Nuevos elementos para el debate y la construcción del modelo de formación, especialización, investigación y de escuela (s)

La Escuela que necesitamos en el sector eléctrico venezolano

 
LA CRISIS ya demasiado prolongada que vive la Escuela Técnica de Corpoelec-Tocuyito es uno de los reflejos mas claros, evidentes y globales de la crisis que se sigue viviendo en el sector eléctrico venezolano, de la persistencia de un modelo capitalista decadente de empresa y la falta de una política seria, revolucionaria del Estado Venezolano.

1) Lo es desde el punto de vista FINANCIERO. Sin recursos financieros suficientes y estables no hay ni habrá manera de mantener, sostener y menos aun desarrollar y ampliar esta conquista histórica del sector eléctrico venezolano, de su clase trabajadora y del país. La empresa corporativa vive una agonía financiera que ya en mayor o menor medida vivían cada una de las empresas originarias que la componían. En este terreno pantanoso y de acuerdo a los intereses de la casta tecnoburocratica y politiquera que mal administra nuestro sector, ni esta ni ninguna otra escuela ES DE ALGUNA IMPORTANCIA para ellos, por eso tienen tiempo ahogándola y empeñados en desprenderse de ella, que es lo que algunos llamamos EL CIERRE DE LA ESCUELA.

Esta situación no va a cambiar sino es con una lucha que debe darse, que debe seguirse y que  se ha estado dando desde hace años aunque con sus altibajos y con poca comprensión de la magnitud y profundidad de la crisis. Las actuales autoridades (y cualquier otra que pongan, que no sea la expresión de un cambio de visión del Estado y el actual Gobierno para el sector eléctrico venezolano) mantendrán su criterio de desprenderse de este “costo financiero” (que es como lo ven), eso no va a cambiar de parte de ellos y la dirigencia sindical también ha abandonado esta lucha histórica que era parte fundamental de su programa de lucha, arriando también esta bandera.

2) Es el fiel reflejo del desinterés manifiesto de las autoridades del sector en la FORMACIÓN Y ACTUALIZACIÓN PERMANENTE Y A TODOS LOS NIVELES Y EN TODAS LAS AREAS DEL PERSONAL que labora en la industria eléctrica, por eso cada vez vemos mas accidentes laborales, mas dependencia de la transnacionales que siguen haciendo lo que quieren con nosotros, con nuestro país, mas improductividad gerencial e indiferencia de los trabajadores de una industria que además de requerir de muchos recursos, actualización tecnológica, requiere una gran dosis de motivación, conciencia social, sentido de pertenencia y del sentido del para que laboramos, que además de para ganarnos nuestro sustento, lo es en esencia para el bienestar de nuestro pueblo y el desarrollo económico y social de nuestro país.

Las autoridades de la industria eléctrica tiene años que también abandonaron (si alguna vez los tuvieron) estos propósitos. Para ellos gerenciar la industria eléctrica es solo un problema de manejo de poder y de negocios, SON UNA BUROCRACIA APÁTRIDA, ahora asociada con los buitres politiqueros para quienes solo se trata de sobrevivir y mantenerse en los cargos ellos o los grupos que rápidamente forman o a los que se asocian en la empresa.

Aun siendo benévolo con ellos su concepción de industria eléctrica se reduce a meter muchas maquinas de generación que le compran (con evidentes sobreprecio) a las transnacionales, transformadores de potencia, que le compran a las transnacionales, construir torres y líneas de transmisión que le dan a las contratista, muchas también transnacionales y comprar, comprar y comprar transformadores de distribución, fusibles, herrajes, carros, camiones, cables, en el extranjero. Para ellos en definitiva se trata de apenas garantizar más o menos el servicio, que las noticias de las fallas no lleguen mucho a los oídos de Chávez, que no les haga perder muchos votos y justificar el incremento de las fallas y el desastre eléctrico que sigue campeando, con echarnos todas las culpas a la clase trabajadora ya bien por “saboteadores” o por “flojos que no queremos trabajar”. Con esta farsa pretenden extender su tiempo de vida  al frente del poder y los negocios,  pero no solucionar la profunda crisis de raíz que sigue y seguirá sufriendo el sector, pues ellos  viven, parasitan y se hacen ricos con ella.

Siendo estas sus prioridades y su “modus operandi” por supuesto que formar, entrenar, capacitar, refrescar y actualizar conocimientos, especializar, arriesgar, crear, emprender nuevas áreas de desarrollo del servicio eléctrico no es importante ni estratégico, por el contrario es contraproducente para sus intereses que es “comprarlo todo hecho”. Por esto es que también ya están llegando al degredo de autorizar y avalar cursos de tres a seis meses de linieros y que los operadores de las nuevas plantas de generación que se están montando también sean manejadas por personal con cursos cortos y solo en el manejo “robótico” de los equipos, de los interruptores, etc. y entrenados por las mismas transnacionales que nos venden las plantas y de las que dependeremos para los mantenimientos y reparaciones de esos equipos que nos venden. Con este panorama es demasiado obvio que ni la Escuela Técnica de Tocuyito, ni crear nuevas escuelas en todo el territorio nacional, ni ningún otro plan de entrenamiento, formación y especialización tiene para ellos NINGUNA IMPORTANCIA.

