Propuestas ante la actual situación del país

En el transcurso de los eventos electorales, desde los inicios de la revolución con la llegada del presidente Chávez al ganar la presidencia en el año 1998, la participación electoral ha venido creciendo. Esto se lo debemos a la madurez que hemos adquirido como pueblo venezolano con respecto a la importancia del derecho al sufragio y la confianza de ejercer el mismo, regido por el Sistema Nacional Electoral Venezolano. En gran medida dicha conciencia adquirida, fue gracias a nuestro comandante Chávez, que siempre nos recalcaba la importancia de la democracia y acompañado a esta, la participación representativa y protagónica en todos los espacios que se generan, para que el poder popular tome acción en los cambios que se están dando dentro de la revolución. Por lo contrario, la derecha venezolana ha tomado vías no democráticas y violentas para derrocar al Gobierno Bolivariano, generando un total de 56 venezolanos muertos en los hechos conocidos como “La Salida” y “Descargar esa arrechera” en los años 2013 y 2012 respectivamente. Recordemos también que los dirigentes opositores solo reconocen los resultados del CNE cuando ganan, excusa que utilizaron para generar los hechos violentos antes nombrados.

 

Otro logro de la participación venezolana en los procesos electorales, es la reivindicación de las dirigentes, que este año 2015 lograron postularse un 37% de mujeres al parlamento nacional, es decir, 671 mujeres de 1.799 candidatos, superando de forma significativa la participación política de la mujer en procesos electorales anteriores.

 

El análisis estadístico, de los escenarios electorales a partir del año 1998 hasta el presente 2015, tomando en cuenta sólo las elecciones de tipo: presidencial, referéndum presidencial y parlamentarias; sumando un total de 9 elecciones estudiadas; nos reflejan resultados importantes a considerar para el análisis de la situación actual. Si se quiere ver con mayor detalle el análisis estadístico que se elaboró, le dejamos el link del documento: http://www.aporrea.org/actualidad/a222177.html

 

Las parlamentarias del 2010, contó con una participación electoral de 66,45% y en las parlamentarias del 2015 de 73,76%; lo que nos indica que hubo un aumento de 7.31% en la participación electoral. Esto puede atribuirse a la gran preocupación del electorado con respecto a la situación en que se encuentra el país actualmente y el descontento de muchos con las políticas implementadas y no implementadas para resolver los problemas económicos, aspecto que de acuerdo con Hinterlaces preocupa a 4 de cada 5 venezolanos, y problemas de inseguridad, que son los dos que más nos afectan en la actualidad. Esto llevó a una participación mayor en la última parlamentaria, para dejar reflejado: la preocupación, apoyo, descontento o disgusto de la situación; a través del voto y no a través de hechos violentos como intentaron algunos venezolanos opositores.

 

Recordemos que la crisis venezolana se manifiesta principalmente por el colapso del modelo de capitalismo rentístico venezolano, agudizándose en el último año por la caída brusca del precio del petróleo en los mercados internacionales. A esto se le adicionan los graves problemas de corrupción y fugas de capitales inherentes al sistema. En el 2012, la Presidenta del BCV, Edmeé Betancourt denunció la fuga de veinte mil millones de dólares (20.000.000.000 $). En medio de este escenario de colapso, sectores empresariales de derecha han impulsado presiones económicas contra el gobierno y el pueblo en general con especulación y acaparamiento. Paralelamente los ataques y presiones internacionales dirigidos por el imperialismo norteamericano se han intensificado: Conflicto con Guyana, tensiones en la frontera con Colombia y Estados Unidos declara a Venezuela como amenaza para su seguridad. Aunado a esto, la derecha interna percibe este hecho como una oportunidad inmejorable para desestabilizar al país con: guarimbas, sabotajes e incesantes ataques.

