La violencia: Sus ramificaciones sociales, económicas, políticas y culturales

Venezuela violenta es el título de una Obra de Orlando Araujo, que data del año 1968, ya evaluando la primera década de gobiernos ‘’democráticos’’ adecos, sustentados en el Pacto de Punto Fijo: Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba, protagonistas de la amplia base y posteriormente en el bipartidismo, que se extendió gobernando a Venezuela, partiendo desde 1958 con la Junta de Gobierno de transición para abrir paso al sistema político que dio apertura al famoso y calificado como el ‘’Pacto de Punto Fijo’’, que se mantuvo en el escenario político de Venezuela hasta 1998.

   Apunta Araujo: La violencia en Venezuela, y es también de América Latina, tiene raíces profundas que vienen fortaleciéndose desde la Colonia hasta nuestros días, y en su contexto histórico, esa violencia presenta dos fases-la violencia feudal y la violencia imperialista que hoy coexisten y se manifiestan en un complicado cuadro de convulsiones y explosiones complementarias como reflejo de una crisis irreversible ya puesta en el camino de su estallido final, es un estudio histórico, económico, social y político de este fenómeno. (Hasta aquí la referencia sobre la obra de Araujo). Sin duda dando fuerza al origen histórico del flagelo, pero la sociedad es dinámica y las cosas van cambiando.

   El cáncer de la violencia y los diversos tipos en que se manifiesta, sigue siendo un azote o amenaza a la sana convivencia de la sociedad, claro que no es fácil enfocar elementos de juicio sobre el tipo de comportamiento en una sociedad, donde operan grupos, mafias, organizaciones, cuyo comportamiento genera fuertes convulsiones sociales; la Psicología sería en parte la ciencia que puede profundizar y podría orientar hacia la búsqueda de estudios cercanos a explicar tal vez en forma satisfactoria el comportamiento y la conducta desviada o ‘’mala’’ de los individuos que operan en las distintas formas de violencia, la Sociología otra ciencia que también hace aportes importantes porque sus objetivos apuntan al estudio de la vida social, la influencia del medio ambiente físico y social en el comportamiento humano, el Derecho sus aportes desde el punto de vista de la orientación jurídica y la relación con las leyes sociales, que rigen la conducta sobre los deberes o normas de la sociedad, la Psiquiatría que también forma parte de la ciencia médica que atiende casos de personas afectadas mentalmente por los efectos de las drogas, el Poder Judicial, los Criminólogos, las Autoridades Policiales, también están dentro de las investigaciones y reprimendas de quienes actúan al margen de la ley en materia de violencia y delitos.

   En las décadas del sesenta, setenta y ochenta, la violencia tuvo características muy confusas, porque los inicios del régimen democrático hubo serias confrontaciones violentas, terrorismo político, persecuciones, crímenes, que se originaron por los hechos políticos entre las fuerzas de la derecha y la izquierda,  sobre este tipo de violencia se ha hablado bastante, pero hay que destacar, que también se incrementaron las patotas, los malandrines, la llamada hampa común y organizada, los secuestros, los robos de vehículos, atracos para arrebatar objetos personales con resultados lamentables porque se asesinaba a las víctimas, además de la violencia familiar por los vicios y las drogas ilegales o psicotrópicos alucinógenos que hundieron a muchos jóvenes en fuerte dependencia, tanto que la Prevención del Delito debió llevar a muchos jóvenes  a centros de rehabilitación, en la década del setenta hubo un grupo de psiquiatras, hasta políticos, religiosos, que analizaron los problemas de la violencia, hasta los Medios de Comunicación fueron señalados de incidir en la violencia, sobre todo los medios audiovisuales.