3) Refleja LA TOTAL CARENCIA DE UNA POLITICA DE RECURSOS HUMANOS para los problemas laborales graves que existen y se potencian cada día más. Menos aun se tiene para la política de selección, formación, capacitación, especialización PERMANENTE del personal especialmente calificado que requiere una industria de tanta tecnología como lo es la eléctrica. El criterio que ha adoptado esta área tan vital de la empresa, su actuación de ha reducido al  “como valla viniendo vamos viendo” y con la que se ha tirado a la basura una de las mejores estrategias del Gobierno Nacional que es la de la UNIFICACION de toda la dispersión eléctrica antes existentes, en una sola empresa y con un solo mando.

Desde la política de los ingresos de personal hasta el final de la vida laboral que es la jubilación, lo que reina en la Corporación es la piratería, el clientelismo, el irrespeto, el desinterés gerencial por la vida y los conocimientos del trabajador, por eso en los últimos años ha aumentado desproporcionadamente la cantidad de jubilaciones, perdiéndose además de fuerzas todavía plenamente productivas, también un cumulo de conocimientos y experiencia extraordinaria, que no es sustituida como debería ser en cualquier empresa medianamente seria y responsable.

Los ingresos se hacen de cualquier manera, irresponsablemente, clientelarmente, politiqueramente, sin plan de necesidades inmediatas y a mediano plazo. Cada vez se engorda más el área burocrática improductiva, principalmente en la “cuna” de la burocracia y del “negocio” que es Caracas (donde hay exceso de personal y muy mal ubicado) y se adelgaza mas el área operativa en los tres procesos medulares y los que sin serlo tanto, también son indispensables para el funcionamiento y la calidad del servicio eléctrico. Una vez estando adentro de la empresa pues cada quien “defiéndase como pueda”, nadie le explica que es esta empresa, que es este sector, para que es, como opera, como se financia, como se integran, complementan y dependen entre si los tres procesos modulares, que ocurre si no funciona correctamente, cual es su papel dentro de la misma, que pasa si Ud. falla. No hay proceso de selección, de entrenamiento o inducción previa al ingreso en el “engranaje” de la empresa.

 No se sacan experiencias de las fallas del sistema, no se adoptan políticas de corrección estructural, no se abordan las nuevas tecnologías, los nuevos equipos, maquinarias, herramientas y materiales, los nuevos subprocesos que van surgiendo en la operatividad del sector. No se trata el problema financiero desde el punto de vista de su uso, de su mejor utilización, (porque el grueso del problema financiero depende de decisiones políticas que no se toman desde el alto gobierno). Tampoco se hace en el terreno comercial y de las cobranzas, las prácticas y tecnologías de medición, fabricación y reparación de los equipos, agilización y diversificación de las “tácticas” de cobranzas.

Total para que quiere esta Tecnoburocracia gerencial estas cosas si ellos prefieren comprar “todo hecho”, desde una compleja maquina de generación, pasando por los sistemas informáticos, administrativos, de nomina, comunicaciones y comerciales YA HECHOS aunque eso nos haga cada vez mas dependientes, faltos de autonomía y mas “tarados” en nuestras capacidades. En importarlo todo está su negocio, su existencia, su razón de ser, su formación burguesa y capitalista.

La formación a partir de los nuevos ingresos, la recalificación anual para refrescar los conocimientos, la actualización a partir de los cambios o mejoras tecnológicas al sistema, la especialización en los nuevos equipos que se adquieren, incluso de solo partes de estos. La creación y especialización en áreas que sin ser nuevas en el mundo, si lo son para nosotros y que además han demostrado ser imprescindibles para abordar y superar estructuralmente la crisis del sector y evitar recaer en ella, cosas como la especialización en AHORRO DE ENERGIA y todas sus complejidades o la especialización en las PROTECCIONES de equipos y líneas, que sin ser la causa de las fallas si lo son de su extensión y duración. Nada de esto es importante para quienes dirigen y han dirigido la industria eléctrica, que si bien no todos son los mismos en cuanto a personajes, si lo son en cuanto a las concepciones con las que la manejan.

En este panorama de empresa, por supuesto que ni la Escuela Técnica de Tocuyito, ni lo que es una vieja aspiración, reclamo y propuesta insistida en todas las instancias de poder del país por parte de quienes dirigíamos el sector laboral (porque la actual dirigencia sindical lo ha abandonado), que esta escuela fuera apenas el punto de partida de todo un modelo educativo y formativo extendido a todo el país, que fuera la medula de la industria en todos sus niveles con sus institutos educativos directa y estrechamente ligados a la industria, NO ES NI IMPORTANTE NI ES PARTE DE LA ESTRATEGIA DE CONSTRUCCION DE LA NUEVA EMPRESA, NI DE LA ESTRATEGIA DE INDEPENDENCIA Y SOBERANIA, HASTA DE DEFENSA DE LA REPUBLICA que debería ser parte del programa de un gobierno revolucionario o al menos nacionalista consecuente.

