Estrategias de la metrópoli espanola en Canarias

Nota del autor: en el presente artículo la letra ñ de Espana, espanol o espanola ha sido sustituida por la n, en un acto de rebeldía lingüística contra ese estado europeo colonizador, que niega al pueblo canario su derecho humano a la independencia y descolonización.

A medida que avanza el proceso descolonizador del pueblo canario, el Estado Espanol irá activando todas las estrategias de dominación que han utilizado las metrópolis europeas a lo largo de su historia explotadora. Por primera vez en la existencia de Canarias como colonia, los soberanistas nos encontramos a la ofensiva y el estado colonizador a la defensiva, esto enfurece, preocupa y pone nerviosa a la casta dirigente espanola, que no dudará en utilizar todos los medios para evitar la pérdida de su finca rentable.

     La metrópoli que nos ha tocado sufrir a los canarios es la peor del colonialismo mundial, pues ésta jamás ha salido pacífica o  negociadamente de sus antiguas posesiones, además el propio término colonización deriva del castellano, referido a las aventuras criminales de Cristóbal Colón. No obstante, el pueblo canario entrará con todos los honores en el libro guiness de los records, pues nadie nos podrá arrebatar el mérito de haber sido la primera y la última colonia de Espana.

      El catedrático de lingüística de la Universidad norteamericana de Harvard, Noam Chomsky, ha elaborado una lista de las 10 estrategias de manipulación mediática, a través de los medios de intoxicación de masas, referidas al imperialismo gringo-sionista que son perfectamente aplicables al caso de la colonización espanola de Canarias.

1ª)  Estrategia de la distracción. Desviar la atención del pueblo canario de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. Mantener la atención del pueblo canario distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al pueblo siempre ocupado, sin ningún tiempo para pensar. Respecto a esta primera estrategia debemos resaltar una reciente noticia difundida por EFE (Empresa Ex Falangista Espanola) el 9 de noviembre, sobre una pretendida celebración de una conferencia africana para acabar con la ocupación espanola de Canarias.

     Nos extraña mucho que esa agencia de “noticias” preste atención a ese asunto divulgado en algunos medios de la prensa ibérica, cuando ella misma es la que ha ignorado, silenciado y ninguneado acciones exteriores más importantes como las llevadas a cabo por el MP (Movimiento Patriótico Canario) dirigiéndose por escrito y personándose ante el Comité de Descolonización de la ONU, o los reiterados escritos dirigidos a casi todas las embajadas, al propio Estado colonizador y a la Unión Europea. La primera vez que entra formal y oficialmente la solicitud de descolonización de Canarias en la ONU es gracias al MP, nunca antes ningún líder histórico del independentismo canario había procedido a hacerlo, será que le ha faltado tiempo.

     En línea con la distracción, está la treta de la confusión que en vísperas electorales se ve acrecentada. De cara a las próximas elecciones de mayo de 2011 en Canarias, amañadas por una ley electoral hecha al antojo e interés de los trillizos (CC, PP, PSOE), con los topes del 30% a nivel insular y del 6% a nivel archipielágico, la metrópoli promueve, financia y apoya una miríada de siglas y grupúsculos de falsos nacionalistas, ecologistas colonialistas y pseudo-progresistas que despisten al pueblo canario, lo desanimen para ir a votar o dividan el voto para con su mágica regla matemática de Hont, impedir la quiebra del status quo, es decir asegurar que todo permanezca igual de mal. Todo ello al tiempo que combaten organizaciones políticas como el MP y ANC, sindicatos como IC y FSOC, y organizaciones juveniles como Azarug e Inekaren. 

2ª) Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema o una situación prevista para causar cierta reacción en el pueblo, a fin de que éste sea el demandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también, crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3ª) La estrategia de lo gradual. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez. Una rana puesta dentro de un caldero de agua fría, que se va calentando poquito a poco, se va dejando dormir y morir, si en cambio la metemos de repente en el caldero con el agua hirviendo, entonces brincará fuera. Las tasas más alta de paro, pobreza, y hambre en Canarias son soportadas porque se ha sido acostumbrando gradualmente a nuestro pueblo a ello.

4ª) La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio presente. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el pueblo tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejor mañana” y que el sacrificio exigido tal vez podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5ª) Dirigirse al pueblo como criaturas de poca edad.  La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. La razón del éxito de esta estrategia estriba en que cuando uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico, tal como suele ser frecuente en una persona de esas edades (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”).

 6ª) Utilizar el aspecto emocional mucho más que el racional. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional y anular el sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos. En el pueblo canario dada su acentuada tendencia hacia lo afectivo (mi niño, cafecito, etc.) esta estrategia ha resultado muy efectiva y empleada.