   Horrendos crímenes se cometieron es esas décadas, claro que no de la dimensión del perfeccionamiento y la adquisición de sofisticadas armas de hoy día, por quienes han venido evolucionando y perfeccionando la manera de atracar, robar, matar, sorprender porque esta es la estrategia más utilizada por el crimen en la oscuridad de la noche, sorprenden después que hacen minuciosos seguimientos con mucho sigilo. ‘’Cuatro Crímenes Cuatro Poderes’’, obra de Fermín Marmol Leon, (1978), quien desde el prisma psicológico, sociológico y psiquiátrico, este narra estos trágicos crímenes como si de una novela policiaca de las grandes mafias que la televisión recoge para publicarlas en forma de películas de violencia devenidas del norte, y por cierto con mucha aceptación, hasta se dice que es una especie de escuela del crimen, porque ahí aparecen las distintas formas y habilidades para matar, claro que también el genio de los investigadores, que descubren crímenes de todo tipo, hasta de psicópatas homicidas. Marmol se refiere con mucha certeza a los cuatro poderes: LEGISLATIVO, ECLESIÁSTICO, EL PODER MILITAR Y EL PODER ECONÓMICO. No señaló el poder político, también convertido en un acecho del ayer y del hoy día, pues ya para esa época existía el crimen político y con mucha frecuencia, gravedad e impunidad.

   En Octubre de 1984, en Diario El Espacio de Barinas, escribimos: CAGUA Y SAN JOSÉ, escenas dantescas: Las páginas de sucesos de la prensa capitalina han recogido en estos últimos días, hecho criminales que reflejan cuadros que ponen a pensar a mucha gente sobre el normal desenvolvimiento de una sociedad, que de hecho condena todo intento por eliminar del mapa geográfico a inocentes víctimas por parte de jóvenes desquiciados y con la tendencia criminal de acabar hasta su propia familia.

   El crimen de San José, en Caracas, cometido por un sobrino de la occisa y los compinches que este buscó para asestar el golpe mortal contra su propia tía, para robarle sus pertenencias; en similares condiciones se cometió otro crimen en Cagua, Estado Aragua para despojarlo de dineros o propiedades. Tiempos recientes también nos hacen recordar otras muertes causadas por familiares de sus víctimas, sucesos violentos con crímenes suceden cotidianamente, los medios de comunicación se hacen eco de los problemas que causa la delincuencia, pero estupor  y pánico causan los crímenes entre la misma familia, y cabría el dicho popular, que dice: cuando el perro muerde a su amo, que queda para otros.

   El tema de la delincuencia, de la inseguridad personal, del hamponato organizado, del consumo de sustancias alucinógenas propagadas por grupos o bandas que acumulan grandes fortunas y se dedican a este negocio ilícito y aprovechan la ignorancia  y debilidad de la juventud, no preparada para resistir estas lacras sociales, el imperio de los reales a costa de la sangre, aun de la propia familia, esto pone los pelos de punta y nos da una idea de cómo se está conduciendo, la formación, educación, valores morales, con marcadas deficiencias, cuando debiera predominar la necesaria guía y disciplina tan necesaria desde el hogar y que luego la escuela lo complementa y orienta para crear los hábitos indispensables que formen la conducta de las futuras generaciones. La descomposición social que está afectando a gran parte de nuestra vida diaria, debe llamarnos a la reflexión, para luego poner en práctica medidas que conduzcan al restablecimiento de la paz, basta de proyectos irrealizables, planes transitorios, que solo son paliativos temporales que arremeten contra las aberraciones criminales de desquiciados sociales.

   Cuando el río se desborda los estragos o daños muchas veces son irreparables, valga la comparación  como ejemplo, lo que significa que si no hay medidas efectivas, planificadas y constantes, después será demasiado tarde, medidas deben de haber, pero hasta ahora la carrera la ganan los tocados por la mala conducta; sociólogos, psicólogos, criminólogos y otras tantas personas han opinado y hecho propuestas, pero todo queda ahí en puras intenciones. ¿La delincuencia producto de qué? las respuestas las pueden tenerlas quienes ostentan el poder de decisión y los mecanismos legales para poner en acción medidas pertinentes. El cuadro dantesco producto de todas esas acciones criminales, porque cada día, en un lugar cualquiera, seguirán habiendo víctimas. Estadísticas hay en bibliografías sobre la Miseria en Venezuela, Estudios Sobre Pobreza Extrema, de los mismos censos se desprenden los graves problemas del hacinamiento, de problemas de salud, de agua, de electricidad y otras carencias de servicios públicos.

