UBV Misión Sucre y el Programa de Gestión Social para el Desarrollo Local

La UBV ha asumido su rol protagónico en el plan de municipalización de la Educación Superior que ha adelantado nuestro proceso revolucionario a través de la Misión Sucre. Para lograr este nuevo reto, nuestra Casa de los Saberes, desde su profunda convicción académica y conciente de la responsabilidad que se presenta construye una propuesta académica que conjuga la visión de justicia social en la Educación Superior para el desarrollo humano integral, la soberanía nacional y la construcción de una sociedad democrática y participativa, que garantice la transformación social mediante la sistematización, difusión y aprovechamiento creativo de los saberes y haceres inherentes a las diversidades culturales de nuestra sociedad.

Pero, ¿ha cumplido con la finalidad de alcanzar logros de sus egresados en los Programas de Formación de Grado en Gestión Social para el Desarrollo Local? Este programa persigue la formación de ciudadanos y ciudadanas capaces de contribuir con la construcción de los espacios locales desde los cuales fortalecer el ejercicio de la ciudadanía y la participación ciudadana organizada en los procesos y prácticas de desarrollo endógeno integral.

Vamos al análisis: 1.-) Debemos utilizar como un preámbulo, uno de los rasgos fundamentales que tiene la Revolución como es la cultura de la crítica; es así, como nos comportemos frente a la crítica veremos robustecer, renovar y avanzar la capacidad revolucionaria y que tiene como único y sagrado objetivo de mejorar el proceso actual. 2.-)Nuestro papel de Gestor Social en el desarrollo local en esta nueva socio-economía-política no ha estado asociada, como debe ser, así como lo exige la refundación de la República hacia la configuración de una dimensión que valoramos como ética y/o moral como parte del camino hacia un futuro alterno al de la globalización. 3.-)Para poder lograr materializar la profundización de la revolución y la transformación, necesariamente tiene que haber elementos basados en que los cinco ejes se desarrolle una política para intercambiar y mejorar todos los procesos relacionados con los triunfadores (egresados Misión Sucre) y la comunidad, no sólo con el trabajo voluntario, -necesario e imprescindible, como lo es-, sino también con el ingreso laboral en el mercado ocupacional en nuevas redes y círculos sociales, instituciones públicas y privadas, instituciones educativas y centros de investigación. 4.-) Estos profesionales del Programa de Formación de Grado Gestión Social para el Desarrollo local (Licdo.) y de la Planificación de Programas socio comunitarios (TSU) tienen el perfil activador del desarrollo endógeno, dirigidos a fomentar la vocación para el trabajo comunitario, para la investigación participativa y competencias para articular, diseñar y desarrollar políticas, planes y proyectos que deriven en la construcción, mejora y transformación de los espacios comunitarios. 5.-) De los 12.000 graduados (aprox.) de esta Carrera avalados por la UBV, sólo un bajísimo porcentaje de ésos están en el mercado ocupacional a falta de cohesión y enlace que no han sido considerados como fuerza laboral. Habitualmente, como en la IV república, este recurso humano no es tomado como vinculante, y para sólo tomar un ejemplo, vemos como Instituciones oficiales (CANTV, Corpoelec, Hidrologicas, Alcaldías, Gobernaciones, Ministerios, etc.) y en otros escenarios privados en lo técnico y lo estructural y lo coyuntural no los utilizan en esa articulación de recursos, ni se toman en cuenta para incursionar en el campo activo del empleo. Una buena oportunidad se presenta con la creación del nuevo modelo productivo, “la Misión Saber y Trabajo” como facilitadores de los que ingresen, orientándolos en la construcción de una sociedad más justa, equilibrada y que busca eliminar la pobreza extrema. 6.-) Es hora de que no les suenen ajenos estos venezolanos que creyeron en esta Misión de Educación de inclusión y que asentaron esta carrera inédita en el país, fomentando la interacción del individuo y su comunidad, y que gracias a la Revolución Socialista Bolivariana lograron su objetivo. Es necesaria e imprescindible la instalación de las unidades de trabajo social en las organizaciones públicas, privadas y mixtas. 7.-) Ante la publicación de la Ley de Ejercicio del Trabajo Social dada y firmada en Agosto 2008 por la Asamblea Nacional de la República orientada hacia el desarrollo pleno de la persona con base al bienestar, la justicia, la auto determinación y la auto sustentabilidad del desarrollo individual, colectivo y social, incluyen en su Artículo 5 (Se requiere para el ejercicio del Trabajo Social), Inciso 1 (poseer alguno de los títulos siguientes), b: Profesionales universitarios en gestión social para el desarrollo local. Y aunque hay algunas incongruencias en su contenido, siempre debe haber la oportunidad de aplicar las 3 erre para justificar la creación de la Universidad Bolivariana de Venezuela hace ya 8 años, dando cumplimiento a lo consagrado en los Artículos 102 y 103 de la CRBV sobre el derecho de la Educación vs el subdesarrollo, como uno de los logros mas grande de la revolución, ya que con cada nuevo proyecto se busca integrar a la sociedad, reconstruir las relaciones sociales en base al amor, construir una sociedad donde nadie se apropie de la riqueza que pertenece a todos

Y concluyo, quede claro nuestro apoyo irrestricto a la revolución, que es un proyecto de paz con justicia de inclusión, que no discrimina a nadie, concretando nuestra posición clara de apoyo al Comandante Chávez. ¡La patria es el Socialismo!

Mi correo: [email protected]

Docente UBV-Misión Sucre, Itaca, Carabobo

Esta nota ha sido leída aproximadamente 11372 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


J. Francisco García Ramos


Visite el perfil de Francisco García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /educacion/a140055.htmlCUS