Comunicado por los hechos acaecidos en comunidad Yanomami Irotatheri

Ante los hechos que vienen aconteciendo en el Estado Amazonas, en el Municipio Alto Orinoco, donde se produjo una nueva masacre al pueblo Yanomami de la comunidad Irothateri, en las cabeceras del río Ocamo, el Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas
(GTAI), grupo de investigación académica y de acción social adscrito al Centro de Estudios
Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL), de la Universidad de Los Andes en
Mérida, Venezuela, desea expresar lo que sigue:

1.- Que desde el 27 de julio de 2012 la organización Yanomami Horonami denunció ante la
52 Brigada de la Guarnición Militar de Selva con sede en Puerto Ayacucho, la presencia de
garimpeiros y la quema de dos Shaponos Yanomami en la comunidad de Irotatheri.

2.- Que el 27 de agosto de 2012 de nuevo la organización Yanomami Horonami solicitó
ante la Fiscalía Superior del Estado Amazonas, el esclarecimiento del “…asesinato de un
grupo indeterminado de indígenas Yanomami…” en la comunidad de Irotatheri.

3.- Que en la misma fecha las organizaciones indígenas de base del Estado Amazonas
aglutinadas en la Coordinadora de Organizaciones Indígenas del Estado Amazonas
(COIAM), hizo un pronunciamiento público sobre la masacre de indígenas Yanomami
ocurrida en el Alto Orinoco.

4.- Que en fecha 27 de agosto de 2012 la organización Yanomami Horonami introdujo
igual denuncia en la Defensoría del Pueblo Delegado del Estado Amazonas.

5.- Que para nadie es un secreto que el pueblo Yanomami es uno de los grupos indígenas
más vulnerables de nuestro país y que distintas instituciones a nivel nacional e
internacional, desde hace mucho tiempo, vienen denunciando su condición de extrema
fragilidad.

6.- Que esta nueva masacre ocurre casi veinte años después de la matanza de Haximú la
cual, en el ámbito del sistema interamericano de protección de los derechos humanos,
estableció responsabilidades al Estado venezolano y cuyo resarcimiento ha venido siendo
cumplido por el actual gobierno nacional.

7.- Que desde la muerte en el año 2008 del Cacique Yukpa Manuel Romero Izarra, quien
fuera padre del Cacique Yukpa Sabino Romero, existe hasta hoy en día una peligrosa
tendencia y manifestaciones perversas de genocidios silenciosos donde las culturas
indígenas tienden a desaparecer.

8.- Que si bien la masacre fue llevada a cabo por garimpeiros transnacionales el Estado
tiene el deber de investigar para evitar cualquier complicidad.

9.- Que lamentablemente todo esto ocurre porque el Estado venezolano sigue sin entender
el carácter de la demarcación, el contenido del artículo 119 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela (CRBV) y el derecho al territorio de los pueblos y
comunidades indígenas del país, el cual se fundamenta en las condiciones necesarias que
deben ser creadas para garantizar sus formas de vida.

10.- Que resulta insólito e incomprensible que el Estado venezolano entregue títulos sin
demarcaciones previas o que, luego del reconocimiento de las tierras indígenas, enseguida
se inicien asesinatos contra indígenas quienes son sujetos de derechos territoriales.

11.- Que existe una alarmante espiral de violencia en los territorios indígenas la cual cada
vez más resulta incontrolable por parte de las autoridades nacionales dando cuenta de un
enorme vacío institucional en las zonas indígenas.

En virtud de lo antes expuesto y por el compromiso del GTAI con los pueblos y
comunidades indígenas del país, propone:

1.- La conformación de una comisión de alto nivel con representación de las organizaciones
indígenas de base amazónicas aglutinadas en la COIAM, especialmente de la organización
Yanomami Horonami, para que haga una averiguación de manera imparcial y profunda que
llegue hasta la zona de los acontecimientos, es decir a la comunidad de Irotatheri, pues la
comisión encabezada por la Ministra Nicia Maldonado sólo llegó a la comunidad de
Momoi la cual se encuentra a cinco días de camino del lugar de la masacre.

2.- La validación inmediata de todos los procesos de autodemarcación realizados por los
pueblos y comunidades indígenas de Venezuela.

3.- La creación de las condiciones necesarias, de conformidad con el artículo 21 de la
CRBV, para que aquellos pueblos y comunidades indígenas del país que aún no hayan
realizado su autodemarcación puedan iniciarla en tiempo perentorio.

4.- Darle rango Presidencial a la autodemarcación para su pronta materialización sirviendo
de soporte a la demarcación, y que ella a su vez se sustente en Planes de Vida definidos y
construidos desde la propia cosmovisión indígena.

5. La disposición del GTAI, como lo ha hecho hasta ahora, junto a otros expertos y aliados
nacionales de los pueblos y comunidades indígenas del país, a facilitar cualquier proceso de
apoyo, mediación y construcción de consensos entre partes interesadas, para la definitiva
realización de los derechos territoriales indígenas en Venezuela a objeto de que estos dejen
de ser derechos pendientes.

En Mérida, Venezuela, el 4 de Septiembre de 2012

Profesor. Vladimir Aguilar C.I. 8036801

Profesora. Linda Bustillos C.I. 15954710

Abogada. Betty Cañas C.I. 16933747

Politóloga. Lucia Valeri C.I. 15755779

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2491 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Pueblos Indigenas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Pueblos Indigenas

Otros artículos sobre el tema Demarcación de tierras indígenas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Demarcación de tierras indígenas

US Y /ddhh/a149637.htmlCUS