarse de las promesas electorales, una de ellas: “acabar con las colas”; pero hasta el momento no se observan ningún Plan para cumplirlo; sólo se desgastan en confrontaciones estériles en una Ley de Amnistía que busca liberar a criminales que son responsable de delitos comunes y hasta de lesa humanidad. Se erosionan en tema sobre la Ley de Propiedad para seguir inculcándoles a las personas que vender, hipotecar o traspasar su vivienda es de pinga, sin importar que detrás de eso están las inmobiliarias y las entidades financieras como zamuro esperando sus intereses o la aplicación de algún desahucio para que inicie la lluvia de desalojamientos. La Ley de Cesta Ticket para los jubilados; quizás el tema “caza bobo” o “pote de humo”; esto, para poder esconder o engavetar la promesa de acabar con las colas. En fin, la Contra Revolución intentan mantener la especulación, el acaparamiento y la inflación inducida buscando sobrepasar los límites de la paciencia de un Pueblo y rebelarse contra aquel incapaz de arreglar este peo o contra aquel que lo esté provocando.
 
La Revolución anda herida de gravedad, dejar hacer o dejar pasar sería la “mejor” manera de entregarse a la burguesía y oligarquía por parte de los reformistas; pero esto traería consecuencias aún más peligrosas; porque la derecha no tiene sus intereses sustentadas en el Pueblo; de hecho, los poderes económicos mundiales no se lo permitirían, su obediencia estaría sujeta a los designios de las grandes potencias económicas para poder seguir dominando la esfera mundial; eso sería como pan ahora y miseria para más tarde. La Contra Revolución maneja la posibilidad de un revocatorio; hacerlo, sería arriesgar su triunfo del 6 de Diciembre; porque aún el Pueblo no busca salir de la Revolución sino de solventar la crisis económica, es más lo que ha logrado el Pueblo con el Gobierno Bolivariano para terminar de perder lo alcanzado. Reformar o Enmendar la Constitución para recortar el periodo presidencial podrían igualmente en peligro la conquista de las elecciones del 6D 2015 por lo complejo de ese procedimiento y las explicaciones ya realizadas. Es por ello que, la Contra Revolución busca agudizar la crisis económica. Al menos que, se resteen con una confrontación civil o tengan algún respaldo militar; ambos inclusive.
 
Por las calles de Coro me conseguí a Betiquito Gómez, le hice el mismo análisis y finalizo diciéndole: la Contra Revolución busca mantener este caos económicos para lograr vencer con las misma herramientas del 6D la elecciones de gobernadores en el 2016, las de alcaldes en el 2017 y la presidencial en el 2018; y de esa manera saldrían del Gobierno e instalarían su cambio. Pero Betiquito me responde diciéndome: ¡No panita! ¡El Pueblo no se va calar este peo! Esta vaina está muy arrecha, aquí va tener que pasar algo antes de que eso ocurra; la gente va ir contra aquel que no haga nada por solventarlo o contra aquel que esté apoyando toda ésta sinvergüencería. Aquí algo debe pasar o sale un Chávez II del 4F, pero tiene que pasar algo; pero eso si, quien salga a arreglar ésta vaina, será quien triunfe y se gane la confianza del Pueblo. Luego de eso, me fui caminado reflexionado lo dicho por el panita Betiquito.
 

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1221 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Carlos Gutierrez


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Gutiérrez

Carlos Gutiérrez

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /oposicion/a222828.htmlC0http://NON-VEca = .