Intento de diccionari​o...

Inmunidad: Cualidad que deberíamos tener todos los revolucionarios y revolucionarias, para resistir los ataques arteros de los agentes patógenos (internos y externos) que pululan en nuestro proceso. Ello nos daría un “extra” para afrontar emboscadas y persecuciones. Así, no estaríamos contando inexorablemente las víctimas: campesinado, indígenas yukpas, líderes comunitarios, que sucumben a las balas supuestamente anónimas.

Impunidad: Espacio para la trasgresión y el olvido, que no debería existir, pero existe. Casi 300 campesinos asesinados, comunidades indígenas (especialmente la yukpa, en la Sierra de Perijá) perseguidas, amenazadas, asesinadas, encarceladas y sojuzgadas sin que el Estado se entere. O, en el mejor de los casos, declare su solidaridad, pero no la materialice en hechos concretos a favor de las clases desposeídas y olvidadas. Mientras…l@s de siempre y sus cómplices, algun@s supuestamente roj@-rojit@s, se soban las manos, se llenan los bolsillos y vacían las conciencias.

Ilegalidad: Trocha o vereda que toman quienes se sienten guap@s y apoyad@s. Se escudan en la falta de diligencia procesal de nuestro sistema judicial. Subsisten al amparo de la complicidad necesaria y de la ineficiencia, real o provocada, en los mecanismos de contraloría, asistencia a la ciudadanía y garantía de derechos. La ilegalidad reina y se impone.

Incomprensibilidad: Sensación que abunda en las mentes de las pobres víctimas que somos. Con asombro acudimos a la puesta en escena de una revolución que nos pertenece y nos emociona. Pero, cuyos engranajes más finos, nos muelen y nos vuelven harina. Con ella, llenan sacos y sacos para contener aluviones. Pero…¿y si los sacos se rompen?

Incredulidad: Lo que sobreabunda en nuestras mentes y corazones. Aún no podemos creer que nuestro proceso, vociferado como humanista y garante de la vida, defensor de los derechos de las clases más humildes, reconocedor de los derechos ancestrales de las poblaciones indígenas sobre las tierras que habitan, impulsor del respeto a la naturaleza y promotor, entre tantas otras cosas buenas, de la colectivización de la vida, hoy por hoy, esté plagado de tanto atropello e ignominia en contra de sus más acérrimos defensores.

Inexorabilidad: inevitable situación que se impondrá. En el futuro, quieran nuestros ancestros que no muy lejano, estará el pueblo venezolano alzado en canto y en lucha. Su voz, intérprete de verdades, irrumpirá en los laberintos del poder y los inundará. La sencilla presencia y la rotunda mirada de nuestros indígenas, alumbrará los caminos que conduzcan al un buen vivir, armónico y vibrante, con la naturaleza. La muerte, la pena, el llanto y el dolor, no serán obra de manos “supuestamente anónimas” cuyos nombres todo el mundo sabe. La vida se celebrará como hecho colectivo…

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2374 veces.

Ninfa Monasterios Guevara


Visite el perfil de Ninfa Monasterios Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas