La educación en la Revolución Bolivariana

La educación y la idea pedagógica que le acompañe, no se reduce a técnicas y metodologías, es sobre todo una propuesta de ideales de lo que el ser humano debe ser; formula en sus preceptos formas de cultura, de hacer cultura, tiene como base ideales antropológicos claramente definidos en cada época y en cada espacio humano. Qué hombre y mujer se va a educar; para qué sociedad se va a educar; qué estrategias serán favorecidas para tal fin, es asunto de la filosofía aplicada, aplicada a la tarea de educar.

Desde hace quinientos años, las ideas que sobre educación tenían los invasores españoles tomaron forma en esta Tierra de Gracia, y a lo largo de nuestra historia, las ideas europeas, y las de otros países americanos señalaron una pauta en nuestras concepciones de qué se debía enseñar y cómo debía ser enseñado.

En los últimos cuarentas años, el país desarrolló su sistema educativo con una fuerte influencia de los paradigmas e ideologías extranjeras foráneas. De la misma manera como económicamente hemos sido un país conquistado, el sistema educativo ha respondido a las modas didácticas. Se dio prioridad a las necesidades del mercado dentro de una concepción de desarrollo exógeno, se modelaron y copiaron modas curriculares y procederes extranjeros, los cuales se han sobrepuesto a nuestra realidad social haciendo énfasis en aspectos técnicos administrativos y procedimentales.

Los nueve Planes Nacionales concebidos en la cuarta república, nunca pudieron ser llevados a cabo, de forma tal que el país contempló el aumento del abandono escolar, la exclusión, la repitencia, el deterioro de la planta física, la deficiente formación de los maestros, el decaimiento del salario del maestro ante una inflación creciente, la imposibilidad de ejercer el derecho a la jubilación, la imposibilidad del cobro de las pensiones y otros factores asociados, los cuales todos han impedido alcanzar el nivel de vida deseado por la población y el desarrollo económico y social.

La Revolución Bolivariana conceptualiza la educación en torno al factor humano centrado en el desarrollo endógeno y la soberanía de la patria, se busca un equilibrio social al atender al ser humano desde la fase maternal, con los Simoncitos, pasando por la escuela Bolivariana, el Liceo Bolivariano, la escuela Técnica Bolivariana, hasta llegar a la Universidad Bolivariana. En esta concepción ideológica se propone una pedagogía abierta y reflexiva con una amplia relación con la comunidad, que favorece la participación y la construcción de una nueva ciudadanía para la libertad, la solidaridad y el respeto.

La propuesta ideológica de la Educación Bolivariana, deberá estar en consonancia con la República Libre, Democrática, Soberana, y reflejará los ideales de lo que el ser humano debe ser, conocer y hacer, para crear y recrear esa República, por lo tanto se persigue: - Garantizar el acceso, la permanencia y prosecución de todos. - Extender la cobertura de la matrícula, dándole prioridad a la población rural, indígena y de frontera.- Articular el sistema educativo con el productivo. – Desarrollar planta física, y profundizar la dotación convencional así como la tecnológica. – brindar atención integral a los no escolarizados. –Erradicar el analfabetismo. -

En consonancia con estos objetivos se concibe una Escuela que debe ser: Espacio para la producción y la productividad. Espacio para la paz. Espacio para la formación integral. Espacio para la creación y creatividad. Espacio de salud y vida. Espacio centro del quehacer comunitario. Espacio de comunicación alternativa. Espacio para la tecnología de información. Espacio de innovación tecnológica.

La escuela está integrada a la comunidad, al desarrollo del entorno en donde está localizada para generar acciones de integración local, estadal, regional y nacional. La escuela participa y se incorpora al diseño y ejecución de las políticas que se derivan de los planes de desarrollo, la escuela trasciende y se incorpora al proceso de cambio, para así garantizar la participación protagónica de los ciudadanos.

¿Por qué las consideraciones de los supuestos expertos o críticos se hacen fuera del contexto de la propuesta educativa en referencia; por qué se apoderan de un término y a partir de él crean un discurso panfletario e ilógico, amparado en la supuesta autoridad de quien lo expresa; por qué no discuten y atacan la propuesta; por qué los medios de inmediato toman como bandera el caso y lo sazonan con todo el amarillismo posible?

De alguna manera debemos desmontar tanta falsedad y engaño, afortunadamente la Educación Bolivariana servirá también para ese importante fin.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1374 veces.

Maruja Romero Yépez


Visite el perfil de Maruja Romero Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.