 

Si se compara las dos últimas elecciones llevadas a cabo en nuestro país, tenemos que en las Parlamentarias 2015 la participación fue de 73,76% y en las Presidenciales 2013 de 79,67%, de lo cual se obtiene la diferencia de 5,92 puntos, es decir, el porcentaje de participación se disminuyó en un 5,92% .Ahora, en las parlamentarias 2015 el chavismo obtuvo 5.599.025 votos y la oposición 7.707.422, mientras que en las Presidenciales 2013 el chavismo obtuvo 7.587.579 y 7.363.980 la oposición. Viendo que el chavismo disminuyó en 1.988.554 votos y la oposición mantuvo sus seguidores y a su vez los aumentó en 342.442, cabe preguntarnos ¿La mayoría de ese 5.92% de participación que disminuyó, podría corresponder a un chavismo descontento que en contradicciones constantes, se abstuvo de votar por su enemigo pero no pudo votar por los candidatos chavistas, ya que estos no estaban representando lo que él cree?.

 

La altísima burocratización del Partido, acompañada de la ausencia de la democracia, la crítica y la autocrítica en su seno, han sido factores que contribuyen a la inacción del Gobierno, la crítica no se ha tomado como un factor sustancial en la discusión, con el objetivo de impulsar: la reflexión, revisión y rectificación constante de los problemas y contradicciones que sufre el proceso revolucionario; sino que se ha hecho de manera oportunista y omitida de manera sistemática. Se la ha catalogado como un acto contrarrevolucionario por parte de la dirigencia y se ha criminalizado como traición, siendo esto sumamente nocivo para el proceso revolucionario y beneficioso para el contrario.

 

Partido y gobierno deben ser dos brazos de un mismo cuerpo, tal como lo proponía Hugo Chávez. El partido debe discutir y evaluar la política que implemente el gobierno, ser un cuerpo deliberativo y propositivo, que recoja el sentimiento popular. Lamentablemente el partido en la actualidad ha devenido en una maquinaria electoral, vaciada de toda discusión política de fondo.

 

Si nos vamos a los votos nulos y hacemos una comparación directa en las elecciones parlamentarias 2010 y 2015 , se observa que la cantidad de votos nulos aumentó en 1,79 puntos, lo que equivale a un 59,7% de aumento, lo cual es importante , si hablamos de una población que se ha formado electoralmente en 17 años . Entonces otra pregunta interesante es ¿esta cantidad de votos nulos fueron accidentales o intencionales? ¿Es un mensaje que el pueblo le quiere dar a sus dirigentes ?.

 

La disminución en la calidad de vida de la población, manifestada con altos niveles de inflación y contracción económica durante los años 2013, 2014 y 2015. La falta de una política comunicacional acertada, la inacción del gobierno y el partido ante los graves problemas. La separación que los dirigentes manifiestan entre el discurso y la praxis, el distanciamiento de la dirigencia con las bases populares, entre el gobierno y el sentir popular, el no reconocimiento de errores cometidos en políticas no acertadas. La dispersión en la toma de decisiones estratégicas, la incubación de diferencias internas que terminan en pugnas entre los distintos grupos que conforman el poder. Además del aumento generalizado de la inseguridad ciudadana, donde la presencia de grupos paramilitares y sus prácticas tienen una incidencia cada vez mayor. Son factores que han generado un proceso de descontento y distanciamiento de la población con la propuesta político-cultural de la Revolución Bolivariana. Al punto que la población relaciona la pérdida de su calidad de vida y los desaciertos del gobierno con el fracaso de la propuesta socialista.

 

Ahora,si nos vamos a los votos chavistas los tres porcentajes más bajo que hemos tenido y en una tendencia de caída, corresponden a las 3 elecciones parlamentarias: 2005,2010 y 2015; con un porcentaje respectivo de 53,33%, 48,12% y 40,8% respectivamente. Esto es un punto preocupante ya que la participación de las parlamentarias (sin considerar la del 2005, que no se dio en condiciones normales) ha ido en aumento y el voto chavista en parlamentarias ha ido en caída. Aquí vemos otra reflexión importante que hay que hacernos ¿Por qué no mantenemos la constancia en el voto para todas las elecciones?, nosotros los chavistas en las presidenciales somos más participativos que en las parlamentarias.

 

Debemos reforzar lo importante que son las elecciones parlamentarias entre los camaradas, recordemos que desde la Asamblea se toman decisiones sumamente importante para el país y eso lo veremos reflejado actualmente, donde ahora la derecha tiene mayoría calificada ⅔ y puede tomar decisiones contundentes para perjudicar los objetivos de la revolución y puede retroceder logros ya alcanzados, enfrentado un posible escenario de restauración neoliberal.

