¿la devaluación afectará a los corruptos?

La devaluación del bolívar en 1983, durante el gobierno de Luis Herrera Campins, se hizo bajo unas condiciones económicas muy desfavorables por las políticas neoliberales aplicadas. De acuerdo a sus perspectivas, la burguesía tenía necesidad de aumentar el precio del dólar respecto a nuestra moneda nacional. Recordemos que las reservas internacionales estaban agotadas y en un nivel mínimo, la fuga de divisas, se calculaba en más de veinte mil millones de dólares, el precio del petróleo se desplomaba, aumentaban las importaciones de manera desmedida, produciendo una inflación y estancamiento económico conocido como estanflación. Eran las caracteristicas propias de un estado burgués dependiente y colonizado, alejado de su pueblo, corrompido y desmoralizado, sin ética ni ejemplos honestos que darles a los venezolanos.

¿Cómo se explica actualmente, una devaluación del bolívar, en un gobierno que se califica de soberano, popular y socialista? Los habitantes de este país estamos sorprendidos y preocupados. Hace pocos días expresaban los jefes de la economía en Venezuela, el Ministro de Planificación Jorge Giordani y el Presidente del Banco Central de Venezuela Nelson Merentes, que no hacía falta una nueva política cambiaria, que nuestra economía estaba sólida ¿Qué pasó? Todo se desvaneció en un discurso que desde el poder se torna creíble para la ciudadanía. Ese libreto, unido al de la campaña presidencial del siete de octubre, en la que se acusaba a la oposición de querer implantar un tipo de economía liberal, con devaluaciones y el paquetazo, creó falsas expectativas. Parece que no hizo falta que ganara Capriles, los neo -burgueses y la rancia burguesía salieron airosos con un nuevo escenario donde las mayorías que superan el noventa por ciento, sufrirán las calamidades de una merma en su poder adquisitivo, por ser Venezuela un país importador de los bienes que consumimos. El nuevo precio del dólar pasa de 4,30 a 6,30, se devalúa un 47% nuestra moneda Nacional.

El Estado venezolano tendrá ahora más divisas, los que manejan dólares aumentarán su riqueza, los viajeros internacionales e importadores, tendrán cuentas en dólares para sus compras y aumentos de bonanzas individuales. Los corruptos enriquecidos con el dinero del pueblo, no son los afectados en nada, andan favorecidos por la impunidad y el descontrol del país.

¿Y los trabajadores? Seguirán empobreciéndose.

¿Es una vía y una realidad socialista la que vivimos hoy en Venezuela?

¿Qué han expresado nuestros gobernadores, diputados, ministros, alcaldes, etc.?

No dicen nada, se les olvidó la gente humilde y están contando los votos que les va a seguir permitiendo usufructuar el poder político y económico. La inflación ya hace tiempo que se tragó el salario mínimo, la producción en nuestro no arranca, las empresas socializadas, nacionalizadas y estatizadas, solo dan pérdidas, las subsidia papá Estado. Ejemplo: ¿qué sucede con la empresa salinera en Araya – Estado Sucre? PDVSA les paga a los trabajadores, pero la producción es un cuento de camino. La sal que consumimos viene de otras partes. Es lamentable que unos indolentes funcionarios están echando al cesto de la basura los sueños de varias generaciones, de construir una sociedad mejor, justa, productiva y con una moneda estable, donde los salarios sean dignos y el pueblo tenga en verdad poder de decisión.


orlandobalbá[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1974 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Orlando Balbás


Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a159144.htmlCUS