¿Verdugo pidiendo perdón?

Durante todo el siglo pasado el largo y ancho territorio Latino Americano fue testigo de matanzas, sobre todo por razones políticas y económicas. Las dictaduras impuestas por militares subordinados a los dictámenes de los Estados Unidos impusieron su Ley. La persecución feroz, torturas, penosas cárceles, desapariciones, fusilamientos y asesinatos simulados fue la razón de gobiernos militares y civiles que enlutaron a millones de hogares.

De gobiernos extranjeros, menos del norteamericano, jamás hubo una palabra o gesto de preocupación. Ni hablar de solidaridad, exigir respeto o una investigación ante tantas violaciones de derechos humanos y leyes.

Durante todo ese siglo la matanza, repetimos, fue el signo y el motivo para justificar gobiernos nefastos. El triste recuerdo aún está presente en los familiares que vieron como los cuerpos de seguridad del momento, amaestrados en la tristemente célebre Escuela de las Américas, asesinaba de la manera cruel e inhumana a pueblos enteros.

De manera que al pueblo Latinoamericano no le van a echar cuentos. La totalidad de nuestros países ha sentido el impacto de la acción militar instigada por los gobiernos norteamericanos. A los no invadidos le impusieron gobiernos ferozmente antipopulares y acérrimos violadores de los derechos humanos. Lo peor es que en el siglo XXI insisten a imponer su "exitosa" ley del garrote.

Ahora, lo lastimoso y penoso de todo esto es el entreguismo y sumisión de quienes en nuestros países se identifican con los principios ideológicos de la derecha. Desde posiciones moderadas hasta los que asumen prácticas fascistas, como es el caso de la derecha que actúa en nuestra país

Es en este orden de ideas, esta derecha que ahora es mayoría en la Asamblea Nacional, presenta para su indudable aprobación en esa instancia, una Proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional que al conocerse de manera pública delata un articulado grosero, bochornoso, indignante e irrespetuoso del sentido y la vida humana.

Se trata de una aberración por cuanto hasta ahora han sido incapaces de asumir su responsabilidad en los hechos en los cuales fallecieron centenares de ciudadanos. Asaltaron, destrozaron y quemaron instituciones públicas sin importarles quienes en ella pernoctaban. Han practicado el terrorismo en sus variadas y crueles expresiones. Peor aún, siguen contando con el apoyo financiero y político del conservadurismo internacional.

A sabiendas que esta Ley jamás tendrá el ejecútese del Presidente Maduro, ellos la van a seguir presentando con un plan premeditado y de propaganda política. Sin descartar su carácter distraccionista, se trata de una clara provocación a la estabilidad política de Venezuela en su plan de acabar en el menor tiempo posible con la Revolución Bolivariana. Veremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1281 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición y golpismo


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


US Y ab = '0' /actualidad/a223310.htmlC0http://NON-VEca = .