El narco-Estado que María Corina, Leopoldo López, CAPriles Radonski, quieren implantar en Venezuela

Los últimos estudios, reflejan que Miranda sigue siendo el estado con el más alto índice de criminalidad y especialmente de homicidios, sencillamente esto, se debe a la lucha del poder de los narcotraficantes, que luchan a muerte, valga la redundancia, por tener el control de los espacio de distribución y consumo de droga en Miranda, y este Modus Operandi es, importado desde Colombia. Mueren en Miranda a manos de la policía local a plena luz del día, personas que se encuentran metido en el negocio de drogas, y si no aceptan las prerrogativas de estos policías corruptos, lo asesinan. Este es, el narco-estado que quiere María Corina, Leopoldo López, y CAPriles Radonski.



Se trata de un guión tristemente conocido, que se interpreta desde hace años, en nuestra vecina Colombia, donde el narcotraficante Álvaro Uribe Vélez, reconocido por el mismísimo EE.UU. como el narcotraficante N° 86, hace de las suyas con el negocio del narcotráfico. Álvaro Uribe Vélez, ha convertido gran parte de Colombia en un narco-estado. Ni las intervenciones del Ejército, ni la forzada erradicación de los cultivos de coca, ni el uso de la diplomacia, ni el mismísimo EE.UU. ha podido con el narcotraficante N° 86. Los ingresos de Álvaro Uribe Vélez, proveniente del narcotráfico, compran políticos, armas y respeto, y consiguen así que quien cuente en el país no sea el Gobierno ni las fuerzas del orden, sino quien gestione el tráfico de narcóticos. Este es, el narco-estado que quiere María Corina, Leopoldo López, y CAPriles Radonski.



María Corina Machado, cree, yo no diría que cree, está completamente segura que la oposición corre el riesgo de perder las elecciones presidenciales el 7 de octubre, por falta de tácticas adecuadas, contra el enemigo N°1 del capitalismo, que no es otro que Hugo Rafael Chávez Frías; quien, que para nadie es un secreto, se alimenta precisamente de los errores garrafales cometidos por la oposición venezolana. En ocho años que Álvaro Uribe Vélez, estuvo gobernando Colombia, nos encontramos ante un narcotraficante, indudablemente astuto, que se ha enriquecido entrando a formar parte de la industria de la droga, a la que está íntimamente ligado. Este es, el narco-estado que quiere María Corina, Leopoldo López, y CAPriles Radonski.



No es en vano luchar para evitar que la recalcitrante oposición venezolana vuelva a gobernar a Venezuela, es un verdadero peligro para los venezolanos. Pero, también hay que temer a la consolidación de la autoridad de los fascistas en varios estados venezolanos, que el único fin perseguido por la oposición es, para convertirlo en un narco-Estado. Un fenómeno que haría gravitar a la juventud venezolana con consecuencias desastrosas. El crimen organizado en Venezuela, es, auspiciado por el narcotraficante Álvaro Uribe Vélez, que no espera otra cosa que poder tener a estos “señores” como socio en el negocio de narcóticos en Venezuela y en Miami. Este es, el narco-estado que quiere María Corina, Leopoldo López, y CAPriles Radonski.



Hoy día, los secuaces del narcotraficante Álvaro Uribe Vélez, defienden a brazo partido la fuente de su posible repentina riqueza. Estos “señores” de la oposición e integrantes de la Mesa de la Ultraderecha (MUD), tienen conocimiento a ciencia cierta, que el narcotráfico les va a suministrar la legitimidad económica en un posible gobierno de oposición. Un informe secreto del Pentágono citado por The Washington Post, el pasado año 2011, sostiene que Álvaro Uribe Vélez, percibe un porcentaje por cada fase de producción de la droga, desde la siembra hasta la exportación de droga producida en Colombia. Camaradas, para nadie es un secreto que, Álvaro Uribe Vélez, impone tasas incluso sobre la importación de los agentes químicos requeridos para procesar en los laboratorios locales la cocaína. Álvaro Uribe Vélez, lo hace porque en realidad es el capo mayor quien ha creado las condiciones para que esta industria de la droga se desarrollase. Es necesaria una mejor estrategia para cortar la alianza entre terror y crimen, o mejor dicho entre Álvaro Uribe Vélez y la Mesa de la Ultraderecha; un vínculo que también se llama droga. Este es, el narco-estado que quiere María Corina, Leopoldo López, y CAPriles Radonski.

[email protected]

Solo el pueblo salva al pueblo.

Patria Socialista o Muerte… VENCEREMOS.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2308 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a148574.htmlCUS