Vigencia de Bolívar

Debate y justicia social

Existen cambios espirituales y materiales, cada ciudadano tiene que tener el deseo para cumplir sus actividades sociales y laborales por convicción debe encontrar- sin duda- sus propios ideales. De allí, continuar esforzándonos para expandir las enseñanzas de nuestro Libertador Simón Bolívar y transmitir la luz bolivariana a todo un Continente. El instinto de poder en nuestro país, marca la diferencia cuando hombres sin vocación política se lanzan al ruedo partidista buscando un perfil bajo este contexto y, resulta interesante para cualquier politólogo darse cuenta del rompimiento oral en el discurso, como instrumento de proclamar una ideología, así, es un foco pragmático de intereses personales. Ahora, solo existe interés de control en la militancia y las organizaciones partidistas carecen de principios éticos de aglutinación de masas.

Por esto, el proyecto de fundar la patria es básico, porque le da apertura a un intercambio de opiniones, donde se evalúan el cumplimiento de las normativas municipales. Los ajustes programáticos del Proyecto Simón Bolívar 2013- 2019 y, los procedimientos y sanciones a un ciudadano que incumple la ley en un espacio territorial. Jamás, podemos seguir siendo explotados de un espectro político.

Debemos, considerar los hitos que se concretan para darnos una realidad en un solo acto, que, permita agilizar los núcleos de poder en un momento dado. Nunca, debemos forzar una militancia a alienarse del pasado histórico, ella es simplemente una ventana para comprender nuestra realidad e ideas, nunca debe estar alienada, la historia esta dada y, solo se debe buscar la aplicación de nuestros principios políticos. Cada gestión debe reflejar un propósito y la dirección política del partido de gobierno en ese momento tiene que hacerse sentir. Los partidos no le pertenecen a nadie, solo a la militancia y al pueblo.

Existe un proyecto, político, pero, nunca debe ser una ilusión capitalista, debemos cambiar la estructura económica y no detenernos en el tiempo para evitar complicidades, por esto, la importancia del debate constituyente es tener responsabilidades en una compilación doctrinaria y pragmática. Nuestra actitud débil ante la temible estafa de una manipulación mediática del poder opositor, tiene que darnos un alerta. Hay que tener una versión real del concepto social.

El país, debe ser declarado en emergencia judicial han caído varios compañeros del oficialismo, fieles soldados del proyecto de cambio social y no se le da repuesta a estos casos. En el dialogo constituyente debe existir un aparte para el ejercicio judicial. Mientras esto sucede, el editor del Nacional, Miguel Henrique Otero es beneficiario de pautas publicitarias del Estado Bolivariano de Venezuela y conocemos de su línea editorial y su contrariedad con el alto mando del poder en Miraflores. Lo que se busca un lineamiento en el ajuste de las luchas sociales y soberanía nacional.

La democracia socialista tiene sus estándares que deben ser respetado para lograr un verdadero Estado de Derecho Jurisprudencial, nunca puede ser mediatizados o entrar en una escalada especulativa, se esta en la obligación de provocar una visión de la pluralidad y la convivencia colectiva.

La política es racionalidad y no simple capricho humano. Es un criterio universal válido para la pluralidad democrática, teniendo como base los partidos políticos para entrar en una fase de dejar el discurso segado aparte y unificar los criterios y se desmonte la partidocracia hacia una sola onda de pensamiento común para entender la nueva dimensión histórica de América Latina.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1829 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a154859.htmlCUS