Educar Pueblo para Dignificar la Vida

MISIÓN SUCRE


Caracas, 09 de septiembre de 2003
Observaciones al Documento:

“Proyecto: MISIÓN SUCRE”: CANCELANDO LA DEUDA SOCIAL DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

La preocupación por el futuro del proceso político que hoy vivimos, el estado de marginalidad de un importante segmento de la juventud venezolana y la inaceptable explotación de las necesidades sociales expresado en mafias de la educación superior, de empresas de servicio y producción, nos conduce a presentar las siguientes observaciones.

Desde nuestro punto de vista, propuestas como MISIÓN SUCRE solo es concebible en el marco de una concepción integral, militante y revolucionaria, es por lo que entendemos que su diseño e implementación debe estar acorde con criterios expresados tanto en la CRBV, como en el Plan de Desarrollo Económico y Social 2001-2007.

Al final de las observaciones se presenta como anexo un material realizado el mismo día en que el Presidente de la República (julio 29-2003), en la inauguración de la Universidad Bolivariana, menciono el PLAN MISIÓN SUCRE. Además de un ejemplo que grafica el impacto del PLAN SUCRE en la sociedad venezolana.

NOTA: Los subtítulos en mayúsculas, subrayados y en negritas refiere a los títulos del documento comentado.



IMAGEN-OBJETIVO.

En este punto, los autores (no mencionados) del material (sin fecha) se limitan al problema de “los bachilleres sin cupo” como secuela de la gran deuda social. Y, nos preguntamos: ¿que pasa con el ejercito de “profesionales universitarios sin empleo”? Es obvio que el problema no se resuelve con un cupo en el sistema universitario, esa es una arista del asunto. MISIÓN SUCRE solo tendrá sentido si logra ser una alternativa para la dignificación de oficios, un transito para la generación de vastos mercados de empleos dignos y, sobre todo, una propuesta que se inserte en el seno de los sectores populares para cambiar la vida, la cotidianidad y siembre optimismo a lo largo y ancho de la Venezuela marginada. No basta un cupo para miles de bachilleres, necesario es un empleo para ese bachiller que hoy haría parte de la MISIÓN SUCRE.



JUSTIFICACIÓN.

Llama la atención que en el documento realizado por Uds., específicamente en el punto referido a la JUSTIFICACIÓN, se recicla una vez mas la mirada parcial “...el problema es la exclusión de los sectores populares en el sistema de educación superior...” “...se privilegia a los egresados de los colegios privados...” “(Misión Sucre) es un reto que tiene un doble contenido, por una parte combatir la exclusión social y por otra lograr la colaboración y cooperación de todas nuestras instituciones de educación superior en materia de formación e intercambio y desarrollo de metodologías y recursos tecnológicos”. No hermanos, el solo símbolo que representa el GRAN MARISCAL DE AYACUCHO, una campaña, un Plan que lleve su nombre debe ser una apuesta radical de ruptura con conservadurismos y tradicionalismos. Pero, si algo se evidencia en el material comentado es precisamente el conservadurismo, contrario a cualquier sentido de cambio o revolución. MISIÓN SUCRE, esta años luz de la actual problemática burocrática-clientelar que rigió y rige el sistema de educación superior en el país. Inapropiado, absurdo por decir poco, es que los diseñadores y ejecutores de MISIÓN SUCRE se autolimiten a los entuertos presentes, sin levantar un poco mas la mirada y asumir que el reto planteado supera con crece lo hasta ahora conocido en términos de: exclusión social, profesionalización, ejercicio de oficios, mercado de trabajo, cambio de la cotidianidad, trabajo en equipo, solidaridad, dignificación de la vida, seguridad y paremos de inventariar la larga lista de logros éticos, sociales, económicas, comerciales, productivos que desde un plan como MISIÓN SUCRE este pueblo podría alcanzar.



FINALIDADES.

De cinco FINALIDADES apenas una (01) toca integralmente el problema: “Promover la siembra de ciudadanía y la inserción en el trabajo productivo de este conjunto de bachilleres sin cupo. Esta inclusión está asociada a los planes de desarrollo integral del país, particularmente se vincula a la formulación de los Núcleos Endógenos de Desarrollo”. Las cuatro restantes continúan desarrollándose en el marco de una lógica conservadora y tradicionalista.