   En Diciembre de ese mismo año hubo un vil asesinato en Barinas contra el Profesor Rodolfo Monsalve, educador que durante más de 10 años sirvió con decoro y honestidad la docencia en Barinas, venido de las tierras andinas, se arraigó en suelo llanero, la comunidad estudiantil y de educadores sintió la forma vil en que fue asesinado por unos renegados del fenómeno delictivo, que penetraron en las aulas donde este impartía su clase, los muchachos bochincheros, burlones agredían al profesor que exigió respeto, pero los insaciables jóvenes cumplieron sus amenazas, envenados por la sed de violencia; sin embargo no sospechó el educador que estos se atreverían a quitarle la vida, el crimen organizado una vez más daba de baja al docente, jóvenes menores de edad que hacen de las suyas, influenciados o alucinados por les efectos de las drogas, así acabaron con otra vida en forma violenta y premeditada.

   Hago un alto para insertarlo aquí como noticia veraz, de actualidad y de última hora, escribiendo sobre este tema, cuando una familia muy amiga de Barinas, precisamente de la década del setenta cuando fuimos compañeros de trabajo, y aún mantenemos comunicación, lo que yo llamo amigos o amigas de a verdad, como la Obra de aquel aviador ruso Alexis Meresiev, ‘’Un Hombre de a Verdad’’. Pues bien, recibía la mala noticia que los enemigos de lo ajeno y de la vida, les dejaron en la calle, penetraron a su residencia y arrasaron con todo, hasta con vehículos, y milagrosamente salvaron sus vidas, estos por lo menos en este acto se acogieron al precepto no matarás, es la secuencia desde décadas de este grave flagelo y que cada día toma más auge, que ha dejado a miles de familias en los sentimientos profundos de perder a sus seres queridos, afortunadamente estos volvieron a nacer,  es como la transmisión de la noticia a través de las ondas electromagnéticas del espacio, reservo mayores detalles de este hecho por razones obvias, pero así estamos, la responsabilidad del combate de este mal, es de toda la sociedad, pero son los conductores políticos de todas las tendencias, la Iglesia, los gremios, las organizaciones empresariales, todos los poderes: Ejecutivo, Judicial, Legislativo, Municipal y Moral, las Universidades inclusive, los mismos Medios de Comunicación que por ley deben contribuir a educar y dictar pautas de moral, todos y todas, deberían formar cohesión para buscar fórmulas que minimicen estas taras sociales que agobian y causan desasosiego en todas las comunidades del país.

   Y lo que, con dolor percibimos es que los liderazgos políticos, es decir los poderes, que todos son gobierno, mandan las peores señales de los malos ejemplos, porque a través de los medios de comunicación, hacen las crónicas de sus peleas estériles, de las des virtudes, el pueblo les da la confianza del voto, y una vez que se posesionan de los cargos hacen todo lo contrario, no luchan por resolver los problemas del pueblo, actualmente problema económico, muy grave,  problema de inseguridad y violencia, gravísimo, corrupción por parte de los malos hijos de la patria,  burocracia, diatribas políticas de baja ralea, siendo todos gobierno, porque no nos digan que el Poder Legislativo en AN no es gobierno, tienen gobernaciones y alcaldías, tanto que ya hablan de incrementarse sus sueldos, y cobran por los fondos del presupuesto nacional, entonces son gobierno, digan las verdades, y el Poder Ejecutivo, debe también encontrar la estrategia para buscar la solución al grave problema cambiario y sepultar el dólar ‘’negro’’ o ilícito que es el que pone las condiciones de compra y venta, tampoco ha sido diligente para conseguir la fórmula y derrotar la cadena o causantes del problema económico, a pesar de tantos asesores, y también sugerencia de ciudadanos, que por aporrea hacemos críticas pero también propuestas, pero nada la nave sigue a la deriva, y el pueblo paciente aún confía en que el politiqueo se convierta en sana política.