4) Este abandono y por lo tanto CIERRE PROGRESIVO al que ha estado sometida la Escuela Técnica de Corpoelec-Tocuyito también ha puesto de relieve las serias limitaciones de concepción y la rigidez de nuestro modelo educativo venezolano y de sus autoridades. No se trata de negar aquí los avances conceptuales, ideológicos, de inclusión y masificación que nuestro Gobierno ha desarrollado en la educación venezolana, los que reivindicamos y defendemos, sino de mostrar como las autoridades educativas del país no han sido capaces de “digerir” una concepción de escuela, un modelo de formación, un ”experimento” serio, un “inventar para no errar”,  que se les escapaba a sus esquemas cerrados, burocráticos, agarrotados y que se han limitado a la sola intención de “controlar” la escuela para entre otras cosas ser ellos los que practiquen el clientelismo tanto laboral como estudiantil.

No fueron pocas las reuniones, los debates, las explicaciones con las autoridades nacionales y regionales del Ministerio de Educación al momento de empezar este proyecto por los años 2002 y 2003 que apenas empezaba con el primer paso de llevar la Escuela de Tocuyito a técnico medio. Reuniones en las que era el Ministerio con cada cambio de autoridad o de responsable del área el que era cambiante, confuso, a veces entusiasmado a veces hostil y burocráticamente agresivo e imponente, para posteriormente en la región ceder todos estos años a los caprichos, conveniencias mutuas de las autoridades de turno de una y otra institución.

Esperemos que ahora haya el cambio de actitud de quienes han sido enviados, aunque, por quienes han sido enviados, que son las autoridades de la empresa nos provocan una seria desconfianza, pues hasta ahora lo que han mostrado es una clara intención de DESPRENDERSE de la escuela, además de su ya recontra demostrada actitud contra la clase trabajadora del sector eléctrico.

5)  De manera que la crisis prolongada que vive nuestra Escuela es apenas la punta de un iceberg que debajo del agua es muy grande, muy ancho y muy profundo. Las NEFASTAS CONSECUENCIAS de este abandono de la política formativa, de las especializaciones, de la INVESTIGACIÓN en el sector eléctrico y en consecuencia arrastrando al abismo lo único mas o menos solido y con tradición casi cincuentenaria que aun a duras penas sobrevivió como lo es la Escuela Técnica de Corpoelec- Tocuyito (antes de Cadafe) ya se están sintiendo en el sector eléctrico y lo peor de todo es que serán aun mayores, dada la indiferencia existente  y esta especie de idiotez de liderazgo en el sector, tanto el de la parte empresarial como la sindical.

Los costos económicos son ya casi que imposibles de calcular, allí hay que poner las compras de equipos y materiales innecesarios, los abusos de precios con que nos venden las transnacionales y todo aquel “brujo” intermediario que nos ha vendido baratijas y equipos en mal estado, con la clara complicidad de estas gerencias tecnocráticas apátridas, la dependencia absoluta con estas transnacionales que nos “clavan” cualquier condición en los mantenimientos y reparaciones, pasando por vidas e incapacidades físicas de nuestros trabajadores, hasta los apagones y perdidas que estos han provocado en la economía “grande” y la “pequeña” la del pueblo en sus hogares.

Las consecuencias sociales y aun las políticas, porque el cuentico de los saboteos (que probablemente en este desorden de empresa y de sector, alguno ha habido y habrá) cada vez sirve menos para explicar las fallas e interrupciones de servicio que van a seguir y cuidado si a potenciarse. Estas consecuencias no solo se medirán en votos en las elecciones, mucho mas se sentira en las de las elecciones locales que en las nacionales tomando en cuenta el extraordinario liderazgo del Presidente Chávez, sino también en la conciencia política, social, en el compromiso, responsabilidad y motivación de una clase trabajadora del sector eléctrico que ha sido sometida a una especie de “demolición” ideológica y ha sido demasiado usada y engañada por estos rufianes de la gerencia burguesa y capitalista con ropajes y verborragia “revolucionaria”.

Mas aun cuando fuimos llamados a asumir buena parte del peso de impedir el colapso eléctrico y lo hicimos, aun mas allá de eso comenzamos a demostrar aunque haya sido muy pequeña y parcialmente que si era posible comenzar a construir un sistema eléctrico y una empresa bajo criterios revolucionarios, eficientes, honestos, bien administrada y con el sentido social sin descuidar el indispensable equilibrio con la sustentabilidad de la misma por méritos propios. De repente eso cambió, sin explicación, sin justificación y se nos empezó a tratar como enemigos. Esas cosas NO PASAN DE GRATIS.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2971 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Trabajadores Aporreando

Movimiento Estudiantil, Educación

Energía y Petróleo para el Pueblo

Actualidad

US Y /energia/a151054.htmlCUS