     En psicología sabemos bien que el miedo es el principal mecanismo de control de la conducta, éste es utilizado por gobernantes contra sus pueblos, profesores contra alumnos, padres contra hijos, empresarios contra trabajadores, y finalmente, la metrópoli espanola contra el pueblo canario. Veamos por ejemplo, el miedo a de qué vamos a vivir,  el miedo a la invasión del moro, o el miedo a que nos sigan gobernando los políticos corruptos que obedecen órdenes de minorías económicas elitistas y oligárquicas en contra de los intereses de la mayoría del pueblo.

      Hay otros miedos que la metrópoli atiza en nuestro pueblo, asociar independentismo con africanismo extremista (imposición de la lengua bereber, de una  moneda africana, de una integración única y exclusiva en África, etc.). Asociar independentismo con terrorismo, radicalismo, violencia, fanatismo, en definitiva, seguir asustando a nuestro pueblo para que no se acerque y secunde las ansias liberadoras. El pueblo de estas islas desea ser sólo canario, manteniendo buenas relaciones con América Latina, Europa y África, con los tres a la vez, sin exageraciones o exclusiones.

      Por si fallaran los miedos anteriores, la metrópoli inocula en la mente de los canarios el miedo a la represión, detenciones, encarcelamientos, marginación o exclusión social, difamación, pérdida de trabajo, desapariciones misteriosas, extraños accidentes de tráfico, ficticios envenamientos o intoxicaciones alimentarias,  falsas sobredosis de droga, sospechosos accidentes cardíacos o cerebro-vasculares, denuncias multas condenas y sanciones del aparato represor judicial. Verdaderamente bien parece esto un cuento de terror, pero precisamente es de eso de lo que se trata, de terrorismo de estado. En las cloacas del estado espanol, en los fondos de reptiles, en los presupuestos reservados y secretos, preguntemos al CN”I” (Centro Nacional de “Inteligencia”) cuánto dinero se dedica a combatir la descolonización e independencia de la nación canaria, pagando incluso a supuestos acérrimos defensores de la causa emancipatoria.

7ª) Mantener al pueblo en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el pueblo sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores. Los sucesivos informes educativos internacionales que sitúan a Canarias en la cola en cuanto a logros formativos, o en la cabeza respecto a fracaso escolar, está provocando que la escuela pública quede para los grupos sociales más desfavorecidos y la privada concertada o no para los más favorecidos. La metrópoli también padece sus miedos, y una de las cosas a las que la casta dirigente colonial más teme es a la memoria de nuestros ancestros, el pueblo guanche, por esa razón la historia de Canarias sigue sin enseñarse en nuestras escuelas, no se da a conocer la vida y gestas de nuestros líderes guanches alzados y resistentes, en algún caso, algo se habla de los guanches pero sólo de la parte sumisa, pactista, traidora y entreguista.

8ª) Estimular al pueblo a ser complaciente con la mediocridad. Animar al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto. Sólo basta con ver cualquier día la telebasura que bombardea los hogares canarios, la actual TDT es un abanico de canales donde la gran mayoría contiene una programación que idiotiza, narcotiza y embrutece a nuestro pueblo.

9ª)  Reforzar la autoculpabilidad.  Hacer creer al individuo que sólo él es el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, de su formación o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema colonial, el individuo se auto-desvaloriza y se culpa, lo que genera un estado depresivo, con la secuela consecuente de la inhibición de su acción. Y, ¡sin acción, no hay revolución! No hay colectivo social más desarticulado y pasivo que los parados de Canarias, cerca de 300.000, casi el 30% de la población. No hay sindicato, ni organización alguna que se ocupe preferentemente de este formidable contingente de personas. Tiemblen los políticos y gobernantes colonialistas y colaboracionistas si algún día llegamos a movilizar a esa fuerza social.

10ª) Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurología, la sociología y la psicología, entre otras disciplinas, el sistema y el colonialismo ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

     Por desgracia muchos son los profesores y los investigadores en las universidades canarias que están trabajando para el colonialismo espanol, qué pena de potencial intelectual pasado al lado oscuro como en la guerra de las galaxias, empleado al servicio del mantenimiento de la esclavitud del pueblo canario en vez de puesto a favor de su liberación. Pero no importa, tal como ocurre en la lucha canaria, toda maña tiene su contra, toda estrategia colonizadora tiene su contra-estrategia liberadora. Señores y señoras del régimen colonial espanol, en el terrero nos seguiremos enfrentando a la brega.

(*)  Profesor de psicología en la ULL

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1927 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /educacion/a112544.htmlCUS