   Estos problemas del mal ejemplo entre los llamados líderes políticos y demás fuerzas activas del país, que se quedan al margen del problema, la Iglesia Católica, las Universidades, sus aportes en este sentido poco se escuchan, de toda las colchas de retazos de los partidos que se unen para llegar al poder con el voto del pueblo, hagan ciencia política, sus malos ejemplos al tener 18 años en fuertes diatribas, donde la gobernabilidad se ha visto anarquizada y por ende reina la impunidad, sirviendo de caldo de cultivo para que la violencia haga de las suyas, pues en río revuelto ganancia de pescadores, reza el dicho popular, así que mientras los conductores políticos sigan en esas ondas de las bajas pasiones políticas el país y la sociedad seguiremos sufriendo las consecuencias de sus malos ejemplos.

 ANÁLISIS SOBRE LA VIOLENCIA EN EL TRANSCURRIR DEL TIEMPO.

   Estudiando en la Universidad de la Tercera Edad en Valencia 1988, realizamos un trabajo sobre la delincuencia, que algunas de esas líneas trnascribimos en este artículo como otras referencias históricas, válidas para quienes de alguna manera desean conocer o indagar sobre algunos orígenes de la violencia partiendo desde 1958, porque no es el caso remontarnos al origen de la violencia, que sabemos apareció con el hombre en la vida, pero ya sería meternos en la Historia Universal, que bastante violencia registra; referimos los últimos 57 años, tema complejo pero que sigue siendo el dolor de cabeza del Estado, sus gobiernos y la sociedad en general, porque el problema de la violencia se ha venido incrementando en la misma forma en que ha ido creciendo la población demográficamente, y en la medida que las hordas delincuenciales de diversas formas ha ido perfeccionando la forma de cometer delitos, ahora el paramilitarismo, los mercenarios, formas foráneas que han llegado a penetrar en la geografía nacional, y hasta dentro de la ideología-política muchos se aprovechan para mezclarla y sacar provecho precisamente político, cuando todos y todas las organizaciones partidistas debieran formar parte de aportes y posibles soluciones contra este flagelo.

   Obviamente que adentrarse en el complejo mundo de la ‘’Delincuencia como tema de análisis, sería materia para especialistas, pero también es cierto que cada ciudadano que sienta la patria, que tenga responsabilidades familiares, de trabajo, que sea padre o madre no se puede permanecer indiferente en momentos cruciales, que llaman a clamar por soluciones dentro de un equilibrio social, moral, económico y donde el peso de la justicia se haga sentir sin discriminaciones de ninguna clase.

   Aquí mucha gente habla de la delincuencia, los especialistas discuten y analizan las causas, las autoridades encargadas de velar por la seguridad de la ciudadanía también hacen sus observaciones, sus planteamientos, el común del pueblo opina utilizando sus propios argumentos, la comunidad religiosa aportan sus inquietudes dentro del campo espiritual. El problema de la delincuencia es complejo, sus raíces indeterminadas; sin embargo la miseria en Venezuela, el hambre, el desempleo, la pobreza marginal, el hacinamiento habitacional, la desasistencia médico-hospitalaria, la pobreza educacional, los vicios, las drogas, la niñez abandonada, la pérdida de los valores morales en muchos hogares, y otros factores se le cargan como responsables del flagelo. ¿Pero acaso no existe delincuencia en las altas esferas sociales? Hijos mimados, hijos de los privilegios que todo lo tienen, y también se descarrilan y caen en los vicios, porque andan con los bolsillos llenos de dinero, carros lujosos, estos abandonan sus estudios, dedicándose al ocio y la vida fácil, yendo a parar a los rediles de la delincuencia.

   El mundo de la delincuencia es un intrincado callejón sin salida, en una sociedad incontrolada, a pesar que se exaltan tanto los postulados democráticos como mejor sistema de gobierno, pero democracia con libertinaje,  con anarquía, cuando las leyes se convierten en letra muerta o aplicadas con resaltantes discriminaciones, en ese sentido poca coherencia ha habido para luchar contra este grave flagelo social, que no respeta el derecho a la vida, porque se roba y mata, se viola y se mata, se secuestra y se mata, se atraca y se mata, todo es un cuadro que conforma la confusión en la familia y el hogar, en la vecindad, en el barrio, la urbanización, en la aldea, no escapan a que la violencia se propague y se extienda como un enjambre de vampiros, pues sin entrar en detalles cuantitativos, estadísticos, que los hay, solo observamos lo cualitativo del problema, que es del conocimiento público porque los medios de comunicación lo difunden a los cuatro vientos, el delito toca todos los niveles y se presenta en muchas formas, lo cierto es que su desbordamiento lo hace incontrolable.