 

Si dejamos a un lado las comparaciones de las presidenciales 2013 y las parlamentarias 2015, en promedio la historia nos refleja que el chavismo deja de votar en una parlamentaria en 8.23 puntos de diferencia con respecto a las presidenciales más cercana. Entonces, tomando esto en cuenta, en estas elecciones debió haber bajado alrededor de 8.23% con respecto al 50.61% obtenido en las presidenciales 2013, resultando un voto chavista en las parlamentarias 2015 de 42,38%. Si llevamos este resultado a totales, tuvimos que haber votado 6.096.510 chavistas, lo cual es igualmente inferior a los 7.707.422 votos que logró la oposición. Entonces, según el comportamiento histórico si teníamos que haber alcanzado los 6.096.510 y solo llegamos a 5.599.025 es porque hubo una abstención chavista aproximada de 497.485 que según los comportamientos anteriores tuvo que haber votado. Esto nos muestra que aunque el chavismo hubiese alcanzado los números que se esperaban, tomando en cuenta el comportamiento histórico,no habría conseguido la victoria electoral, puesto que la oposición mantiene un crecimiento constante a partir del 2012 y el chavismo mantiene es un decrecimiento a partir de esa fecha.

 

Esto puede deberse en gran parte a la pérdida física del Presidente Chávez el 05 de marzo de 2013, donde el proceso revolucionario pierde a su principal líder e ideólogo. El proceso se queda sin el impulso determinante que le proporcionaba su máximo líder. Nicolás Maduro, como líder impuesto por Chávez, asume la difícil tarea de continuar al frente de la conducción del país y la revolución, siendo naturalmente insustituible el liderazgo del Comandante Chávez y al no conformarse un liderazgo colectivo capaz de sustituirlo, comienza a padecer de una crisis de liderazgo.

 

Sumada a la crisis de liderazgo, desde la escogencia de Nicolás Maduro se hace más evidente la incapacidad y falta de formación política de muchos dirigentes del PSUV y del gobierno. Lo cual se ha manifestado en la inacción del gobierno y el partido ante los serios problemas que se vienen manifestando en el país: crisis económica, desabastecimiento, presiones internacionales, inseguridad ciudadana; aunado al recrudecimiento de la desestabilización del país y al golpe blando por parte de la derecha nacional.

 

La historia electoral nos refleja que en promedio el voto chavista es de 54%, pero las últimas elecciones nos dan a entender que el voto duro es alrededor del 40% y que hay un aproximado de 14% de personas que en algún momento votaron por el chavismo y que se han abstenido o han votado por la oposición, dado a las diferentes fallas que tenemos en el proceso revolucionario y que hay que mejorar para seguir concientizando a la población de que el planteamiento de país más igualitario, justo y que da la mayor participación popular en los espacios de decisión es: el de izquierda, es el chavista, es el de Maduro. Por su parte la oposición venezolana en promedio cuenta con un apoyo electoral de 44.82%.

 

Es importante destacar que el 6 de diciembre, se genera la ruptura del silencio y se propaga de manera contundente gran cantidad de críticas al Gobierno Nacional, la dirigencia de la Revolución y el Partido, sobre la forma en que se está ejerciendo el poder y los problemas que han estado presentes desde hace mucho tiempo y que carcomen como un cáncer la Revolución. Las bases revolucionarias luego de demostrar el descontento por el alejamiento en la dirección del proceso, esperamos que de manera expedita se aplique la reflexión, rectificación y reimpulso en todos los espacios que tributen a la revolución, haciendo un llamado nuevamente a la crítica y autocrítica pero también a la responsabilidad de las acciones que llevaron a esta derrota, ya que la responsabilidad no es de nuestro pueblo sino de la dirigencia de la revolución.

 

Si vemos las diferencias entre el voto chavista y el opositor desde el puntaje más alto hasta el menor tenemos que en las presidenciales 2006 nosotros ganamos con una diferencia de 25,94% con respecto a los votos de la oposición,después en las presidenciales del 2000 ganamos con una diferencia de 19,52%, de tercero tenemos el Referendo presidencial del 2004 ganando con una diferencia de 18,5% y de cuarto las parlamentarias 2015 donde la oposición logró 15.40 % más que nosotros. Esto nos indica que de las elecciones del estudio hemos tenido tres victorias con mayor diferencia de votos que la obtenida por la oposición en las pasadas elecciones del 6 de diciembre del 2015 el cual se encuentra en la cuarta posición, es decir, el chavismo tiene 3 victorias más aplastantes que la lograda por la oposición este 6 de diciembre. Esto que nos sirva de ánimos para levantarnos de esta caída, recordando que hemos tenido experiencias mejores.

