No dan pie con bola

Así como nuestro Presidente Chávez se recuperará y volverá con todos los hierros a dirigir los destinos de la patria, apuesto a que la oposición venezolana, después de tantos fracasos, volverá al redil de la compostura. Volverán a ser ciudadanos que respeten el estado de derecho y asumirán ante el país las disculpas y el perdón por tanto daño causado.

No se puede ser tan torpe. Uno se equivoca y comete errores, pero hacerlo tan seguido y cada vez peor, al término del ridículo, es el colmo. Que uno participe en unas elecciones de gobernadores, como las realizadas el 16 de diciembre, y después de recibir esa soberana paliza no dé una explicación ante el país o a sus seguidores es algo así como excesivamente irresponsable, ¿verdad?

Igual de miserable es que un sector de la oposición venezolana esté apostando a un desenlace fatal en la vida de Hugo Chávez para que el CNE convoque unas nuevas elecciones y no tener como contendor a quien, como decimos en el argot beisbolístico, no le han visto ni la recta ni la curva. Mucho menos la rabo e cochino. Igual de ocioso e inexplicable ha sido el teatro montado por este mismo sector a propósito de lo que pensaron ellos ocurriría el 10 de enero. El afán de que Maduro o Diosdado asumieran la Presidencia de la República ante la ausencia del Presidente Chávez les quedó bien feo y ante el país otra vez quedaron sin la máscara de de lo que siempre han sido: lacayos del imperio y vendepatria.

La otra treta la buscaron en la alicaída OEA, cuyo portavoz fue el fugaz y tristemente célebre ex embajador Guillermo Cochez, destituido en menos de lo que canta un gallo. O para decirlo con el pueblo, después que quiso lucirse con sus ataques a Venezuela, duró en el cargo menos de lo que dura un peo en un chinchorro.

Pero ese sectorcito fracasado que supongo encabeza el portavoz de la MUD, señor Aveledo, insiste e insistirá en hacer antesala a los mandamás reaccionarios, retrógradas y periclitados (remember Rómulo B) de EE.UU y Europa. Quieren repetir lo del 2002 y seguramente saldrán los del llamado Frente Institucional Militar a decir cuatro cosas en una placita de Caracas. Buscarán otros Willy Colón a decir tonterías para ocupar espacios en los medios. Ellos seguirán con su nostalgia y su amargura. ¡Qué dolor! Pero no se olviden que esta vez les podría ir peor. Y para cerrar: Podrán volver Rin Tin Tin, la Chita y Tarzán. Podrán volver Condorito, Memin Pinguin y Supermán. Pero esa cuerda de traidores más nunca volverá. ¡Viva Chávez!


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 889 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157851.htmlCUS