   El auge delictivo se ha incrementado con el abuso y comercio ilícito de las drogas, su dependencia en sectores de la juventud, y auspiciada por altos intereses económicos organizados en mafias, que logran burlar la justicia, son tantas las ramificaciones internas y externas, que se distribuye y comercializa, las autoridades especializadas en el combate antidrogas no alcanzan a controlar el narcotráfico, y pensar que estas drogas se producen en la vecina Colombia, de donde ronda por el mundo, el norte resulta ser un buen receptor para la comercialización de las sustancias psicotrópicas, que hacen mella en los jóvenes que son en su mayoría los que actúan en el delito, las consecuencias y efectos en los jóvenes, que quedan atrapados y sometidos a la dependencia, quienes poco a poco pierden el control y bajo los efectos alucinógenos son capaces de cometer los crímenes más horrendos.
¿Qué exige de nosotros el principio de conservación? Primeramente respetar la vida. Evidentemente está prohibido al hombre destruir a sus semejantes o destruirse así mismo, ‘’No matarás’’, prescribía ya el Decálogo. Sin duda, existen muchas maneras de matar, la actual civilización ha inventado las formas tecnológicas y sutiles del asesinato, que nuestros antepasados bárbaros no hacían, el médico mercantilista y que se olvida del juramento hipocrático y descuida a sus pacientes, siempre se reseñan casos de muertes por desidia médica, el político que se confabula con fabricantes de licores o traficantes de drogas, o se vale de su condición de líder para transarse en negocios ilícitos o se presta para entorpecer el camino de la juventud o la sociedad, además hay muchos que hasta hacen alianza con mafias criminales para sacar provecho político, actúan en la oscuridad de la noche, el patrono que en forma despiadada fuerza al trabajador(a)  a trabajar en jornadas o condiciones inhumanas, como los profesionales que se desvían de su ética para prestarse a quebrantar normas sociales, o los que investidos de poder por la voluntad del pueblo, o nombrados acorde a las leyes, se prestan para usurpar los dineros públicos u otros despropósitos reñidos con la ética y la moral.

   Destruir la vida está prohibido y las leyes lo condenan, pero ahoga la felicidad humana, entorpecerla, alterarla, intranquilizarla, también son delitos, que esta sociedad suele cometer muy a menudo, no olvidemos que padres y madres que no cumplan con sus papel de educar a sus hijos y les privan de una buena formación, que les dará un futuro de bien, es una manera de dejar que el delito se apodere de estos, el educador que impone a sus alumnos métodos y enseñanzas improductivos, atiborrados y desviados de sus objetivos y responsabilidades es manera de sembrar la semilla del delito, los jóvenes que no respetan a sus padres y mucho menos a los mayores, pueden estar poseídos de conductas desviadas, carentes de rectitud y de hecho conducen a comportamientos peligrosos. Otras formas de delito que se auspician con el aliento de la CALUMNIA, LA BURLA, EL ODIO, LA ENVIDIA, LA DIFAMACIÓN, EL DESPRECIO, LA INJUSTICIA, LA MALEDISCENCIA, la injusticia al acusar a alguien de un delito no cometido, tras las rejas hay inocentes, que han sido llevados al delito por la acción u omisión de jueces y autoridades, aunque la sociedad suele subestimar los actos injustos, estos sin embargo son formas de alimentar la violencia, el crimen y la delincuencia, que cada día se organiza para fortalecer sus tentáculos.