 

Hay que hacer transformaciones importantes dentro de la Revolución para evitar perderla, puesto que entendemos que el Socialismo no ha fracasado, fracasó el sistema burocrático que nos asfixia, fracasó el capitalismo rentístico-petrolero, fracasó la corrupción, la incapacidad, fracasó el CAPITALISMO.

 

Los votos entre las presidenciales 2012 (Chávez vs Capriles) y las presidenciales 2013 (Maduro vs Capriles) nos reflejan: La oposición aumentó su porcentaje de votos en un 4,81% y el voto Chavista disminuyó en un 4.46%, esto se pudo haber dado en gran parte por la campaña insistente de la oposición de que Maduro no es Chávez, donde hubo camaradas que cayeron en dicha manipulación y no se puso como primordial el hecho de los ideales, de los proyectos y de la visión de país, que a pesar de todas las dificultades el presidente Nicolás Maduro ha mantenido y que aunque no es el presidente Chávez, rescata y reivindica la visión que tenía nuestro comandante en Venezuela y en toda América Latina. Además, estamos convencidos por los hechos histórico que los personajes que dirigen la derecha de nuestro país jamás han respondido al ideal de Chávez, de Bolívar, de Marx, del Che Guevara, de Fidel y de muchos otros que representan la izquierda mundial; todo lo contrario, responden a nuestro enemigo principal el Imperialismo Norteamericano, que a costilla de la hambruna y muerte de los pueblos del mundo es que han podido lograr un país “desarrollado” y mantener ese estilo de vida capitalista que sabemos a su vez que no funciona para todos y que se está agotando en nuestro mundo.

 

Es por eso que ante la actual situación que perfila al año 2016 como un año de lucha por la defensa de los logros sociales, de la Constitución, de la democracia participativa y protagónica, del legado de Chávez y la Revolución. Un grupo de jóvenes revolucionarios y chavistas hacemos el siguiente conjunto de propuestas:

 

Propuestas políticas

 

  1. Depurar la dirección nacional del partido (PSUV) y elegir nuevos representantes que garanticen el fiel cumplimiento de los estatutos y por consecuencia la discusión de las líneas de acción a tomar en esta crisis por medio de un congreso socialista.

  2. Una reestructuración del partido desde su marco territorial estéril que responde solo a eventos electorales, donde debe ir hacia el marco que permita una verdadera participación desde los lugares donde se genera productividad, debates en cada una de las áreas de nuestra nación para la elaboración de tesis que sean aplicadas por el ejecutivo, abriendo y nutriendo la senda revolucionaria.

  3. Una reestructuración completa del gobierno, los responsables de la derrota deben asumir su responsabilidad política, colocando sus cargos a la orden para que el compañero Nicolás pueda hacer libremente la reestructuración. La cual debe orientarse hacia la construcción de un liderazgo colectivo, democrático y constituido con los mejores hombres y mujeres de la revolución en cuanto a formación política, técnica-científica y ética. El conocimiento político y técnico-científico, en ningún caso puede sustituirse por la improvisación y la falta de experiencia.

  4. Los altos cargos del gobierno y el partido deben ser ocupados por hombres y mujeres que tengan trayectoria y los más altos niveles de formación. Nuestra revolución en ningún caso debe despreciar al conocimiento.

  5. Acabar con los super-funcionarios que asumen más de un cargo en la administración pública. Recalcamos nuevamente, que los cargos públicos deben asumirlos hombres y mujeres con los mejores perfiles políticos y técnico-científico, de forma que puedan tener gestiones en una institución durante períodos largos, garantizando la continuidad y la coherencia. De esta forma podrán asumir su responsabilidad ante sus aciertos y desaciertos, transparentemente ante el país.

  6. La exclusión del nepotismo como mecanismo emergente en la estructura de gobierno, que está socavando las bases y el tejido social desmovilizando y despolitizando al pueblo, generando una lógica de complicidad y acelerando la corrupción con prácticas que se alejan del sujeto ético que busca el proceso revolucionario.

