La Mujer Patria Venezuela, en oración con sus dioses ancestrales, espera la salud de su novio Hugo Chávez

Venezuela, es una Patria mujer, mujer joven, mujer linda, mujer morena, mujer preciosa. Venezuela es una Patria india, altiva, arrogante y esbelta. El Padre libertador la engendró, tejió e imbricó en la matriz del Abya Yala. Ante el acoso de la maldad humana, el Padre Bolívar, entregó su vida defendiéndola, cuidándola, protegiéndola. Siempre luchando contra la opresión y la esclavitud, que otra vez triunfó.

Feliz, muchacha Venezuela, durante 20 años tu padre Bolívar derrochó vida y esfuerzo en todos los aspectos etapas y facetas de creación para darte cuerpo y figura legal esculpida en noble roca de los tepuyes de Guayana.

Mientras crecías, el libertador regó tu planta con su sangre y su salud; con intensa y dedicada fuerza despejó el horizonte e ilumino el panorama para que, tú, cual venada indómita, corretearas por los llanos y montañas de la Pachamama disfrutando de independencia y libertad

Pero la traición se entronizó en el corazón de algunos de tus hijos, débiles de conciencia y escasos de moral, en acción de desprecio y traición asesinaron a tu padre libertador. Sola quedaste, a merced de depredadores propios y extraños, y en secuencia, cruel, ingrata y malvada, has sido violada, burlada, robada, ultrajada y humillada. Empero no pudieron doblegar tu orgullo y, sostenida en el empeño y entereza de los más nobles de tus hijos e hijas, has resistido luchando con tenaces fuerzas, en espera de la justicia, siempre profetizada por el padre libertador y, que él dejara grabada en las mentes de sus más preclaros hijos.

A la india, bella Venezuela, le sobrevinieron malos gobernantes y falsos líderes, ello lo describe tu más aguerrido defensor, el gran panita Alí Primera en su canto: “La Patria es una mujer, que nació para amarla, y en vez de darle caricias, lo que hacen, es manosearla”. Así, trágicamente, transcurrieron muchos años, durante ese tiempo, dilapidaron sus riquezas, asesinaron sus mejores hijos, casi le rompieron los pechos dejando a sus hijos en peligro de morir, no obstante tanto dolor, en tu fuente de vida, seguiste amamantando a propios y extraños, tan grande tu generosidad, realizaba ese milagro.

Tu fortaleza, tu solidaridad, tu valentía, la devoción por tus hijos expoliados, excluidos y maltratados, aunque mermada y destrozada se mantuvo a pesar de la depredación. Esa resistencia, amada patria mujer, te permitió sobrevivir a las fieras hambrientas, y te mantuvo con un débil halito de vida hasta que la providencia, te regaló un novio quien amalgamó e integró, un ejército de valientes venezolanos, te rescató y te dio dignidad, independencia y soberanía.

Hoy, tú Muchacha Patria Venezuela, de la mano de tu novio Hugo Chávez, avanzas altiva, altanera irreverente con tu cabellera al viento y arremolinando en tu cintura todas las fuerzas telúricas, que sostienen, en tu cuadril a tus hijos en procura de la buena vida legada por tu Padre Libertador.

Hoy, cuando tu héroe y fervoroso protector, se bate contra el ataque malvado de la enfermedad. Tú, linda Patria India, sufres, lloras y entristeces tu semblante, empero, en tú corazón y tú conciencia se trastocan tus sentimientos tristes en fortaleza y decisión para defender, consolidar y mantener el más grane bien que te ha regalado tu adorado novio y adalid. Y le insuflas fé y energía con tus constantes y sentidas muestras de amor, que viajan por el éter en oración hasta el lecho de convaleciente de tu amado Hugo.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA Y SOBERANA!

¡TU PATRIA, TE ORA, TE PIENSA, TE AMA Y TE ESPERA!

¡VIVIRÁS Y VENCERÁS!

William Castillo Pérez (Elindio)
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 844 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a155886.htmlCUS