   Son estas apreciaciones extraídas del andar, de esfuerzos, preocupaciones, lecturas extraídas de investigaciones científicas, como la obra de Alexis Carrel, ‘’ La Conducta en la Vida’’, bibliografías del crimen, las noticias, informaciones, artículos de opinión insertados en medios de comunicación, por criminólogos, como el doctor Gómez Grillo, Psiquiatra como el doctor José Luis Vetencourt, algunos sacerdotes, que aunque tímidamente han alzado su voz y contribuido con estudios, en página de opinión del Diario el Nacional aportan sus conocimientos, y otros tantos conocedores de la materia. Finalmente concluimos este análisis de finales de la década del 80, que las bibliografías sobre el delito contemplan, material de investigación policial existe, leyes también, falta la voluntad y la unión de todos los sectores y organizaciones sociales para trabajar contra la violencia y todas sus formas, aunque se percibe mucha incoherencia, mucha anarquía, carencia de autoridad y cumplimiento de las normas, lo que abren caminos al mundo de la delincuencia como un azote social sin remedio ni cura.

LAS CÁRCELES ANTROS DEL VICIO

   El hacinamiento penitenciario, junto a una justicia pasmada, unas leyes, más letra muerta que viva, la desidia, el pensar en que los antisociales son desechos de la sociedad y así son tratados, como despojos humanos, todos estos centros de reclusión también son propagadores de la violencia interna y externa, porque las mafias del hampa organizada tienen sus tentáculos dentro y fuera, además que las policías o fuerzas de custodia carcelaria, también han sido tentados por los delitos del gran negocio de las drogas y las armas, el hacinamiento produce motines de proporciones muy lamentables, a cada rato aparecen reclusos muertos por la violencia interna, el sistema penitenciario debiera ser objeto de grandes transformaciones donde se cumpla el principio educativo de la regeneración de los reclusos, porque hasta ahora la acción es todo lo contrario, son antros del vicio y la muerte.

   El sistema jurídico debe ser objeto de reformas sustanciosas, para que los juicios se cumplan de acuerdo a la jerarquización de los delitos, los centros penitenciarios debieran ser grandes extensiones de tierra aptas para las labores agropecuarias, donde reclusos y reclusas, trabajen la tierra, ganen para su sustento, el de la familia y el de las comunidades, no es posible que los presos estén en hacinamiento, ambiente propicio para el aprendizaje y planificación de más delitos, sobre todo aquellos jóvenes que caen en ese antro y en vez de regenerarse, el efecto es contrario, Venezuela cuenta con grandes extensiones de tierra de propiedad de la Nación, muchas de estas improductivas podrían entrar dentro de un programa adicional a la Reforma Agraria, también habría espacio para escuelas artesanales, para oficios de herrería, mecánica, plomería, albañilería y el país aprovecharía estos oficios para contribuir al desarrollo, pero como prioridad las labores agropecuarias, que bastante se necesitan, pues aquí la alta dependencia de las importaciones alimenticias es una karma que viene afectando el desarrollo del país.

LA VIOLENCIA EN LOS ÚLTIMOS 17 AÑOS

   Para nadie es un secreto que a partir de 1999 comienza a tener marcadas tendencias de tipo político, nos echamos un vistazo por las estadísticas que aparecen en Internet, y hay quienes en forma tajante refieren que en años de Revolución la violencia ha dado saltos abismales y causado diversidad de formas de actuar, y políticamente se responsabiliza al nuevo modelo de gobierno, sin mirar atrás, las estadísticas así lo enmarcan, incluso colocando a Venezuela por encima de Colombia y México, estadísticas que cuesta darles la auténtica certeza por cuanto al tratarse de intereses ideológicos-políticos, siempre cada quien hala para sus intereses. No obstante es innegable que el incremento de este flagelo ha sido progresivo, a pesar de los esfuerzos que a nivel policial se han realizado, la creación de la Policía Nacional Bolivariana, la compra de vehículos, armas, aumentos presupuestarios, de salarios y sueldos, y que esta Policía abrió muchas espectativas, porque egresaría de aulas universitarias, además tendría el apoyo de la Policía Científica y de la GNB, pero la realidad nos aleja de lo que creíamos sería el fin de tanta inseguridad.

