¿Y qué es de la vida de Capriles?

Parce ser y por los vientos que soplan que, al majunche mayor que una vez quiso ser presidente a futuro y, sin pueblo, se lo tragó la MUD tranquilamente después de, embucharlo imaginariamente como una esperanza que se comería al presidente Chávez sin masticarlo y, una vez que salió derrotado de su aventura ilusoria, se lo lanzaron a Elías Jaua en Miranda, para que lo vapulee democráticamente en unión de la mayoría de los mirandinos el próximo 16-D.

Y, él Capriles, luce tan apagado que se va a quedar con las ganas de seguir siendo gobernador por cuatro años más de pillerías en serie que, le dé el sustento político de seguir aspirando de mantenerse a flote como líder de la eterna juventud en que los años pasan y él se piensa quedar igual como si fuera el doble de Matusalén.

Y, motivado a esa práctica confusa de hacer política en ese estado, los de PJ: por aventura sospechosa nos hemos metido de lleno en su territorialidad, recorriendo palmo a palmo su geografía y, aplicando drásticamente el método directo de -responda usted- a muchos de sus habitantes, por lo que hemos seleccionado los más atractivos episodios narrados por nuestros contertulios sin especificar parecer político que, a nuestro poco entender son más que travesuras regionales, por lo que intercalamos respuestas con comentarios precisos y, así tenemos:

¿Ha visto usted a Capriles últimamente y, cómo ha sido su encuentro –sí lo hubo? Jamás me había sentido tan emocionada como venezolana quisquillosa que soy y, además tuyera callosa, en mi primer encuentro y contacto con ese joven que como mentiroso insoportable, nadie le gana y, además tiene una labia que lo deja a una fría de apatía con sueño que uno sabe que no muerde duro, ya que no es bocón y, tiene unas manos que parecen dos acordeones enzarzados en divagaciones manuales y, cuando se ríe lo ensaliva a uno con una gracia imprecisa y, una vez cerca de él le pedí casamiento y me respondió que su virginidad sigue a prueba por ahora –lo que no entendí y hasta el sol de hoy no entiendo y, nosotros tampoco.

¿Señor Totoño es usted caprilista? Le preguntamos a quemarropa a un ciudadano cúano y, su respuesta fue tajante: ni que se vista de rojo-rojito y escriba con la mano izquierda: revolucionario hasta la muerte y oligarcas temblad.

Señora, señora por favor: ¿Por quién votaría usted en estas elecciones que vienen para gobernador, por Capriles o, por Jaua? Pensándolo bien, fue la respuesta, ay mijo, yo no puedo votar, porque soy asmática crónica, aunque me han dicho que ese Jaua es quizás más revolucionario que Chávez y sus ministros juntos y, más trabajador que los militares gobierneros.

Interrumpimos nuestro desarrollo nada especulativo y, si nada impreciso, porque viene una cadena nacional y queremos ver si Globovisión se va a ir por el mismo atajo o va a coger uno nuevo a sabiendas que como ellos no hay dos, ni poder nacional que los corrija ni los amanse.

Mientras Capriles sigue perdido en la inmensidad del camino mirandino buscando la ruta.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1442 veces.