Por la Unidad del Movimiento Sindical y el triunfo del Presidente Chávez

Encuentro Nacional Sindical de Marea Socialista se celebrará este sábado en Caracas

Credito: Prensa Marea Socialista

Credito: Prensas Marea Socialista

Caracas, 2 de agosto de 2012.- Marea Socialista, Corriente política de militantes del PSUV, realizará un encuentro nacional sindical este sábado 4 de agosto en Parque Central, Caracas.


Encuentro Sindical Nacional 
POR LA UNIDAD DEL MOVIMIENTO OBRERO
Y EL TRIUNFO DEL PRESIDENTE CHÁVEZ

Introducción

Marea Socialista ha convocado a su Encuentro Nacional Sindical para debatir y resolver sobre importantes problemas que afectan la vida de los trabajadores. El mundo y el país están atravesando momentos decisivos. En Venezuela hoy la tarea principal es aportar desde las filas del movimiento obrero y sindical al triunfo del Presidente Chávez el 7 de octubre. Sin embargo, no podemos perder de vista la crisis mundial del capitalismo que ya nos afecta y que a futuro nos afectará más.

En este marco de crisis económica mundial y pelea política electoral tendremos que defender las conquistas alcanzadas por los trabajadores en el proceso bolivariano y hasta las de sus propias convenciones colectivas. De aquí proviene la importancia fundamental de la unidad del sindicalismo bolivariano en esta etapa.

Entonces, estamos enfrentando una batalla política fundamental: las elecciones del 7 de Octubre. Elecciones que no hay que tomar con triunfalismo. Hay que hacer en ellas un importante esfuerzo para asegurarnos la victoria.

1.- La lucha por la unidad del movimiento sindical venezolano

Desde noviembre del año pasado se ha lanzado la construcción de una nueva central sindical bolivariana. Frente a este hecho Marea Socialista como integrante de la UNETE, decidió impulsar firmemente la lucha por la unidad de todos los sectores obreros del proceso revolucionario. Planteamos al interior de la UNETE la necesidad de tener una política unitaria con la nueva central y llamamos públicamente a la conformación de una intersindical para la lucha.

Desarrollamos una campaña explicando la necesidad de dar la batalla por la construcción de un nuevo modelo sindical y de una Constituyente de los Trabajadores. Decidimos que la ubicación de nuestros dirigentes era en la central donde sus sindicatos y federaciones decidieran integrarse. Y, como centro de una corriente, tomar un tiempo para seguir dentro de la UNETE haciéndole un llamado a la unidad, al respeto de la autonomía sindical, a todas las organizaciones sindicales que se reclamaran bolivarianas y al conjunto de la clase trabajadora seguir levantando la bandera de la independencia política como clase.

Desde esa posición, según el desarrollo del proceso de unidad y el de la construcción de las centrales existentes, tomaríamos una decisión final sobre nuestra integración y militancia clasista y revolucionaria como corriente a la central que se considerara más dinámica y con mejores perspectiva de crecimiento. El tiempo ha transcurrido y la urgencia de la coyuntura hace necesario una evaluación de nuestra  actuación. Nos toca decidir democráticamente nuestra ubicación como corriente y definir cuál es esa central, pero sobre todo la importancia de este Encuentro de Marea Socialista es precisar la política con la que vamos a luchar.

2.- El fracaso del relanzamiento de la UNETE 

En septiembre de 2009 en el salón Simón Bolívar de la Universidad Bolivariana en Caracas, con más de mil asistentes, se desarrolló un importante debate sobre la necesidad del relanzamiento de la UNETE; se conformó el Equipo Nacional de Trabajo; se resolvió la convocatoria nacional a elecciones para normalizar la central, convocatoria que no se pudo realizar.

La preparación del proceso electoral de la UNETE fue casi la única actividad de los primeros meses, y en ello, todos teníamos muchas expectativas.  Y en función de un profundo debate político se decidió, luego de las elecciones para la Asamblea Nacional impulsar una movilización nacional para reclamar al gobierno entre otras medidas, la reforma de la LOT, la participación decisoria de los trabajadores en las empresas nacionalizadas y recuperadas, la discusión del contrato marco de los empleados públicos y el contrato colectivo del sector salud.

También se reclamó contra la persecución de los luchadores, el sicariato y el funcionamiento pro-patronal de las inspectorías del trabajo, que había llevado a casi 1000 despidos de dirigentes sindicales que teniendo orden de reenganche, no eran aceptados por las patronales. 

La consigna central que asumió la UNETE fue Ni burocracia Ni capital, la que era y sigue siendo la principal consigna de Marea Socialista.  Luego, se llevaron adelante otras dos movilizaciones y otros encuentros y se intentó darle funcionamiento al equipo nacional de trabajo. En este proceso Marea Socialista cumplió un papel fundamental.