Porque no incluir dentro de las FINALIDADES de la MISIÓN SUCRE:

·SER UNA PALANCA EN POS DE LA REVOLUCIÓN CULTURAL.

·CONFRONTAR LAS MAFIAS Y ROSCAS A NIVEL DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR PRIVADA.

·SENSIBILIZAR, HUMANIZAR Y LEGITIMAR EL APRENDIZAJE COMO UN PROCESO NATURAL DEL SER HUMANO.

·REVINDICAR EL SABER POPULAR COMO ACERVO ESENCIAL EN EL PROCESO DE FORMACIÓN Y DESARROLLO DE LOS PUEBLOS.

·REVINDICAR LA VINCULACIÓN ENTRE APRENDIZAJE-PRODUCCIÓN-CREACIÓN.




OBJETIVOS ESPECIFICOS DE LA MISIÓN SUCRE.

Compartiendo en términos generales lo contenido en los seis (06) objetivos presentados, debemos una vez mas subrayar cierta incongruencia, ausencia de un aspecto de carácter esencial –el mercado de trabajo-. Es latente la disociación entre el proceso de aprendizaje y el proceso productivo. Porque no señalar con claridad:

·LA MISIÓN SUCRE TENDERA HACIA LA CUALIFICACION DE SERVICIOS Y PRODUCCIÓN, INSCRITA EN LO CONTENIDO EN EL ARTICULO 62 DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA.

·LA MISIÓN SUCRE INCIDIRÁ EN LA CONSTRUCCIÓN DE NUEVAS FORMAS DE RELACION ENTRE EL ESPECIALISTA DE UN OFICIO Y LA SOCIEDAD.

·LA MISIÓN SUCRE DIGNIFICARÁ OFICIOS HASTA AHORA MAL REMUNERADOS Y EJECUTADOS BAJO EL MANTO DE LA EXPLOTACIÓN.

·LA MISIÓN SUCRE INCLUIRÁ EN LA VIDA DEL PUEBLO VENEZOLANO EL ACCESO A DERECHOS Y BENEFICIOS HASTA AHORA CONCULCADOS.

·LA MISIÓN PROPONDERÁ HACER PALANCA FUNDAMENTAL EN LA CONSTRUCCIÓN DE UNA ECONOMIA DE TRANSICIÓN



METAS DE LA MISIÓN SUCRE

Seria un ejercicio interesante releer las metas: 1,2,3,5,6 y 7 desde una visión no burocrática, no convencional y ello nos indicaría que, precisamente esas metas, de conquistarse serían un saludo mas a la bandera ante un reto como la implementación del PLAN SUCRE. Hay que mirar hacia otro lado. El problema no esta en la “...identificación de potencialidades y capacidades NO UTILIZADAS...” “...auditorias o evaluaciones institucionales...” “...crear nuevos núcleos o sedes de las Universidades...” “Evaluar la utilización de las experiencias con las modalidades de estudio no convencionales...” “Constitución de los Equipos de Coordinación de la Misión...con delegados de PDVSA, FAN...” Como especialistas en el Sistema de Educación Superior, ustedes, mejor que nadie, saben de los vicios, de la burocracia, de la falta de mística y voluntad para el cambio en la mayoría de quienes en esas instancias deciden y ejecutan. También ustedes saben, como funcionarios de instituciones públicas de la desidia, el desinterés que arropa a representantes o delegados de instituciones en esas comisiones especiales e interinstitucionales. He allí el problema, el PLAN SUCRE solo podrá existir como una conquista de la V República si se da un gran salto, destruyendo y sustituyendo la lógica burocrática, oportunista y personalista que atraviesa toda la vida social y nacional en esta Venezuela Bolivariana.

De todas las metas señaladas revindicamos la número 4: “Adecuar el proceso formativo a los ejes de interés, tanto de los alumnos, como a las demandas del desarrollo local, regional y nacional”. Y con ello agregamos otras metas:

·REALIZACIÓN DE UNA CAMPAÑA NACIONAL, REGIONAL Y LOCAL REFERIDA A LAS VIRTUDES DEL PLAN SUCRE NECESIDADES Y PRIORIDADES, SENSIBILIZANDO A LA POBLACIÓN EN GENERAL.