  7. Hacer un estudio exhaustivo de las personas que se encuentran en los cargos de gerencia y dirección política dentro de las instituciones del país, evaluar que sean personas de buenos valores y principios, que sean capaces de dirigir proyectos políticos que vayan en consonancia con los objetivos de la Revolución Bolivariana.

  8. Es momento de recuperar la confianza de nuestro pueblo y castigar severamente a quienes en nombre de Chávez y la Revolución Bolivariana han traicionado nuestra patria, cárcel a los corruptos vengan de donde vengan ( funcionarios, ministros, militares, etc.). Lucha a muerte contra la corrupción y el burocratismo que consume precipitadamente nuestro proceso Revolucionario.

  9. Aceptar la crítica y hacer la autocrítica para no desviarnos de los objetivos estratégicos y de nuestro pueblo.

  10. Reafirmar la unión cívico-militar en el país, así como también nuestra identidad nacional.

  11. Retomar con seriedad la escuela de formación ideológica del PSUV y de todos los partidos que conforman el GPPSB.

  12. Revisar, analizar y reformar desde las entrañas el sistema educativo venezolano, tomando como guía proyectos históricamente importantes y que aún no se han concretado, como por ejemplo, El Proyecto de Educación Popular del maestro Simón Rodríguez.

  13. Promover la igualdad sustantiva entre géneros, personas, culturas y comunidades (Copiado textualmente del Gran Objetivo Histórico N°5 del Plan de la Patria)

  14. Volver a Chávez en la dirección expresada en sus últimos documentos: Las 5 líneas estratégicas del PSUV, el golpe de Timón y el Plan de la Patria. El partido y todo el pueblo deben acompañar a Nicolás Maduro en la rectificación revolucionaria.

  15. Modificar la visión del Estado hacia los distintos niveles de delincuencia, cambiando el esquema de reconocimiento de la misma, de liderazgo positivo y negativo, recuperando la autoridad única que debe ser el Estado.

  16. La construcción del socialismo exige un nuevo paradigma. Y la edificación de dicho paradigma exige de nosotros -Juventudes Revolucionarias de la América Rebelde e Insurgente- la revisión, en nuestras respectivas áreas del conocimiento. Una revisión superficial revelará que los criterios de la modernidad y, en consecuencia, los del capitalismo y su lógica de “la productividad”, "los altos beneficios o rendimientos nominales" y el “principio de costo-beneficio” son las principales premisas sobre las cuales se edifica la concepción general de nuestra sociedad.El cambio de paradigmas al que nos referimos es el que coloca el criterio de la Vida, su continuidad y reproducción como principio ético y ontológico. Dicho principio implica -entre otras cosas- un nuevo instrumento para la edificación de la sociedad socialista. Una sociedad basada en los principios de la solidaridad y el trabajo conjunto para la generación de condiciones óptimas para la Vida.

 

 

Propuestas económicas

 

Este tema es bastante complejo por los diversos factores que influyen en ella, entre los que destacan la inflación, la cuál durante todo el proceso revolucionario no excedió el 30% anual hasta hace unos 2 años cuándo se superó esta barrera en los primeros meses del año, lo que por supuesto se convirtió en un espiral inflacionario que al día de hoy nos lleva cómo país a tener una inflación anualizada para el año 2015 de un 160%. Esta cifra significa que los más humildes ven su capacidad adquisitiva mermada ,sin contar con la clase media.

El Prof. Luis Brito García es uno de los intelectuales revolucionarios que con más constancia y desinterés ha tratado de advertir sobre los grandes problemas que tiene nuestra revolución en lo económico. En un artículo de su autoría titulado “Campaña admirable contra la guerra económica” (01/02/2015), pone de manifiesto algunas medidas que nosotros acompañamos, y que el gobierno debió tomar.Luego de la derrota desastrosa sufrida por la Revolución Bolivariana el 6D, el Prof. Luis Britto García insiste con algunas de sus propuestas, en un artículo titulado “Por ahora” (12/12/2015) y el Domingo (03/01/2016) con otro artículo denominado “Qué hacer”. En el marco de lo propuesto por el Prof. Luis Britto, nosotros proponemos:

  1. En primer lugar reconocer y asumir la profunda crisis económica en la que se ha sumido el país. Deben tomarse medidas especiales para atender la crisis económica, hay que explicarle al pueblo venezolano la difícil situación en la que nos encontramos y convocarlo desde la sinceridad a que acompañe a la Revolución en la implementación de un período especial de reconstrucción económica.