  En Venezuela desde la gran parodia de la democracia, se han invertido incuantificables sumas de dinero para dotaciones materiales a los cuerpos de seguridad, armamento sofisticado, patrullas, motos, camionetas, automóviles, buses, que después paran en los grandes depósitos de chatarra. La sociedad exigía policías preparados, que estuvieran a nivel académico, porque se decía que los policías apenas eran alfabetos, y la Revolución creo la Universidad de la Seguridad, y ya unos cuantos egresados ha caído en el vicio y el delito, algo así como paradójico, supone que algunos ingresados y egresados de esa Universidad ya llevaban el virus de conducta desviada, otros tantos jóvenes policías han sido víctimas del hampa y han caído bajo el rigor de las balas, la GNB, también, y como paradoja a más aprendizaje, también se han ido desviando de su regia disciplina militar y algunos de sus miembros ha ido a manos de la justicia por violar su juramento el ‘’Honor es su Divisa’’, además de los que han caído en el cumplimiento de su deber a manos de paramilitares o bandas armadas del delito o el narcotráfico, a quien por cierto combaten con todos los riesgos.

    El fenómeno de la delincuencia, cada día con nuevos elementos para las acciones delincuenciales, que logran superar las estructuras del burocratismo, la ineficiencia, la corrupción por parte de los malos hijos de la patria, que llegan a ejercer altas responsabilidades en la Administración Pública y traicionan sus principios, juramentos, y el tráfico de influencias, compadrazgos personales o políticos les han permitido enriquecerse al calor del erario público, cuantos corruptos en la completa impunidad en la 4ta, República, y cuantos que traicionaron la confianza del liderazgo supremo del Comandante Chávez, que les brindó oportunidades y por allá en el exterior están como prófugos de la justicia, también necesario es agregar los de la otra corriente, que han sido y son gobierno y también administran fondos públicos y hay quienes se han ido a los paraísos fiscales de disfrutar de sus dineros de fácil adquisición, entran los que estafaron la República de unos cuantos millones de dólares al calor de CADIVI.

  La violencia sigue siendo un dolor de cabeza para las pocas fortalezas que quedan a la Revolución Bolivariana, porque ya por debilidades en brechas permitidas se permitió perder el poder legislativo de la AN, y quien duda que la guerra económica, patrocinada por los monopolios que no fueron tocados tal como la CRBV lo indica, y estos con el 70 por ciento del control de la producción, o no tanto la producción el monopolio de las importaciones lograron debilitar la estructura económica del Estado con el Dólar Today y el Poder Ejecutivo y sus asesores en más de tres años no han dado tiro en blanco para solucionarle los problemas creados al pueblo con la escasez, la especulación, un sistema cambiario obsoleto, y con un dólar ilegal fortalecido para todas las transacciones comerciales, que el pueblo realiza para satisfacer sus principales necesidades, ya sobre este tema hemos abundado bastante, y cada día leemos más sobre este problema muy puntual, que es el gran golpe a nuestra moneda con ese dólar paralelo.

   El problema económico que está en las manos de las dos corrientes políticas de influencia en el país su solución, el pueblo sabe que es así, y esperaba que habiéndole dado el voto de confianza a la colcha de retazos de la oposición estos de inmediato tendrían la propuesta para acordar con el Gobierno Nacional el fin de la guerra económica, pero no se arreciaron los enfrentamientos y el problema se viene agravando con el alza en forma aberrante de los productos de primera necesidad y de todas las cosas necesaria para el vivir cotidiano, así que el país está dividido en dos hegemonías al parecer irreconciliables, que nos llevan por un despeñadero muy peligroso.

   Estos graves problemas también son causas y efectos de la delincuencia, porque como negar que los robos se han incrementado ante esta difícil situación, se adentran en residencias y buscan prendas, dinero, hasta moneda verde, se llevan vehículos, los desvalijan y venden por repuestos, porque estos no se consiguen en el mercado y si los hay a precios prohibitivos, se roban las baterías, los repuestos, las computadoras, los cauchos y todo lo que puedan llevarse el hampa organizada, dejan a familias de la ya relativa pobreza en la calle, porque no pueden recuperar los daños ocasionados económicamente.