·INVENTARIO DE INSTALACIONES Y ESCENARIOS POPULARES, PUBLICOS Y PRIVADOS CON DISPOSICIÓN A SER PARTE DEL PLAN SUCRE.

·CARACTERIZACIÓN DE NÚCLEOS UNIVERSITARIOS Y UNIVERSIDADES QUE POR SUS VIRTUDES SEAN PROPICIAS A LA IMPLEMENTACION DEL PLAN SUCRE.

·CARACTERIZACION DE EXPERIENCIAS EN LA FORMACIÓN POPULAR.

·PROMOVER EN CADA UNA DE LAS INSTITUCIONES LLAMADAS A SER PARTE DEL EQUIPO DE COORDINACIÓN DE LA MISIÓN, DEBATES QUE GARNTICEN QUE QUIENES SEAN DESIGNADOS POR DICHAS INSTITUCIONES SEAN ACTORES REALMENTE IDENTIFICADOS CON EL SENTIDO Y LA IMPORTANCIA DE LA MISIÓN Y NO FICHAS CONFORMISTAS, OPORTUNISTAS O BUROCRATICAS.



Anexo.- (29-08-03)

EL PLAN ANTONIO JOSE DE SUCRE Y
LA REVOLUCION CULTURAL BOLIVARIANA

Pensamos que en la profundización y algunos ajustes específicos del Plan Todas las Manos a la Siembra; elementos esenciales del método INVEDECOR; insumos de la Constituyente Educativa y del Proyecto Educativo Nacional, el próximo Congreso Petrolero donde se discute hasta la razón social de PDVSA, entre muchísimas otras, está la Filosofía y punto de arranque del Plan Antonio José de Sucre, convirtiéndose éste en una importante herramienta en pos de una verdadera Revolución Cultural, con lo cual se le daría un tremendo punta pie a las roscas: educativas; comunicacionales; de entretenimiento; empresariales, de servicios; primeros auxilios; construcción; vigilancia; entre otros. Democratizándose así los procesos de producción de servicios y bienes, la distribución de riquezas, la seguridad ciudadana. Confrontando efectivamente el desempleo y el ocio destructivo en el seno de la juventud, sembrando de centros educacionales y trabajo toda la geografía nacional, inyectándole dinamismo a la cotidianidad del campo y de la ciudad, incorporando a vastos sectores populares y movilizándolos continuamente.

En consideración a lo anterior, presentamos algunas proposiciones instrumentales.

El Plan Antonio José de Sucre señalado por el Presidente de la República (Julio 29 de 2003), pretende cubrir un universo de aproximadamente 400.000 bachilleres sin cupo, la mayoría de los cuales se encuentran desempleados y otros desempeñándose en la Economía Informal, la Empresa Privada y la Empresa Pública. Además dicho Plan requeriría de unos 16 mil docentes, personal administrativo y de servicios, plantas físicas, muebles e inmuebles. Lo cual indica que solo asumiendo este Plan como una iniciativa de todo el pueblo pudiera alcanzar éxito y ello solo es posible a partir de voluntad, mística, creatividad y compromiso revolucionario. En ese contexto presentamos la siguiente propuesta:

ØPolítica de acuerdos y convenios entre instituciones educativas sean privadas o públicas y empresas públicas y/o privadas. Ya existen algunos pasos dados en esa dirección pero sin seguimiento y sistematización, además de muy poco apoyo. Eso permitiría atacar un universo fácilmente delimitado, reactivando e implementando nuevos convenios, con un trato diferenciado dentro del esquema del Plan Antonio José de Sucre.

ØAcuerdo con profesionales de la Administración Pública Nacional en condiciones y en capacidad de cumplir un horario especial de ½ turno en su institución y ½ turno de docencia en el área de su especialidad (se debe tomar en cuenta algún incentivo moral o material).

ØTrabajadores de la empresa privada como voluntariado (siempre acordando condiciones preferenciales a aquellas empresas que mas voluntarios aporte).

ØDocentes jubilados en capacidad de ejercer su especialidad.

ØExpertos privados (artistas, técnicos, humanistas)

ØMiembros de las Fuerzas Armadas.