  2. Remover el gabinete económico.

  3. Reforma fiscal para que los que más tienen más paguen, no puede ser que por colocar un ejemplo, en el caso de los productores de huevos de gallina quienes durante todo el año 2015 especularon con los precios y estos pasaron a ser regulados por el Estado venezolano durante los últimos 2 meses del año sean eximidos de pagar el ISLR correspondiente al ejercicio fiscal.

  4. Unificación cambiaria. No pueden existir 4 tasas de cambio para el dólar oficial ya que esto no beneficia a los más desfavorecidos sino que por el contrario beneficia a los burgueses de siempre, sin importar el color de su camisa. La existencia de cuatro tasas de cambio en el país ha agudizado las distorsiones económicas y son uno de los principales estímulos a la corrupción pública y privada.

  5. Luchar por el reconocimiento del Bolívar como moneda de cambio a nivel internacional, tal y como ocurre con la moneda de cualquier país que es aceptada e intercambiada en bancos y casas de cambio del mundo entero, por supuesto que dicho precio sea uno adecuado a la realidad y no especulativo tal como ocurre en Cúcuta.

  6. Nacionalización de la banca y de la actividad aseguradora.

  7. Publicación de cifras oficiales del área económica, tales como inflación, dinero orgánico, inorgánico, entre otras.

  8. Impuestos por tenencia de cuentas en monedas extranjeras dentro del país.

  9. Trascender el modelo rentístico-petrolero y reactivar otras áreas de producción en el país, como lo son; el área agrícola, pecuaria, ganadera y minera.

  10. Venezuela cuenta con minerales como aluminio (Bauxita), cobre, níquel, hierro, oro, plata, plomo, zinc, mercurio, calcio, magnesio, manganeso, diamante, caolín, arenas, fosfato, sal, yeso, talco, entre muchos otros que son de gran importancia para la industria y el desarrollo del país. Es necesario comenzar a combatir las mafias que se encuentran en territorios de explotación minera ( pranes, paramilitares, militares de nuestras fuerza armada, etc. ) para que el Estado pueda controlarlas y vele por el cuidado del medio ambiente y nuestro pueblo, así como la fuga de capital que este genera.

  11. Impulsar de manera contundente la producción en los distintos sectores en nuestro país.

  12. Evitar al máximo los gastos suntuarios del gobierno y de funcionarios del Estado.

  13. Realizar una auditoría pública y ciudadana de toda la gestión económica, donde los responsables de la fuga de capitales, corrupción y malversación de fondos sean sancionados. El período especial de recuperación económica no puede empezar con impunidad. Cárcel para los corruptos, especuladores y acaparadores.

  14. Eliminar todo el gasto suntuario de la administración pública. Revisar el uso de los recursos y su eficiencia, con miras a racionalizar y priorizar los recursos, incluyendo el gasto social. Priorizar la inversión de recursos financieros y humanos en el sector agropecuario (producción de alimentos) y el sector salud.

  15. Controlar el sistema financiero nacional en sus tres vertientes: El sistema bancario, el sector asegurador y la bolsa de valores. Con miras a impedir la fuga de capitales y la especulación financiera. Los excedentes captados o generados por el sector financiero deben reinvertirse en la economía real, es decir, los sectores productivos, priorizando al sector agropecuario (producción de alimentos) y sector salud.

  16. Supervisión y control del comercio exterior. Garantizando un uso adecuado de las divisas del país, priorizando el uso de las mismas en incrementar las capacidades productivas del país, especialmente en el sector agropecuario y salud.

  17. Ajuste del precio de la gasolina, aumentándola de forma gradual hasta su costo de producción. Incluso a mediano plazo establecer tasas de ganancia para el estado por la venta de este recurso a nivel nacional.

  18. Realizar un proyecto para reforzar el turismo en Venezuela controlado por el Estado, tenemos unos de los mejores paisajes del mundo como para atraer bastante al turista, siendo este un gran ingreso económico para sostener las políticas de la revolución y no sólo depender de la renta petrolera.

