¿Vacío de poder?

Lo que vimos, escuchamos y sobre todo sentimos el pasado 10 de enero de enero es casi imposible de transmitir a través las palabras. Ese día, en medio de un mar de emociones y de amor latinoamericano y caribeño, Venezuela demostró contundentemente ante el mundo lo sentenciado por el TSJ: aquí no hay eso que llaman “vacío de poder”.

El 10 de enero, el poder constituyente, el poder real, el poder popular, más presente y consciente que nunca, homenajeó una vez más al Comandante Chávez como líder incuestionable de la revolución bolivariana y ratificó su mandato de reconocerlo y respetarlo como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Demostró su unidad y su compromiso con la construcción del socialismo y afirmó su disposición a defenderlo rodilla en tierra.

Ignorante en materia jurídica, no entiendo a qué se refiere el abstracto y curioso concepto “vacío de poder”. Toda sociedad más o menos organizada implica un ejercicio de poder individual, grupal o colectivo, sin que dicho ejercicio conlleve necesariamente el dominio de unos sobre otros, como ocurre en el capitalismo.

En las sociedades comunitarias y paritarias el poder, asociado con los ciclos de la vida y el bienestar colectivo, se ejerce directamente y colectivamente. Las decisiones se toman, hasta donde es posible, a favor de todos sus integrantes. Mientras que en las sociedades patriarcales el poder, asociado con jerarquía, posesión y dominio, lo usurpa un grupo, lo ejerce ilegítimamente en nombre y representación de otros, pero actúa en función de sus propios intereses.

En el capitalismo, sistema de organización social patriarcal, el poder lo ejerce la clase social poseedora del capital acumulado con base al dominio y explotación de la mayoría, y es precisamente contra ese poder, resultado de la lógica del capital, que han surgido y siguen surgiendo las rebeliones de las masas. Entre estas, la rebelión del pueblo venezolano explotado, ninguneado, discriminado, perseguido y asesinado por los poseedores del poder económico y del poder político, en la pseudo democracia representativa republicana.

El “vació de poder” es una abstracción jurídica burguesa. En la realidad fáctica el poder o está en manos de una minoría usurpadora o en manos de su dueño originario el pueblo como poder constituyente y por ello su posesión es fuente de conflictos y lucha. Asunto comprendido o intuido por las y los venezolanos dispuestos a defender nuestro derecho a ejercer el poder y a terminar de quitarle las cuotas de poder mal habido y mal ejercido a los vampiros nacionales y extranjeros que pretenden seguirnos desangrando.

Los venezolanos estamos claros y sabemos que hay que continuar conquistando espacios para el poder comunitario y que no se puede ceder ni un milímetro de lo conquistado. También sabemos que no estamos solos, que nos acompañan nuestros hermanos de por aquí y de otras latitudes.

Rodilla en tierra, viviremos y venceremos…

[email protected]

@mariadvillanuev

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1181 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157564.htmlCUS