ØGeneralizar la figura de los TSU en áreas como:
· Deporte
· Música y canto
· Arte y decoración
· Seguridad
· Administración de Cooperativas
· Planificación Local
· Comunicación
· (cámaras, locución, producción, animación)
· Jardinería
· Desarrollo Local Sustentable
· Cultivo de semillas
· Tratamiento anti-estrés
· Historia Local
· Procesamiento de alimentos
· Atención y entretenimiento infantil
· Metalmecánica
· Electricidad
· Construcción

ØRecursos materiales:
Instalaciones públicas perteneciente a la Administración Pública Centralizada y no centralizada.

Instalaciones privadas.

Instalaciones comunitarias.

ØAdministración y servicios:
Administración centralizada mediante el uso de INTERNET (apoyo especializado y ad honore, CERO burocracia, clientelismo y recomendación).

Apoyo en Cooperativas, empresas autogestionarias y bachilleres desempleados para la satisfacción de servicios, mantenimiento de infraestructura, seguridad, etc.

ØPrioridades:
Censo de Bachilleres sin cupo a nivel local, regional y nacional.

Banco de datos sobre profesionales y especialistas pertenecientes a la Administración Pública Nacional, en disposición de ser parte activa de ese Plan.

Inventario de Convenios y acuerdos existente entre empresas e instituciones educativas.



EJEMPLO PARA ILUSTRAR LA PROPUESTA.

Formación de TSU en Música y Canto.
Núcleo de la Universidad Bolivariana “Alí Primera”
HACIA LA PARROQUIALIZACIÓN DE EL PLAN SUCRE

Ubicación:
Parroquia Antímano, sector Carapita. Estructura cedida por la comunidad al adquirir dos viejas casas y con el servicio de una cooperativa de construcción y otra de ebanistería, mueblería y carpintería es acondicionada para prestar servicio de formación a 25 alumnos.

Docentes:
Un especialista en Economía Social y Cooperativismo; un especialista en Ciencias Sociales y Humanidades; un especialista en Percusión; un especialista en Canto; un especialista en Armonía; un especialista en Composición y Dirección Musical (por ejemplo). Hasta donde sea posible miembros de la comunidad o cercanos a ella.

Dinámica:
Al ingresar el estudiante entrara en un curso básico de tres meses referido a problemas de la Historia Patria, Ética y Solidaridad. Producto de ese curso se debe crear la propensión al trabajo en equipo, pues al final de la carrera, al egresar como Técnico Superior en Música debería estar en capacidad de formar empresas autogestionarias en el área del entretenimiento, específicamente, música. Debe tener conocimiento sobre el derecho de autor y estar en capacidad de ser ejecutante o instructor en su especialidad. Además, gozará de la posibilidad de alcanzar una Licenciatura y hasta Post-grado en su especialidad.

Consecuencias:
Estando asentado en la comunidad el Proyecto: TSU en Música y Canto, los primeros beneficiarios serán los jóvenes de la misma comunidad, ello facilitará la obtención de becas, según un estudio transparente. La adquisición de servicios de comedor, limpieza, seguridad, accesoria técnica sería de parte de empresas autogestionarias de la propia comunidad. Con lo cual los egresados son producto de la participación de por lo menos cinco familias de esa comunidad. Estamos hablando de la dignificación de aproximadamente 30 familias en la comunidad de Carapita (es nuestro ejemplo). A su vez hemos rescatado 25 jóvenes dedicados ayer al ocio y hoy a la creación. Pensemos que significaría la implementación de 17 programas de TSU, como el antes mencionado a lo largo y ancho de los barrios de Caracas. Imaginemos que podamos desarrollar (5) programas por parroquia (22), eso nos daría un total, para el caso de Caracas de (110) programas de TSU y en cada uno de ellos ha participado un mínimo de 25 estudiantes, nos da un total de (2.750) estudiantes, que afectarían la misma cantidad de familias que a razón de 5 miembros promedio totalizarían 13.750 personas. Si seguimos el ejemplo de la comunidad de Antimano, donde en cada programa intervienen 5 personas como prestadora de servicios a razón de 110 programas en Caracas, estaríamos hablando de 550 personas, que afectan 550 familias de un promedio de 5 miembros, serían 2.750 personas más afectadas positivamente por el Plan Sucre a nivel de Caracas; esto totalizaría la cantidad de 16.500 personas. Si esto lo proyectamos a las 976 parroquias del país estaríamos hablando de 732.000 personas afectadas positivamente por el Plan en todo el país y que beneficiarían al total de las comunidades en cuanto a prestación de servicios, producción de bienes, democratización de la riqueza, educación, salud y cultura, todo en función de la dignificación de la vida.

