(Sobre la intervención del Reverendo Jesee Jackson el 08 de marzo)

¡Se murió el malo, ahora si podemos entendernos, pendejos!

Cuando el Reverendo afroamericano Jesse Jackson se enteró de la muerte (dice él) del camarada Hugo Chávez y tomó la decisión de venir a Venezuela, imagino que recibió la orden de Obama de escribir un discurso cuya idea central fuera: “Se murió el malo, ahora si podemos entendernos” Y debe haberle dicho al oído: “Diles pendejos elegantemente”. Eso fue lo que hizo en su intervención del día 8 de marzo, cuando el mundo entero rendía homenaje póstumo al Comandante. Comenzó diciendo: “…Estados Unidos y Venezuela puedan tener un acercamiento y avanzar por nuevos puentes que permitan dejar atrás la sombra de la muerte y no veamos más la sombra del mal”. ¿A qué o a quién se refiere? ¿Cómo osa Usted acusar a nuestro líder de sombra del mal y hacerlo frente a su cuerpo inerte y a su ser transformado en Conciencia y Espíritu?

Lo que Usted quiso decirnos fue que por culpa de Chávez no hay puentes entre EEUU y Venezuela, y sin desparpajo alguno lo hace ante más de medio centenar de países que le reconocen su lucha por una sociedad diferente a esa que su pueblo afroamericano sufre. Y usted lo hace bajo su supuesto de que está hablando frente a un pueblo ignorante, ¡Vaya que osado y carente de todo respeto!

Dijo Usted, Reverendo: “Vamos a perdonar, somos vecinos…compartimos los recursos naturales, combatimos las drogas, compartimos los sueños, estamos unidos por los lazos de la cultura y el ambiente” ¿Qué quiere que perdonemos, Reverendo? ¿El genocidio que su gobierno ha realizado en todos los continentes contra los pueblos pobres del mundo? ¡Jamás! ¿Qué perdonemos las guerras de Corea, Vietnam, Golfo Pérsico, Kosovo, Colombia, Afganistán, Irak? Basta con recordar que en la invasión a Irak y la resistencia que opuso su pueblo, causó entre 2003 y diciembre de 2008 un millón doscientos mil muertos, entre ellos 4.000 soldados norteamericanos.

¿Quién le dijo a Usted que compartimos los recursos naturales? ¡Ustedes se los han robado, confabulados con apátridas del continente¡ Más de cinco siglos tenían los imperios robándose los recursos naturales de Nuestra América, de África, de Asia; de casi 100 millones de seres humanos que habitaban el Sur y el Centro de América, sólo dejaron ¡3 millones! Asesinaron 90 millones de aborígenes, así que ¡Nada tenemos que compartir, Reverendo!

¿A quién quiere engañar Usted diciendo de combatimos las drogas? ¡Embustero, Reverendo! Ese plural no incluye a EEUU. Para el gobierno y los ricos norteamericanos la droga es el mejor negocio; Venezuela, Reverendo, puede demostrarle que después de la salida de la DEA (2005) de Venezuela, se han dado tremendos golpes al narcotráfico, se han capturado 93 capos en los últimos 6 años y 18 capturados durante el 2012; mientras el gobierno norteamericano dirigía esas operaciones en nuestro país, nada de eso ocurría.

¿Qué sueños compartimos? Nada más alejado de la realidad, Reverendo. Sus sueños de dominar al mundo mediante la muerte, de adueñarse de los recursos naturales del planeta con guerras ¡Jamás serán los nuestros, Reverendo! Los sueños de su gobierno y de sus ricos de dejar en manos del Dios Mercado la vida en el planeta es muy diferente del nuestro: construir el socialismo. ¡No hay forma de que esos sueños coincidan en nada, son antagónicos, Reverendo!

Y ¿quién le dijo a Usted que nos une la cultura y el ambiente? ¿Cuál cultura? ¿La de la muerte? ¡NO, Reverendo! Creo que debe revisar su alma, sus creencias; creo que debe estudiar más y conocernos mejor; cuando eso haga y adquiera conciencia de lo que es su gobierno, del mal que ha hecho a la humanidad y a la vida en el planeta, tendrá que pedirnos disculpas por su intento de engañarnos, mientras tanto mire como un pueblo renace libre para construir su nueva historia.

A los diputados de la Asamblea Nacional, al igual que todo el pueblo al que pertenecemos, nos ha tocado, no sólo vivir la historia que se está escribiendo, sino sentirla, vibrar con ella, amalgamar sentimientos, gritarlos, llorarlos.

[email protected]

*Diputado Principal AN/ Psuv-Portuguesa


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1903 veces.