Sin embargo, con todo de que las tres manifestaciones fueron muy importantes y reflejaban una necesidad de los trabajadores, tampoco en esta central habían desaparecido los vicios burocráticos del movimiento sindical venezolano. Esto quedó de manifiesto en una política equivocada frente a la evidente conformación de otra nueva central y con los primeros llamados de unidad que se hacían alrededor de ese proyecto organizativo que agrupaba el grueso de las federaciones del país.

En el debate sobre qué hacer sobre este nuevo hecho de la realidad, quedaron en evidencia el sectarismo y la visión de cúpulas de dos de las corrientes de la UNETE: la CTR y la Cruz Villegas. La respuesta de ellos fue: “ellos son incapaces de hacer una central…, ellos tienen 5 años diciendo eso y no han hecho nada…, esos llamados de unidad son falsos e hipócritas…”. Mientras nosotros insistimos en proponer que desde la UNETE hiciéramos una política de emplazamiento  y de llamado de unidad de acción y de unidad orgánica.

Aunque algunas de las federaciones y sindicatos importantes que hacían vida en la UNETE ya para el mes de marzo del 2011, se retiraron hacia la nueva central  sin dar el debate, Marea Socialista insistió en la discusión con una línea unitaria, democrática y para la lucha. De allí salimos solos a realizar  llamados a todos los sectores para la conformación de una Intersindical. Propuesta que serviría y sirve para unir a los actores de ambas centrales  y también a los que no estaban ni están en ninguna de las dos. Política para enfrentar con luchas a la burocracia;  para que con las movilizaciones hiciéramos respetar las reivindicaciones de los trabajadores, defendiéramos el proceso revolucionario y  profundizáramos la revolución.

Llamamos también a la construcción de una Constituyente de los Trabajadores donde se debatiera desde las bases los problemas y las soluciones que para el proceso revolucionario tiene el movimiento obrero. Y al mismo tiempo impulsamos la lucha por un Nuevo Modelo Sindical de democracia obrera. Modelo del que ya empezamos hacer experiencia, como está sucediendo con el sindicato de la empresa ensambladora de automóvil Chrysler y que presentamos como una nueva experiencia a todos los compañeros y compañeras sindicales clasistas.

Con maniobras, y de manera antidemocrática se impidió en el seno de la UNETE el debate unitario, cerrando de manera sectaria los ojos, a la nueva realidad que aparecía en el movimiento obrero. Sin retirarnos de la UNETE, debatimos con los camaradas de Marea en el sentido que la ubicación de los sindicatos donde teníamos influencia era decisión de sus propias organizaciones, objetivamente estábamos tensionados por una nueva central sindical que proponía por ley habilitante que el Presidente legislara sobre la LOT.  Frente a esta situación nos planteamos exigir la presentación de un anteproyecto público de la nueva LOT y que su aprobación se hiciera de manera refrendaria, y al mismo tiempo decidimos esperar como se desarrollaba la nueva dinámica que abria la discusión de la LOT, para debatir y decidir posteriormente reorientarnos de acuerdo a la realidad.  Esta es la razón de este Encuentro cuyo objetivo es plantearnos lo que tenemos que hacer.

Lamentablemente, el rumbo de sectarismo de la CTR y Cruz Villegas se profundizó, llegando incluso a perder la CTR importantes sindicatos y valiosos dirigentes que hacían vida en ella. Se retiraron de esa corriente para incorporarse como independientes a la nueva central. Hoy día con estos compañeros  y con las federaciones y sindicatos nacionales que se han ido de la UNETE, es nuestra intensión empezar un trabajo en conjunto para formar un bloque político en la nueva central. Este es uno de los planteamientos que traemos a este Encuentro donde llamamos a acompañarnos en conjunto para continuar el trabajo por la Unidad de la Clase y la profundización de sus luchas. 

Al sectarismo, al administrativismo y a la falta de visión para reubicarse en otra situación de la realidad (la Unidad y la habilitación de Chávez con respecto a la LOT), es que se debe el lamentable fracaso del relanzamiento de la UNETE nacional. Seguimos reivindicando el intento de poner en la calle una central sindical de lucha y unitaria, como respetamos la dedicación militante de importantes dirigentes de las dos corrientes que quedan en la UNETE y lo mismo que reivindicamos  las experiencias regionales como la del Táchira que se han mantenido de manera autónoma. Pero, llegó la hora de un reagrupamiento de las fuerzas sindicales que estamos dentro del proceso por el reto político que tenemos por delante y por la necesidad de impulsar la mayor unidad orgánica posible.