Pero hay más, desde esta lógica antiburocrática y anti-conservadora en la comprensión e implementación del Plan Sucre, seguramente podremos descubrir una baja increíble en inversión de capital, así como un creciente resultado en el renglón cultural y social de la población. Concebido así el Plan Sucre sería una importante palanca en la reivindicación de la familia, la comunidad, la parroquia, la ciudad, el país. Sería un cambio radical en la dinámica de nuestras comunidades, difícilmente existiría la exclusión, los controles burocráticos, se ejercería en toda su extensión el artículo 62 de la Constitución Bolivariana.

Si a todo lo anterior sumamos los servicios que estos TSU prestaran, entonces entramos en otro importante agregado, LA CALIDAD.

Tomemos otro ejemplo: La formación de TSU en Seguridad. Para nadie es un secreto que las compañías prestadoras de servicio de seguridad privada desarrollan la mas grosera explotación de hombres y mujeres venezolanos, de igual modo prestan el mas inseguro servicio de seguridad. Un simple estudio nos demostraría que casi el 80% de sus empleados sufren de trastornos emocionales, que no se les reconocen sus derechos laborales, que los dueños de esas empresas cobran cifras exorbitantes, mientras cancelan salarios de hambre. Un Plan Sucre concebido desde esta mirada integral posibilitaría la formación de una seguridad privada con sensibilidad social, con remuneración digna, pues, siguiendo el ejemplo de Antimano, serían formados para el trabajo solidario, serían empresas autogestionarias que en contratación con el Estado (se les debería dar preferencia) garantizarían un buen servicio, a costos solidarios y con remuneraciones dignas a jefes de hogares, miembro de esas empresas autogestionarias.

Siguiendo con la calidad y la dignificación de la vida, tomemos el caso de la figura de un TSU en Relajamiento y Anti-estrés. ¿Cuántos de nuestros hermanos en las comunidades barriales requieren de atención que hace rato han debido dejar de ser un lujo? ¿Por qué no disfrutar dentro de la propia comunidad de un buen masaje, un baño sauna? Pero eso es caro, sin embargo, en nuestra concepción del Plan Sucre es factible la formación de TSU en esas áreas que puedan en la misma comunidad montar sus centros de atención, logrando así remuneraciones dignas y prestando un servicio a precios solidarios. Imaginemos el impacto de una hipotética empresa autogestionaria: “Alberto y Simona” en el barrio La Bombilla de Petare, con una clientela de 30 vecinos y la contratación de dos personas mas. ¿Será eso un éxito, una realidad? Creo que si.

Sigamos con los ejemplos. Imaginemos el impacto en el seno de una comunidad de empresas autogestionarias para la “Atención y entretenimiento infantil”, formadas por TSU egresados del Plan Sucre. Cuánto de nuevas técnicas de pedagogía, arte, estética podrían ser adquirida por nuestros muchachos en el barrio con solo existir empresas autogestionarias montadas con ese fin. Cuantos jóvenes inmersos hoy en el mundo de la exclusión, podrían en poco tiempo, no solo adquirir un titulo de TSU, sino poder abrir su propio espacio de trabajo.

El gobierno que lidera el Presidente Chávez viene apostando por unos medios de comunicación al servicio de la sociedad, críticos, creativos y ¿Quiénes van a ser los guionistas, directores, camarógrafos, locutores, productores, animadores de esos nuevos medios? ¿Será que un TSU en: “Comunicación (cámaras, locución, producción, animación, etc.)” Es necesario para la gestación de esas nueva estética comunicacional?

Hermanos todo lo aquí expuesto no es mas que reflejo de una preocupación por no perder la gran oportunidad que hoy tenemos, si algunas de estas apreciaciones sirve para algo tómenlas, de ser lo contrario, óbvienlas y sigan hacia delante.

¡LA REVOLUCION BOLIVARIANA NO SE NEGOCIA!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 68198 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Luis Villafaña Proyecto Nuetra America-Mov. 13 de Abril


Visite el perfil de Luis Villafaña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a4626.htmlCUS