El pueblo quiere soluciones y paz

El Papa Francisco durante su discurso en el Vaticano, el I° de enero 2016, expresó:

"Como puede ser este un tiempo de plenitud, si ante nuestros ojos, muchos hombres, mujeres y niños huyen de la guerra, del hambre, de la persecución, dispuestos a arriesgar sus vidas, con tal que se respeten sus derechos humanos…¿Cómo es posible que dure la opresión del hombre contra el hombre?"

Venezuela vive en la actualidad una realidad que obliga al debate político entre los bolivarianos y chavistas, con altura, cuidado, respeto e inteligencia. El tratamiento a esta nueva situación que comenzó con la muerte del Comandante Chávez y se expresa el 6 de diciembre de 2015, demuestra como las bases de apoyo al proceso bolivariano, se debilitó de manera estrepitosa, entre otras razones por la pérdida de liderazgo, la crisis económica y la corrupción.

Está en puertas un conflicto de poderes y junto a ello, la contradicción entre dos visiones del mundo y la sociedad. Conducir estas diferencias a un enfrentamiento, a la violencia, sería darle la llave a una intervención militar extranjera. Pero por otra parte sería lo menos deseable, para nuestro país y Latinoamérica, pues apenas comienzan a erigirse gobiernos soberanos. Un desastre traído por la guerra civil o militar, implica generar mayor atraso económico, pobreza, acelerar la inflación y escasez, retroceder el camino al desarrollo de nuestras naciones y terminaremos siendo más dependientes de los países desarrollados y las potencias mundiales.

Comprender la derrota electoral, y aceptar que el chavismo es minoría en la Asamblea Nacional, conlleva necesariamente a cambiar de estrategias, ser favorable al diálogo entre ambas partes, reconocerse mutuamente, llegar a consensos de funcionamiento institucional. Lo cortés no quita lo valiente, la firmeza en las ideas de redención y justicia social, mantener el estado de derecho e ir a la búsqueda de soluciones inmediatas de los problemas más apremiantes, es la actitud. La diatriba política es imposible evitarla, pero el pueblo venezolano quiere soluciones a sus necesidades materiales.

El mundo contemporáneo presenta un panorama donde no todo es negativo, que alientan a continuar luchando por un mundo mejor. En su alocución de fin de año, el Presidente de Colombia, Juan Manuel santo, afirmó que el próximo 23 de marzo de 2016, se firmarán los acuerdos de paz con las FARC. La República de Cuba avanza hacia el final del bloqueo al que ha estado sometida por más de 50 años por parte de los Estados Unidos y el desmantelamiento de la base militar gringa en Guantánamo. Todo esto, producto de la reactivación de las relaciones diplomáticas con el gobierno norteamericano dirigido por Barack Obama.

En Venezuela se instalará una nueva Asamblea Nacional el próximo 05 de enero, con 112 diputados de oposición (3 de ellos impugnados ante el tribunal supremo de justicia), que les otorga la mayoría calificada o en su defecto si van con 109 diputados contarán con las 3/5 partes. Pero de todas maneras la minoría será el chavismo con 57 curules a su favor.

Las relaciones entre los poderes deben mantenerse dentro del equilibrio, evitar los aires de confrontación, ya hay ejemplos de relaciones políticas entre enemigos irreconciliables. Propiciar el entendimiento es una necesidad para la estabilidad política de nuestro país, la paz es el arma para detener el caos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 560 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Orlando Balbás

Orlando Balbás

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a220452.htmlC0http://NON-VEca = .