3.-   La CST una central formada desde las cúpulas

La marca de nacimiento de la Central Socialista de Trabajadores es el acuerdo de cúpulas, fundamentalmente de las Federaciones y Sindicatos Nacionales que estaban alrededor de la FSBT y, por la manera como hizo la selección de sus autoridades. Tampoco hubo en su origen participación democrática desde las bases obreras.

Más allá que en el acto de lanzamiento de la central, el presidente Chávez se comprometió a sancionar por Habilitante la nueva LOTTT, como efectivamente cumplió el 30 de abril pasado, esta central, en los meses que transcurrieron desde su fundación, no  ha desarrollado una dinámica que la muestre encabezando las reivindicaciones más sensibles y que abarcan a millones de trabajadores, como ejemplo están los todavía pendientes los contratos de la Administración Pública y el sector Salud.

Al mismo tiempo somos conscientes que al interior de la central hay dirigentes independientes de la FSBT que buscan un alineamiento común y con los que debemos y podemos trabajar,  pero no nos hacemos ilusiones en relación a los métodos que hasta ahora se han venido desarrollando a su interior ni en relación a la política de su dirección. 

No obstante, es un hecho que esta central ha sabido interpretar, aunque solo sea en su discurso, el reclamo de unidad que surge desde las bases obreras. E hizo suyo el llamado hecho al movimiento sindical en ese sentido por el presidente Chávez. Este llamado a la unidad es al que estamos respondiendo con este Encuentro Sindical Nacional de Marea Socialista.

4.- Una corriente con personalidad política para la batalla por un sindicalismo unitario, democrático y de lucha.

Como corriente sindical y política Marea Socialista tiene una posición clara en relación a la organización sindical del movimiento obrero venezolano. Esto es lo que nos ha dado una personalidad.

Para nosotros los sindicatos y las centrales sindicales son organizaciones de frente único obrero y en ellos deben convivir los todos los trabajadores. Son organizaciones de defensa de la vida de los trabajadores por el simple hecho de ser asalariados y explotados. Piensen como piensen, tengan la religión que tengan y las ideas políticas por las que se inclinen, la nacionalidad de donde provengan, todos los trabajadores, desde nuestro punto de vista, necesitan una organización profesional común.

Marea Socialista se distingue en que lucha por un Nuevo Modelo Sindical que consiste en:

  1. Reafirmar nuestra vocación política como corriente unitaria. Creemos que todos las corrientes podemos convivir en una misma organización sindical, respetándosele a cada una sus puntos de vista y posiciones.
  2. Reafirmarnos como una corriente de lucha contra la burocracia y el capital. En el proceso revolucionario hemos conquistado muchas reivindicaciones y mejoras. Pero esas conquistas, empezando por el proceso mismo y el propio gobierno del comandante Chávez, lo hemos conseguido en la conjunción de las luchas y exponiendo las vidas. Luchando fue que se terminó con la Cuarta República, y se contribuyó a colocar en el gobierno por la vía electoral al presidente Chávez; luchando de manera unitaria lo rescatamos de un golpe de estado y se impidió que cayera con el paro patronal y saboteo petrolero. Luchando enfrentamos los atropellos de la burocracia del Estado y de la patronal capitalista. Y luchando hemos conseguido ir dando pasos de avance en nuestro nivel de vida.
  3. Somos una corriente democrática. Creemos que todas las grandes decisiones que deben tomar las organizaciones sindicales de los trabajadores deben resolverse democráticamente con la participación activa de la base obrera. No son los dirigentes los dueños de los sindicatos ni las centrales. Son los propios trabajadores los que deben decidir cómo actuar, como luchar, como negociar sus reivindicaciones.
  4. Somos una corriente que cree en la autonomía de los sindicatos y las centrales. Marea Socialista  es una corriente de militantes del PSUV y también de camaradas que no son activos militantes del partido. Los sindicatos y las centrales deben manejarse con autonomía del estado, de los patronos y de los partidos políticos. En muchas oportunidades, de manera resuelta y sin ningún  tipo de duda hemos tenido que enfrentar a funcionarios del propio gobierno para defender conquistas y lograr nuevas reivindicaciones contractuales, incluyendo gerencias de las empresas e instituciones del Estado, como a funcionarios pro-patronales del Ministerio de Trabajo.

Nuestro ingreso a la nueva central como corriente, se hace defendiendo esta personalidad  y para dar el debate por nuestros puntos de vista. En ese camino buscaremos confluir y articular con todos los sectores independientes y con todas aquellas corrientes que hoy existen en la central para en conjunto defender estas posiciones.

5.- Por una Intersindical para la lucha por nuestras reivindicaciones

Al mismo tiempo que reconocemos que hoy en día la mayoría del movimiento sindical, sobre todo, los dirigentes de las grandes Federaciones y Sindicatos Nacionales se encuentran agrupados en la nueva central, no dejamos de ver que la UNETE sigue existiendo, así como también una parte muy importante de organizaciones sindicales que no están organizadas en ninguna de las centrales. Por esta razón, seguimos creyendo que es muy importante la convocatoria de una intersindical para la lucha, donde todos juntos podamos dar pasos en las peleas más importantes que enfrentaremos en el próximo periodo.

