Cambio incertidumbre por fe, esperanza y solidaridad

La incertidumbre en la cual se encuentra el país en relación a la salud del Presidente Hugo Chávez, es palpable, se siente. Los comunicados oficiales del Gobierno Nacional anuncian estabilidad en la condición física del mandatario, no sin antes advertir las serias complicaciones surgidas durante el proceso post-operatorio luego de la delicada intervención quirúrgica a la que fue sometido el pasado 11 de diciembre del 2012.

Justo en época decembrina, cuando tradicionalmente la alegría y el espíritu festivo se hace presente en cada rincón de Venezuela, la suspensión de actos oficiales pautados para las celebraciones de fin de año hizo pensar lo peor a la mayoría de los seguidores del presidente Chávez, la tristeza irrumpió en las calles del país.

Sin embargo, en soberana demostración de conciencia y humanismo, el desconsuelo fue asumido con entereza y gallardía y se transformó en innumerables manifestaciones populares de fe, solidaridad y esperanza en la pronta recuperación de la salud del líder de la revolución bolivariana.

Más allá de las conquistas irrefutables en lo social, infraestructura, salud, deporte y educación, de aciertos y desaciertos propios de todo proceso político inédito y en construcción, el excepcional y titánico logro del presidente Chávez, ha sido la consolidación de la cultura política en el pueblo venezolano, por su ejemplo de trabajador incansable, de entrega a la patria, su legado trascendental: un pueblo engrandecido espiritualmente, con gran capacidad organizativa, con sentido de patria y soberanía, con argumentos éticos y morales, herramientas indispensables para afrontar los problemas y vicisitudes futuras en la continuidad del proceso político venezolano.

Valorando la actuación de la oposición venezolana en relación a la salud del presidente Chávez, es justo reconocer que algunos de sus voceros poco visibles, se han desmarcado de las expresiones y comentarios inhumanos que se emiten a través de redes sociales y medios de comunicación, sin embargo, es necesario implorar que la cordura y la conciencia se manifiesten en la mente de sus principales lideres.

En este momento complejo que atraviesa la situación política y social del país, la dirigencia opositora que conduce las acciones de la MUD, han demostrado no haber descifrado la dinámica del pueblo, el ADN de la esencia popular es un misterio y una materia insoluble para su entendimiento, totalmente divorciados de la calle, de la esquina del barrio, de los movimientos sociales, de lo sencillo, de lo común, si le adicionamos su minoría parlamentaria, su raído liderazgo, dos abrumadoras derrotas electorales recientes, no parecen tener la perspectiva real de su situación en el panorama político nacional.

Para el ciudadano común, contrario a las políticas gubernamentales, es imperioso descender de las alturas, bajarse del vehículo, caminar, recorrer las calles del país, sus plazas, sus avenidas, desconectarse de la fantasía mediática, conectarse con los hechos, con lo bueno y no tan bueno de la realidad venezolana, agudizar sus sentidos y descubrir en la mirada del pueblo las respuestas a miles de interrogante que hábilmente otros le han sabido ocultar, solo así, podrá hacer juicio justo del curso de este proceso, un juicio auténtico y no inducido por mentes desfiguradas por la ambición y el odio.

Un pueblo con esperanza, fe y voluntad, continuará marcando el camino y el ritmo a seguir en la búsqueda de la plena soberanía y consolidación de la patria nueva.

*Estudiante Comunicación Social

Universidad Católica Santa Rosa

[email protected]

Twitter;@freddycampo

Esta nota ha sido leída aproximadamente 839 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Freddy Campos


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /ideologia/a156973.htmlCUS