LA VIOLENCIA POLÍTICA HA ARREBADO MUCHAS VIDAS EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

   La crónicas de muertes anunciadas y muertes consumadas por las acciones de la parapolítica, el terrorismo, la guerra psicológica, la paranoia colectiva, la propaganda del terror y el miedo, que lamentablemente el poder mediático se hace portavoz defendiendo los intereses ideológicos-políticos-culturales, y difunde por el mundo con odio, intriga, deslegitimaciones de líderes políticos, calumnia, difamación, falsos testimonios, montajes, guerras de intriga lanzada por las llamadas redes sociales, es peor que una guerra frente a frente confrontando ideas con honestidad y verdades, esta guerra con nombres como de quinta o cuarta generación, o guerras convencionales, son las que reúnen el cinismo o la hipocresía, porque se lanzan las piedras y se esconden las manos, nadie se hace responsable, es lo que se hace en la oscuridad de la noche.

   Testimonios del terrorismo político, de la parapolítica, del sicariato, es lo que más resalta en la violencia de los últimos años, los más de 200 campesinos asesinados por sicariato, dirigentes políticos afectos a la revolución sacrificados por sicariato devenido de altas esferas intelectuales de la política, que su intolerancia y obnubilación les lleva a privar de la vida a sus adversarios. Escribimos estas líneas vertidas en  diversas fuentes VTV, la Web, Iguana TV y Aporrea, el mismo gobernador del Estado, hizo el anuncio de la muerte de este luchador social, lanzan la triste noticia del asesinato por sicariato del diputado suplente del Consejo Legislativo del Estado Táchira, César Vera, que cumpliendo con sus labores políticas encomendadas en frontera como militante Tupamaro, fuera vilmente acribillado en las primeras horas de la noche del jueves Santo en la población de Ureña, Estado Táchira en frontera con Colombia, crimen atribuido al paramilitarismo político.

   Sería larga la cronología de los asesinatos políticos producto de la intolerancia y muy lejos de la filosofía democrática y el ordenamiento jurídico, ya es un hecho de la cotidianidad, las numerosas muertes ocurridas en los últimos años producto de la violencia política en sus multiplicidad de manifestaciones, tema preocupante porque además del crimen del hampa organizada y también dentro de tantas maneras de delinquir y afectar a la sociedad, para colmo desde la misma dirigencia políticas se permite desviar la doctrina de una real democracia, donde todas las corrientes del pensamiento deben armonizar para una sana convivencia social, y no caer en las desproporciones de los malos ejemplos, que se está recibiendo actualmente, sabemos que, tan solo porque al poder llegó una Revolución, que fue penetrada y debilitada, para quedar como una revolución de las fantasías, porque desde sus comienzos no se arrancó con la fuerza de la ley y el poder soberano, se dejaron muchas brechas y el adversario se adentró y ha vuelto por sus intereses que defiende a vida o muerte.

  En ese sentido todas las formas de violencia e inseguridad son una amenaza al sosiego de la sociedad, y esta debe declararse en emergencia para buscar horizontes que iluminen los caminos de una República de progreso, de independencia, de soberanía, de producción, de armonía, de acuerdos nacionales para el bien y la justicia, que el Poder Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial y el Moral, consensen y acojan los senderos de las leyes, y que la Iglesia, las Universidades, los Gremios, los Sindicatos, los Empresarios, los Campesinos, la Sociedad en general sin distingos se cohesione en una unidad psicológica para que predominen las normas legales y se retome la sensatez, hasta ahora lo que se observa es la indiferencia, pareciera que la patria no tiene dolientes o que estos fueran solamente los grupos políticos y de poder, dónde está la inteligencia del ser humano como privilegio natural, que deje de prevalecer el pensamiento Troglodita y obnubilado, solo así, apartando las exacerbadas pasiones, debilidades e inconsistencias, podemos salir a flote.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 990 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teodoro Guerrero Salas

Teodoro Guerrero Salas

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /ddhh/a225145.htmlC0http://NON-VEca = .