Aventis

Bosé, cantata en su país

La autoestima del venezolano cada día baja por diferentes motivaciones de índole emocional y se encierra en los grandes centros comerciales para hacerle juego a su imaginación de carácter individual. Aquel acto de no ir a elecciones a diputados pautados por una organización política, llevó a ese grupo de ciudadanos a un caos personal terrible que rompe con nuestra memoria histórica, por eso, cualquier espectáculo público los cautiva al no tener líderes regionales que direccionen sus apetencias partidistas. Las cantatas internacionales ven en Venezuela una buena oportunidad para capturar a estas personas y llevarlas al escenario que deseen, saben que el problema del venezolano está en la memoria y que olvida pronto, nadie se acuerda la actitud de Miguel Bosé y Juanes contra nuestro gentilicio y los emprendedores del mercado disquero los promocionan para cautivar a esa multitud que convalece en su ritual político y ahora, más confundido porque no están reunidos en una agrupación o partido político. La oposición no tiene liderazgo político, menos capacidad para movilizar las masas. Sus votos se encuentran divididos en bloques autónomos de poder por la ansiedad de controlarlo y su devastación es grande. Estamos ante una partidocracia egocéntrica y egoísta que no manifiesta un crecimiento estadístico en la participación política partidista y vemos como el Grupo Roma y los grupos musicales que dañan la imagen presidencial constantemente buscan avanzar en los predios del gobierno de una manera automática, ofreciéndoles a esa militancia que no ha absorbido la derrota de las elecciones del 7 de 0ctubre, conjuntos musicales y cantantes extranjeros que deterioran la imagen de Venezuela en el exterior. De allí la necesidad de un veto y el pronunciamiento racional del Ministerio del Popular para Relaciones Exteriores.

El peso de la ley debe reflejarse en estos actos, la permisividad atrae muchos conflictos al venezolano, que, no quiere darse cuenta que somos un pueblo en desarrollo. Las clases populares están conscientes de ello, y procuran avanzar hacia lo tecnológico, pero, carecen de ideología y disciplina para salvar algunos obstáculos sociales y, quienes tienen este beneficio por múltiples causas, se vuelven más egocéntricos y llenos de poca naturaleza humana, alejándose de los partidos políticos.

De allí que Juanes, Miguel Bosé y Willie Colón como voceros de esa agencia de espionaje social arremete contra nuestra figura presidencial, avanzan conceptualmente hacia el comportamiento de esa minoría que no se organiza políticamente y favorece a las ONGs internacionales para desestabilizar el país. El Dr. Julio Borges, la ingeniera Corina Machado y Leopoldo López deben pensar en esto y, sí les gusta incendiar el país váyanse a los países de vanguardia que los arropa y les da dólares sombreados para estas actividades. Mientras, el gobierno busca una reestructuración de su holograma laboral, grupos de anarquistas confabulados con músicos, cantantes, voces extranjeras y gente común tratan de distorsionar nuestra realidad geopolítica y alejarnos de las inversiones extranjeras en el país. Hay que dejar de lado nuestra ignorancia histórica y cubrirnos en una sola idea ideologizante para cubrirnos de poder bajo un liderazgo oportuno y cabal. Es el momento de enarbolar los valores patrios con sentido de lucha social. Necesitamos un país de convicciones ciertas para lograr la unidad de integración democrática y socialista contemplado en el Proyecto Simón Bolívar, que, es de largo alcance para fortalecer todas las debilidades de nuestra nación y, de esa manera levantar nuestras banderas hacia una libertad genuina y de lucha social. Es una muestra de identificarnos con los ideales bolivarianos y de justicia social.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1008 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157914.htmlCUS