Entre el huracán bolivariano y el camino del progreso los Yukpa siguen muriendo asesinados ante la indiferencia de la clase política

Hoy se dio inicio al festín electoral que cada cierto tiempo pretende arropar y arroyar todo y a todos en su dinámica de dimes y diretes que emerge entre las fuerzas en pugna unos por conservar el poder y otros por meterle la mano al pastel. Mientras tanto la contradicciones sociales siguen su camino sin variaciones así sucede en la sierra de Perijá justo hace diez días fueron ajusticiados por sicarios (inequívocamente mandados por los ganaderos) en medio de la noche, 3 hermanos Yukpa entre los cuales se encontraba Alexander Fernández digno joven luchador, su hermano José Luis y Leonel Romero. Satanizados e ignorados por los medios de comunicación, tanto privados como públicos y sin temor a equivocarme ya sabemos dónde irá a parar esta investigación a los cajones sucios de los cuerpos de seguridad igualmente cómplices y verdugos de nuestros hermanos Yukpa. Porque cuando se trata de los pobres y más si son indígenas ustedes podrán imaginar lo que sucederá.

La Sierra, territorio ancestral de los Yukpa se encuentra bajo fuego y no precisamente por sus habitantes ancestrales. Sino por la voracidad del capital, las transnacionales, los terratenientes racistas todos ellos clavan sus  garras macabras sobre la tierra madre con la miserable intención de secarla y dejarla sin vida. No es Sabino, ni lo fue Alexander mil veces vilipendiados por rojos, azules (entiéndase ganaderos, ministros, cuerpos de seguridad toda esa fauna de miserables cómplices) Los culpables de los males de la sierra como todos lo quieren hacer ver. Ellos representan la dignidad indomable del indígena que no pretende más que poder vivir y convivir en la tierra que sus padres enseñaron a amar. Como a su propia piel. Porque los pendejos siguen pagando con su vida con la cárcel con el destierro. Lo que es justo inequívocamente para cualquier ser humano provisto de nobleza como lo es la tierra para nuestros hermanos Yukpa.

Los ganaderos racistas los capitalistas transnacionales ven a la tierra como una mercancía mas, los Yukpa la ven como la madre que les da vida y cobijo. Así como las cúpulas se unen tácitamente para oprimir, mentir y asesinar.

Nosotros hombres y mujeres conscientes de esta situación por demás grave debemos tomar la determinación  de luchar con firmeza hasta lograr lo que es justo la tierra para nuestros hermanos Yukpa. Todo esto junto a ellos brindando nuestra solidaridad y compromiso. Todo esto no es problema de funcionarios de segunda, mandaderos o traidores a sus pueblos.

Es un problema de visiones del mundo de un sistema que sobrevive campante y sigue aplastando al más débil el no entender esto en mi humilde opinión es crear falsas ilusiones que conducirán a otra decepción y ya no lo podemos permitir.
Ya basta de muertes, atropellos e impunidad para con nuestros hermanos Yukpa. La única salida es la lucha. Con la lucha haremos visible lo que los poderosos pretenden dejar oculto  y recuperaremos las tierras y la vida para sus dueños originarios.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2303 veces.

Patricio Prada


Visite el perfil de Patricio Ramón Prada Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas