Del Vocabulario

Hay gente que se acostumbró, y se acostumbró mal, a que le pongan palabras en su boca. Les imponen la agenda, les imponen el vocabulario y para mas vaina bailan con Los Melódicos.

Cuando los periodistas de los medios revolucionarios -por no entrar en detalles desagradables- hablan de secuestrados por las FARC, yo se que se refieren a prisioneros de guerra. Cuando los periódicos "objetivos y plurales" hablan de rehenes, yo se que se refieren a prisioneros de guerra. Cuando el presidente Chávez usa indistintamente secuestrados, rehenes y retenidos, yo se que se esta refiriendo a prisioneros de guerra. Y Chávez también lo debería saber porque es ante todo un soldado. Pero no es de flojera que quiero hablar. Ese mal es curable si se diagnostica a tiempo, y si quienes son criticados están dispuestos a hacer de la palabra un arma.

Porque lo diga Chávez no es licencia para otros. Y si lo dice Chávez, mas que tratar de buscar explicaciones para el mal uso, debería haber alguien cercano haciéndole la observación, que ya de aplaudidores de primera fila como que se esta hartando el pueblo: es decir, nosotros. Cada quien debe tomar conciencia de su idioma y de su vocabulario, que es la única arma que no tenemos que robarle al enemigo, porque si se la robamos y la usamos tal cual va a actuar contra nosotros.

Tengo días leyendo y releyendo un librito divino de Ludovico Silva sobre el estilo literario de Marx, sobre el uso debido de metáforas y sobre la diferencia entre metáforas y teorías científicas... Yo he tenido, gracias a que aprendí a leer, a que me arrimaron la canoa, a que no he pasado las necesidades que pasa el 90% de la población mundial, a que me puedo poner en el zapato de otros antes de hablar webonadas pequeño-burguesas y mezquinas, a grandes maestros de la metáfora. Karl Marx fue uno de ellos. Otro a quien mucho agradezco es José Hernández, autor del Martín Fierro. Dice Hernández del gaucho y su arma por antonomasia, el facón (cuchillo largo):

"Las armas son necesarias
Pero naides sabe cuando;
Ansina si andás pasiando,
Y de noche sobre todo,
Debés llevarlo de modo
Que al salir, salga cortando."

No creo que sea necesario demostrar que en una Revolución pacífica (¡pero armada, que nadie se equivoque!) el arma necesaria es la palabra y si quien la pronuncia es revolucionario convencido, socialista convencido, y no "revolucionario mientrastanto", debe usarla de modo que al salir salga cortando.

Un mate amargo ahí, que algo queda...


SIN CHÁVEZ NO HAY SOCIALISMO
SIN SOCIALISMO NO HAY CHÁVEZ

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1623 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Manuel Brito


Visite el perfil de Manuel Brito para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /ideologia/a48272.htmlCUS