Kerepakupai Merú es el verdadero nombre ancestral del mal llamado salto Ángel

Muchas son las relaciones de los presuntos “descubridores” del llamado salto Angel, que no voy a narrar en detalle, porque ya están muy bien documentados en la bibliografía nacional, como por ejemplo la expedición de Juan Mundó y Félix Cardona Puig, en los años 1927-28. Son conocidos los reportajes de esa fecha publicados en el diario “El Universal”, en los cuales Mundó narra cómo avanzaron hacia un salto en cuya base acamparon. Cardona Puig por su parte registra las primeras mediciones que se hicieron del famoso macizo del Auyantepuy, elabora la primera carta topográfica. Cardona Puig, catalán de origen y que había sido marinero, fue uno de los grandes coleccionistas de plantas y aves de Guayana. De esta forma fue de los pioneros en la formación del Herbario Nacional y de la Colección Phelps, y sirvió al país, al poner sus conocimientos a su disposición y demostró su amor y su pasión por Venezuela.

Como broche de oro de sus aventuras en el sur del país, formó parte de la expedición que en el año de 1951 descubrió las fuentes del río Orinoco. Jimmy Angel no fue el descubridor del salto Angel pues en el año 1.935, el propio Cardona le mostró desde el aire esa impresionante caída de agua.

Este salto como se sabe, es la caída de agua más alta del mundo. Tiene casi un kilómetro (960 metros) de altura desprendiéndose desde lo alto de la montaña. La cima del tepuy, de unos 700 kilómetros cuadrados, es surcada por cerca de 30 ríos que se forman sobre la corona del tepuy. Del Auyantepuy caen varios saltos de agua que en la época de lluvias semejan una gigantesca e impresionante cortina. Los pemones llamaban Yauyán o Montaña del Diablo a esta montaña, de donde proviene el nombre Auyantepuy, formada geológicamente por rocas muy antiguas, que son impresionantes, bellas, enigmáticas, fantásticas, mágicas y no se encuentran otras de este tipo en ninguna parte del mundo. Quien la ve de cerca experimenta lo que se suele denominar una “experiencia religiosa”, un verdadero estremecimiento espiritual.

Además, se encuentra un documento (croquis o mapa) realizado por el oficial de la marina venezolana llamado Ernesto Sánchez La Cruz, cuya data es anterior también a la del “descubrimiento” de Jimmy Angel. En efecto, en uno de los viajes que por razones oficiales realizó a la zona, Sánchez La Cruz fue conducido por indígenas de la etnia pemón hasta el salto al que llamaban "Kerepakupai Merú" que en su lengua pemona significa "salto del lugar más profundo". Estos documentos fueron entregados a unos particulares. Sólo fue en el año 1.935 cuando un señor de nombre Cattaneo Quintín emprendió una investigación acerca de esta zona explorada por Sánchez La Cruz y logró conseguir el famoso croquis que demuestra también que Jimmy Angel no descubrió esa cascada.

Existe evidencia no muy bien documentada que otros venezolanos estuvieron en el lugar. Entre estos venezolanos se mencionan a José Berti, a Simón Moreno, a un General de apellido Salas, a Cayetano García y muchos otros más, la mayoría de ellos eran mineros o exploradores que buscaban el famoso balatá.

O sea, que el descubrimiento del salto más alto del mundo es uno de los secretos peor guardados del mundo. Resulta evidente que si el nombre de Angel se le atribuyó a este salto por ser el aventurero gringo, el presunto descubridor, resulta evidente que es una patraña a la que no podemos seguirle rindiendo pleitesía.

¿Y cuál es el verdadero nombre de este salto?

El verdadero nombre indígena del salto en la lengua de sus habitantes ancestrales es Kerepakupai Merú, pero generalmente se le confunde con otro salto llamado Churún Merú. Hemos señalado que el Auyantepuy es cruzado por muchos ríos, la mayoría de los cuales son afluentes del río Churún, que forma el salto en cuestión, que se encuentra ubicado al final del Cañón del Diablo y tiene una altura bastante considerable, de unos 400 metros y registrado entre los 20 saltos de agua mas altos del mundo, pero la impresionante caída del Kerepakupai Merú opaca la presencia de este salto. Estos datos e informaciones son fácilmente verificables “in situ”.

Llamado para revindicar este despojo a nuestra cultura indígena

El presidente Chávez, dentro de lo que se ha llamado la “Nueva Geometría del Poder” debe considerar como cuestión importante, la revisión de la toponimia del país, porque la Cuarta República se propuso desdibujar nuestra identidad nacional y comenzaron a bautizar accidentes geográficos, lugares, obras de ingeniería o infraestructura, barrios, calles, avenidas y urbanizaciones con nombres de muy poco grata recordación. Pero entre los despojos más groseros figura el de Kerepakupai Merú, quien fue sustituido por el apellido de un aventurero y comerciante que nada tuvo que ver con su descubrimiento, si bien es cierto que contribuyó a divulgar su existencia. Para ello bastaba una placa que recordara tal hecho, pero no el despropósito de colocar a nuestro emblema natural un nombre, que además de ridículo, ofende la memoria de nuestros pueblos indígenas. Basta ya!

Internet: www.lapaginademontilla.blogspot.com

Correo: [email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 17457 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Omar Montilla


Visite el perfil de Omar Montilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a34663.htmlCUS