Espíritu crítico

Si como dicen los cristianos el Espíritu Santo es "dador de vida", para los que tenemos nuestro reino en este mundo el Espíritu Critico es el "dador de cambios". El que no este de acuerdo que zumbe su primera critica, para que vea como se contradice.

Ese vaso de cartón que anda por allí de que esta es la hora y el tiempo de airear las criticas, y de arrancar una lucha a muerte contra el burocratismo y la corrupción -¡siguiendo al pie de la letra las pautas que impone el presidente de la Republica, te dicen!-, y acusar de quinto columnista y corrupto a todo aquel que tiene un puesto de mando dentro del equipo de gobierno, y dentro del engranaje de poderes, no debería cortar a nadie que sepa que lo esta haciendo bien. ¡¡¡Pero como jode!!! ¿Que estaban esperando niños? ¿Una pataleta pública y televisada de un internacionalista para actuar? ¡¡¡Jooooooder!!! Ustedes si tardan en recelar...Pero se vuelven loquitos una vez que recelan. Falta que salgan a gritar en Pérez Bonalde y en Altamira: ¡¡¡Abajo el tirano!!! ¡¡¡Devuelve mi libertad de expresión!!! ¡¡¡No a la censura!!!¡¡¡ Walter Presidente!! Osease, en Venezuela no ha pasado nada positivo, el cacareado liderzago de Chávez solo ha servido para "profundizar" los vicios de la IV en la V. Al menos, ese es el mensaje que llega. Ese es el mensaje que se lee. Muy a pesar de lo que diga Vladimir Acosta yo no veo la critica constructiva por ningún lado. Puro ventilador y mastranto. Reconcomio del mas exquisito... ¿Y lo positivo? ¿Donde queda? ¿Quien habla de lo positivo? ¿Cuando hablan y escriben de lo positivo?

Si la vaina es criticar hasta verle el hueso al criticado aquí tengo para el líder del proceso un guacal de críticas -bien fundamentadas todas ellas, según mi criterio- que lo harían poner del color de la boina. ¡¡¡A él y todo su equipo de gobierno!!! (Con las notables excepciones y excesos de melanina). Le puse un nombre al guacal: La mandarria constructiva. Mis criticas son unas pastillas, no mas de dos cuartillas, y dadas tres veces al día después de comida, para que causen embolia al criticado. Criticas contundentes y descarnadas que van desde política agraria y monetaria, hasta gerencia comunicacional y aseo personal. Los de PDVSA pasarían a pensar que los de el Frente nosequecosa petrolero son altos panas, si yo develo uno solo de mis edictos. Samuel Moncada y Fuenmayor Toro se darían besos y abrazos para poder hacerle frente a la ametralladora con mira telescópica que tengo para ellos. Sesto me tendría que cantar afinadito:” Algo mas quieres tu de mi " de la zaparapanda que le mandaría a diario sobre política cultural. En fin, los haría comer polvo para que se fuesen acostumbrando a cuando vuelvan al polvo del que vinieron.

Pasa que yo no se mucho de asuntos de Estado, ni de estrategias totales para lograr la independencia económica y política de Venezuela, y mucho menos de la América del Sur... Me daría un soponcio si me tocara ir a hablar ante una Asamblea General de las Naciones Unidas o dar mi opinión en un programa de televisión. Lo mío es freír empanadas de cazón y alguito de microscopia electrónica de transmisión. Ambas ciencias, freír empanadas y difracción de electrones me permitieron desarrollar un espíritu critico. Por eso hago críticas "constructivas" a todo lo criticable. La mandarria constructiva, desde mi punto de vista, que puede ser todo lo limitado que ustedes quieran, falto de información, lleno de lugares comunes e inconsistentes, es mi nunca humilde opinión. Todos los criticados deben prestarme atención y responder en el término de la distancia a mis críticas, so pena que cada vez aumente más la dosis de curare. Solo el espíritu critico salvará a la revolución bolivariana!!!

¡¡¡A mandarriazos, claro!!!, que algo queda...


TODOS PARA HUGO Y HUGO PARA TODOS ¡VIVA CHÁVEZ, CARAJO!
TOUS POUR HUGO ET HUGO POUR TOUS ... ¡VIVE CHAVEZ ET MERDE!
LAS BARRICADAS SOLO TIENEN DOS LADOS

Esta nota ha sido leída aproximadamente 10254 veces.

Manuel Brito


Visite el perfil de Manuel Brito para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.