Igualmente, reconocemos que el movimiento sindical venezolano no agrupa a todos los trabajadores del país. La gran mayoría de los trabajadores no está sindicalizado y muchas veces, por eso mismo laboran en peores condiciones y con peores salarios que los trabajadores sindicalizados. Esos hermanos de clase tienen los mismos derechos y por lo tanto, debemos buscar la forma de organizarlos y mientras eso se logra, debemos acompañarlos en sus reclamos y luchas. Una Intersindical para la lucha es una necesidad real, camino a la unidad total del movimiento obrero venezolano.

6.- Por una Constituyente de los Trabajadores

  1. Es necesaria la refundación del modelo sindical venezolano. Que la mayoría de los trabajadores no estén hoy en día sindicalizados se debe fundamentalmente al manejo burocrático de muchos de los dirigentes. Hay que buscar el camino de una amplia participación obrera para el debate sobre el modelo sindical que necesitamos. También es imprescindible que quede claro, cuál es rol que tienen que cumplir los Consejos de Trabajadores.
  2. El papel obrero en el proceso revolucionario. Es necesario que los trabajadores debatan cual es el papel de la clase obrera en el proceso revolucionario. Tenemos que hacer un balance de las experiencias de control obrero. Tenemos que evaluar la actuación de la burocracia estatal en la administración de las empresas e instituciones del estado y tenemos el derecho como sujeto social del proceso revolucionario de debatir y hacer propuestas sobre cómo tiene que ser nuestra incidencia en los planes de la nación, la demolición del estado capitalista y trasformación revolucionaria de la sociedad.
  3. El modelo productivo y la transición al socialismo. El gobierno del presidente Chávez está promoviendo un debate sobre el modelo productivo que necesitan los trabajadores. La clase obrera y los que vivimos de nuestro salario tenemos el derecho de participar organizadamente de este debate. Somos nosotros la base y el pilar fundamental de la transformación de este modelo productivo basado en la renta petrolera a un nuevo modelo de producción que nos enrumbe definitivamente al desmonte del Estado Burgués y hacia la transición socialista.

Todos estos son debates fundacionales. Los trabajadores tenemos el derecho de participar como clase de ellos. Por eso nuestra propuesta de Constituyente de los Trabajadores.

7.- Vamos con todo por el triunfo del Presidente Chávez

En apenas dos meses serán las elecciones presidenciales. Los trabajadores tenemos un papel fundamental que cumplir. Lejos de pensar que ya ganamos, es imprescindible poner en tensión a las fuerzas sociales que apoyan el proceso. Los sindicatos, con sus dirigentes a la cabeza, tenemos que organizar un plan de participación de las bases para garantizar el triunfo de Chávez donde amarremos los votos conscientemente a favor del Trabajo contra el Capital. Garantizar todas las tareas del plan significa en primer lugar, organizar la participación masiva en la elección, de todos los trabajadores de las empresas en las que hacemos vida. Significa también, participar de las actividades programadas por los comandos de campaña en nuestras empresas, comunidades y parroquias. Significa también garantizar con la participación como testigos de mesa y todo lo que haga falta para asegurar el triunfo de Chávez. Pero, haciendo todo esto, es fundamental que le dediquemos tiempo al debate del plan de gobierno presentado por nuestro candidato. Y no solo al debate, también a la elaboración de propuestas para que sean entregadas al presidente Chávez para que las tenga en cuenta y seguir organizados y pendientes de que estas se cumplan a cabalidad y a tiempo.

8.- Ingresamos a la nueva central para pelear por nuestra política

Nuestro ingreso como corriente a la nueva central es para disputar con nuestra política. Para lograr hacer un bloque que refleje las aspiraciones democráticas y de lucha de los trabajadores venezolanos contra la burocracia y el capital. Estamos entrando a una nueva etapa del proceso revolucionario. La situación mundial nos obliga a prepararnos para grandes batallas. La organización es fundamental para alcanzar estos objetivos. Una etapa del movimiento obrero bolivariano ha concluido, la experiencia de la UNETE fue un paso que quedó a mitad de camino. Reiniciemos el rumbo de la organización sindical en una central unitaria. Con nuestra integración estamos asumiendo un compromiso: dar la batalla por poner en pie un movimiento sindical unitario, participativo, democrático, revolucionario, socialista y que aspire el poder directamente de la clase productiva: los trabajadores y las trabajadoras.

Coordinación Nacional de Marea Socialista

Caracas, 1 de agosto de 2012


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5010 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/n211137.htmlCUS