Yo prometo

He tomado la honrosa decisión como candidato: primeramente de la oligarquía, después del Departamento de Estado del imperio y, por último del conjunto de minipartidos y demás ociosidades de la vida política rezagadas que una a una le dan vida artificial a la oposición venezolana dentro de la MUD y, después a mí: como su ejecutor que ha puesto en juego con la condición sine que non de llegar a Miraflores bien sea de día o de noche, aunque haya que cantar fraude el 7-O en la noche –según consta en mi programa de deberes y derechos- por cumplir que está en veremos de cuarentena y, de conformidad con lo establecido por los laboratorios nada médicos del exterior que me tienen a su disposición a fin de ejecutar con premura la presidencia de la República Bolivariana, tal cual se hacía en la IV-R y, que por muchas razones: sus hombres y mujeres de todas las edades me quieren ver antes que muera y mis restos sean ejemplo de envidia permanente en la acción pública como la sensación política del momento en que siempre hay algo que ofrecer sin estandarte de cumplimiento y, por tal motivo: sin restricción alguna y sin incineración de ideas: –yo prometo y les prometo- por ésta que ustedes se imaginan que:

Dado que la electricidad en todo el país -en cualquier momento- va a colapsar debido a que no se la hecho mantenimiento a los ríos como debe ser, éstos, poco a poco se secarán, lo que nos da motivo de criticar al gobierno en primer lugar: sobre el dineral en dólares que se gastó en la construcción y bienhechuría de puentes que no servirán para ir al Mercosur como se pensó y, como la hidráulica se irá a pique y todo lo demás a tierra y, preocupado como soy que, no se le escapa nada de tanto dar vuelta sobre el eje imaginario de la cordura del futuro, he decidido y, será mi primer decreto de acercamiento al pueblo que tiene la llave de mi elección que con toda la responsabilidad del caso y con los cálculos matemáticos bien estudiados como precisos y, sin mucho gasto por delante contrataré con la empresa privada a que haga posible un acercamiento de la luna con nuestro país y, que su luz se reparta por igual y, así estaremos mejor alumbrados y tendremos marea permanente que nos acerque el mar a nuestras vidas y, dejaremos a la luna en una sola fase de luna permanente y, diremos, estamos a un paso de luna.

Como se acerca diciembre y habrá una peladera total con la regaladora que tiene este gobierno y lo empeñado que estamos: he decidido recomendar al ministerio de finanzas que pasará a llamarse nuevamente: ministerio de hacienda sin regalías que, se aumente a cinco meses el monto de los aguinaldos a los empleados públicos en vez de tres y a los pensionados del seguro social a cuatro meses y, todos ellos pagaderos cada vez que se pueda.

Es mi oportuna sabiduría de político consagrado en las cuerdas del cuadrilátero diario de la batalla sin cuartel contra Chávez y compañía que, la Petrolera Venezolana al igual que el Banco Central de Venezuela se unan y se dejen de vender aquélla todo lo que tenga que ver con la comida y bienes del venezolano y, éste de regular lo que a esos servicios se refiere que, eso se ha sembrado como parte de la mala praxis en que han caído esos dos entes, que más bien, deberíamos aumentar la gasolina para que no se la lleven por la frontera colombiana con chip incluido que a mí me hinca de incómodo.

He pensado y sigo pensado como su líder que tiene que haber un aumento general de todo lo que tenga que ver en la convivencia del venezolano que haga posible resarcir el daño que durante catorce años consecutivos se la hecho a la empresa privada con las que nos unen lazos económicos que tienen que ser recompensados hacia la grandeza de la patria, ya que en el futuro: gobierno y empresa privada irán de las manos y, nuestro gran lema, será: “Con la empresa privada no te metas y cada quien a los suyo”.

Y, como mi penúltima estimación de la paz y de la ciencia de mi paciencia de oligarca puro –ya que jamás habrá último- procederé a financiar varios ferrys con salida diaria a la ciudad de Miami como una concesión infinita a las navieras del país interesadas en acercar esa región yanqui con Venezuela y la consigna sería: “Capriles te lleva y te trae sin contratiempos, disfrute en un ir y venir de Miami a nuestras costas” y, no lo deje para mañana si lo quiere hacer hoy y, con eso demuestro que yo, Capriles pienso y cumplo con lo que prometo.

Pero –eso sí: como todo lo mío es de ustedes también, amigos majunches- habrá una pancarta bien grande que dirá: “Abstenerse chavistas que Venezuela cambió” y Capriles no despierta de sus sueños arrogantes.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 916 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a148834.htmlCUS