De Becerra a Assange...


Con el asilo concedido a Julian Assange el gobierno de Ecuador abre una puerta al derecho de asilo, tantas veces olvidado por decenas de gobiernos inclusive por el nuestro. Acaso se nos olvida el caso del Periodista Sueco. Joaquín Pérez Becerra entregado, deportado y ademas que a quienes nos atrevimos a defenderlo se nos acuso desde las mas alta instancias del gobierno de todo lo imaginable. 

Ahora salimos al ataque desde el ALBA a defender la posición que dignamente asume el gobierno de Ecuador, cuando al nuestro le temblaron las piernas para defender un perseguido político Las preguntas surgen para los que no tenemos memoria de teflón  ( ese material que garantiza las cosas no se pegan) y claro la respuesta es simple .qué bueno que Becerra no se asilo en nuestra Embajada en Londres  y es que en los considerandos estarían esas palabras geniales de algunos personeros de nuestro gobierno donde acusan al director de una pequeña agencia de noticias de "terrorista" ¿de qué no estaríamos acusando a Assange?

La posición de nuestro gobierno en el caso Becerra fue un Fast Track de la solución policial, La palabra calló nuevamente por disciplina, el Habeas Corpus cayó en oídos sordos y a los que se atrevieron a denunciar tamaña injusticia se les acusó, se les intimidó.

Los amigos muchos empleados públicos salieron a defender a frágil y flatulento comportamiento diplomático y político de nuestro gobierno. Por aquí en mis correo sigo teniendo algunos comentarios que van desde " no lleves agua al molino ajeno, no le hagas el juego al enemigo, es una orden y se obedece" y por ese camino son decenas y decenas, pero ninguna con alguna carga de razón, de humanidad, de dignidad republicana.

Hoy leo muchos de los que escribieron defendiendo la deportación de Becerra, la prisión y secuestro de Julián Conrado y defendiendo la valiente acción y posición del presidente Correa. Ante estos hechos ¿dónde queda nuestra credibilidad?.

La realidad es que al gobierno de Ecuador le sobró la habilidad, el coraje y la decisión para defender a un inocente a una víctima de los poderes y del poder, Ecuador se atrevió a defender a un perseguido, no lo entregó a las fauces del imperio y en ese punto está el detalle. En Venezuela si el sujeto hubiera pedido asilo que pudo haber pasado, lo acusaría nuestro gobierno de terrorista. Leo a nuestro canciller exigiéndole a Gran Bretaña que "respete el derecho internacional" acaso nuestra memoria es tan frágil con qué cara reclamamos el respeto, cuando nosotros, nuestro gobierno entrégo esposado, injuriado y vejado al periodista Becerra si dimos argumentos para su encierro , si lo deportamos sin discutir, sin analizar, si le hicimos el juego sucio al gobierno de Colombia.

Con cuál cara podemos emitir la palabra respeto al derecho internacional, defensa de un periodista si nosotros entregamos uno, lo acusamos y lo entregamos a un gobierno que viola el derecho internacional, los derechos humanos, invade naciones y amenaza a otras.

Ecuador nos está dando una clase de dignidad republicana, una cátedra de defensa de los principios éticos y morales que mantienen el tejido social de una nación. Le confieso que me sentí muy bien cuando Correa le otorgó el asilo al periodista Assange y claro nuestro antecedente era triste, casi imagine a Assange esposado, encadenado, acusado y con comentarios perversos en su contra emitidos desde algún ministerio. El caso Becerra no es solo una mancha en nuestra historia diplomática, es una sombra que todavía nos persigue.. Entregamos a un inocente a un gobierno criminal. El gobierno de Ecuador nos esta dando una clase de lo que la soberanía y esta vez con mayúsculas.  

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /internacionales/a148610.htmlCUS