No todo está escrito en el México de Morelos e Hidalgo

México a diferencia de la mayoría de los países de América Latina tiene unas reglas electorales muy particulares, tanto, tanto, que han hecho “confundir” a los mandatarios de Colombia, Chile, Nicaragua, Brasil y Uruguay, y de otras naciones, quienes se apresuraron en darle reconocimiento al candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, como presidente electo de los mexicanos, sin que todavía haya claridad en los resultados eleccionarios del día 01 de julio pasado.

Adicional a lo anterior, es conocido por la opinión pública mexicana e internacional que el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, adelantó prontamente la impugnación de la elección presidencial. Por eso en la Rayuela, mancheta del periódico “La Jornada”, se puede leer un mensaje a varios mandatarios de América Latina: “Que se sepa nadie es cargo electo mientras no reciba constancia de mayoría. Sería deseable que se lo digan a esos despistados presidentes y presidentas”; al parecer sus representaciones diplomáticas fallaron en la lógica de las relaciones internacionales, o jugaron por adelantado, como lo hizo el presidente Felipe Calderón Hinojosa, a quien le toco vivir meses de espera para ser proclamado presidente electo en 2006. Por su parte nuestro gobierno bolivariano acaba de felicitar al pueblo mexicano y a Enrique Peña Nieto, el mismo que invitó a Henrique Capriles Radonski para que observara el proceso electoral mexicano. Peña Nieto está feliz, pero el pueblo mexicano, mayoritariamente, es muy difícil que lo esté. Soy testigo de eso.

AMLO, quien calificó la elección de “una vergüenza nacional”, solicitó a la autoridad electoral el conteo de voto por voto, casilla por casilla en el total de los centros de recepción del sufragio a lo largo y ancho de todo el país, debido al enorme cúmulo de irregularidades detectadas en 113 mil casillas de un total de143 mil 132 mesas directivas de casillas.

La impugnación es un derecho que tienen en México los candidatos a cargos de elección popular de acuerdo a una reciente reforma electoral que posibilita la referida acción legal; ya el propio día de las elecciones causó extrañeza en varios observadores internacionales que el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Alejandro Luna Ramos, adelantara opinión en una entrevista periodística al decir que “nadie ganará en la mesa lo que no pudo ganar en las urnas” y que iba a haber conflicto postelectoral y que lo dirimiría el TEPJF, al cual le corresponde confirmar al ganador como presidente. Luna Ramos será recusado en caso de impugnarse la elección presidencial.

Aún no hay presidente electo en México, tan solo hay un resultado preliminar que da como ganador a Enrique Peña Nieto ganador, lo cual está avalado por la autoridad electoral, el Instituto Federal Electoral (IFE), pero todavía falta el requisito que la legislación establece, y es que sea declarado como tal por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, lo cual no ha sucedido.

En todo caso, de no prosperar los reclamos y las acciones legales interpuestas por el candidato progresista Andrés Manuel López Obrador, la institucionalidad electoral mexicana penosamente podrá disipar las incongruencias que la ponen en tela de juicio, al no haber transparencia en los comicios y ayudará muy poco o nada a distender la exasperación en ciernes, a menos que tenga lugar un nuevo cómputo total de las Boletas. Y ahora, para colmo de males, presuntamente, las cifras de casillas computadas que el IFE aprobó recontar en un 54.5%, no están cuadrando con los votos que se reportaron.

La duda cartesiana impera en la mayoría de la población, hay aire de impureza electoral, la duda debe ser disipada; de no ser así, la frase de Jean Paul Sartre: “Elecciones trampa para tontos; elige quien escruta”, estaría encontrando adecuación perfecta en la elección mexicana del primero de julio.

Las movilizaciones populares en contra de los resultados ambiguos no han cesado desde el día siguiente de la consulta eleccionaria y se mantienen bien activadas en calles y avenidas de la capital mexicana. Es así, como los jóvenes del Movimiento estudiantil #YoSoy132, han estado marchando hacia el Monumento de la Revolución, fueron a protestar a las puertas de Televisa, y ante las sedes del PRI y al IFE. Este movimiento juvenil que alteró en forma apreciable y saludable el acontecer político mexicano realizó su quinta asamblea interuniversitaria en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional autónoma de México, con el objetivo de definir su posición frente al proceso electoral en pleno desarrollo y de delinear su plan de acción para los próximos meses.

De otro lado, el grupo de hackers Anonymous, ha anunciado el comienzo de la operación antifraude Peña Nieto. En los próximos días denunciarán a las personas que delinquieron para beneficiar al exgobernador del Estado de México. Darán los nombres de las personas involucradas en la compra de votos, financiamiento de la campaña del candidato presidencial priista y funcionarios que no cumplieron con sus obligaciones, entre otras actividades.

Por su parte el candidato de la Alianza Compromiso (PRI-PVEM), Enrique Peña Nieto, ha manifestado estar confiado en la consistencia de las cifras finales de la votación por la cual fue declarado ganador de la contienda respecto de los números del conteo preliminar. Igualmente, es de la idea que las inconformidades por parte de los partidos políticos son “parte del proceso”.

La revista Proceso en su último número publicó un reportaje titulado “Gana México. La Imposición”, en el cual se afirma que “la jornada electoral del domingo 1 de julio, en lo que respecta a la Presidencia de la República, fue el final casi perfecto del guión que se escribió, en una mezcla de reality show y telenovela, para montar el regreso del PRI al poder, ya no como pretendido “representante” de las masas obreras y campesinas de antes sino de las dos grandes televisoras que imponen sus condiciones en este país y de sus beneficiarios. El apresuramiento del IFE, del inopinado mensaje de Felipe Calderón, del largo discurso del personaje protagónico, Enrique Peña Nieto, y la festiva celebración que lo siguió fueron dignos remates de un multimillonario espectáculo que comenzó hace años. El PRI no tendrá la necesaria y tan ansiada mayoría en el Congreso, le faltarán por lo menos tres senadores y una media docena de diputados.

Mientras científicos mexicanos colaboran en el estudio que permitió el mayor hallazgo en un siglo, para descubrir la partícula (bosón de Higgs) que hace que todos los objetos tengan masa, resurge al unísono el fuego de la larga tradición de lucha, crítica y rebeldía del pueblo mexicano que no podrá sofocar ninguna elección presidencial y menos una elección que resulta cubierta por el manto de la perplejidad. La conciencia ciudadana esta vez se elevará mucho más, sin temor a equívocos.

Los grandes ausentes de esta contienda electoral han sido los zapatistas y el Subcomandante Marcos, quienes en las elecciones pasadas llamaron a la abstención y rompieron sus credenciales en un acto público para no votar; en esta oportunidad no fijaron ninguna posición, y de ellos nada se sabe.

Pero no todo es reclamo electoral en este país por los resultados preliminares, contaminados por la compra de votos y la tarjeta SORIANA que generaron las inconformidades. Hay que destacar que las elecciones mexicanas tienen la virtud de ser civilistas como ninguna otra en el continente. El acto de votación es asunto únicamente de civiles. Concluidas las elecciones el Gobierno del Distrito Federal (DF) inició el retiro inmediato de toda la propaganda electoral, la cual en su componente plástico es aprovechada para ser reciclada y convertida posteriormente en ropa y lencería médica hospitalaria; asimismo, la madera que le sirve de marco es utilizada para preparar compostas que alimentarán el suelo productivo mexiquense.

No todo está escrito en el México de Morelos e Hidalgo. La lucha de los pueblos por su regeneración lleva tiempo y la historia lejos de terminar, apenas comienza.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1063 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a146461.htmlCUS