  19. De Cara a la migración de pequeños y medianos productores a otras actividades no productivas que responden al modelo rentista, exigimos una revisión de los rubros estratégicos para su reimpulso a través de subsidios en el marco de una planificación de metas a alcanzar a corto y mediano plazo, y una contraloría severa de las mismas, así como acabar con la impunidad hacia el hampa común y organizada que no solo asola las grandes ciudades sino que se encuentra enquistada como estado paralelo en el interior del país asesinando campesinos, desplazando y extorsionando a pequeños y medianos productores.

 

Propuestas de seguridad ciudadana

 

Quizás sea éste tema el más complicado y polémico a resolver, ya que lamentablemente Venezuela es uno de los países con la tasa de homicidios anual más alto del mundo a pesar de que se ha invertido gran cantidad de dinero en el combate a la delincuencia, es por ello que proponemos lo siguiente:

 

1. Elaborar un sistema interconectado con todos los cuerpos policiales y militares, manejado por el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz; Ministerio del Poder Popular para la Defensa que evalué de manera sistemática todas las denuncias y hechos delictivos para generar una base de datos estadística y cargarla en una plataforma geomática. Con la finalidad de evaluar estrategias efectivas de seguridad y erradicar de manera permanente grupos delictivos que ponen en peligro al pueblo venezolano.

1.1 Digitalización de procesos de tipo policial, desde colocación de denuncias, multas hasta perfiles de delincuentes, expedientes de tribunales (sustanciados) y por supuesto curriculum de funcionarios policiales, todo esto para el uso interno de diversos organismos, sin que se evite el acceso a esta información a los ciudadanos a menos que sea de tipo confidencial o pueda entorpecer una investigación.

1.2 Publicación de cifras oficiales sobre los diversos delitos cometidos en el país.

2. Reestructuración del sistema judicial.

2.1 Modificación del Código Orgánico Procesal Penal, donde se incorpore penas máximas.

2.2 Sumatoria de penas y posibilidad de retirar beneficios como reducción de penas o de salida diaria.

2.3 Cese de la impunidad y retardo procesal e investigación formal de los delitos, además de condenas en el tiempo reglamentario.

3. Prevención del delito de forma eficaz, efectiva y eficiente, tal como actividades recreativas, educativas y por supuesto deportivas constantes a niños, niñas y adolescentes tanto en sus comunidades y centro de educación.

4. Lucha titánica con el tráfico de drogas.

4.1 Combate frontal al tráfico de drogas en universidades públicas y privadas del país, con trabajos de inteligencia social que permita disminuir el consumo de estas sustancias.

4.2 Lucha contra las drogas en instituciones educativas públicas y privadas, con especial énfasis en muchachos y muchachas de bachillerato.

5. Crear una unidad de monitoreo permanente de todos los cuerpos policiales del país.

5.1 Identificar funcionarios que cooperan con bandas delictivas y aplicarle el máximo peso de la ley.

5.2 Expulsión de la FANB y policías de cualquier tipo del personal involucrado en actos de corrupción, tráfico de drogas y armas.

5.3 Constante revisión y homologación de salarios y beneficios de los funcionarios policiales del país, para evitar la corrupción.

5.4 Nuevo equipamiento personal tales como chalecos antibalas y uniformes a funcionarios policiales.

6. Revisión exhaustiva del sistema penitenciario para establecer políticas que eviten que las cárceles sean Universidades de la Violencia y la Deformación del Ser Humano.

6.1 Control real, efectivo, eficaz y eficiente de las diferentes cárceles del país y que las mismas sean de tipo productivo.

6.2 Bloqueo de señales de celulares en las cárceles del país para evitar extorsiones y otros delitos conexos a la misma lógica.

6.3 Formación de custodios de cárceles en la UNES y pasantías que condicionen su grado dentro de las cárceles del país.

7. Matricular y rotular todos los vehículos de uso oficial del Estado Venezolano.

8. Desplegar en todo el país operativos de seguridad (OLP) que garanticen de manera efectiva la seguridad del pueblo venezolano.

 

Juventud Revolucionaria Organizada


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1922 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

US Y ab = '0' /actualidad/a222178.htmlC0http://NON-VEca = .