Anoche tuve el mismo privilegio, sólo que la conversación fue corta y al punto

No solo Jaua habla con Castro

Examinando el desarrollo de la Biblia, caímos Fidel y yo en el episodio del Concilio Ecuménico de Nicea, reunión ocurrida en el año 325 con la facilitación del emperador Constantino I. Ese fue el primer Concilio Ecuménico –es decir universal- de la Iglesia, y participaron en él Obispos de todas las regiones donde había cristianos. En el curso de escasos dos meses y cinco días -20 de mayo a 25 de julio- unos 300 padres conciliares decidieron sobre uno de los textos más formidables y más permanentes de la Historia: LA BIBLIA, escritura sobre la cual se fundamentan las tres religiones monoteístas: Cristianismo, Judaísmo y parcialmente el Islamismo. ¡Vaya! ¡Vaya!, exclamamos Fidel y yo.

Vamos a situarnos en contexto antiguo, lectores. Ese emperador había logrado reunificar el Imperio Romano al derrotar a Licinio un año antes y no quería más bochinche. Los cristianos ya eran políticamente poderosos y de alguna manera había que lidiar con ellos, pero existía en su interno una pugna: un tal sacerdote Arrio se había opuesto a su Obispo –Alejandro de Alejandría- porque el cura rebelde negaba la divinidad de Jesús, a quien consideraba figura excelsa y magnánima, pero no divina. EL Sínodo de Obispos de Egipto lo excomulgó por hablador, y entonces el sacerdote se molestó. Así empezó el lío. ¿Cómo trató de resolverlo Constantino? Convocando el Concilio Ecuménico de marras, para que todo el mundo dijese lo que tuviese que decir y lograra la Iglesia unificarse al igual que ya lo había hecho el Imperio.

¡Y todo el mundo dijo lo que había que decir, créanlo Ustedes! El emperador, aunque de algún modo compartía la posición de Arrio, se portó muy decente y lo que hizo fue facilitar la reunión prestando sus postas para el viaje de los Obispos, y corriendo con los gastos de alojamiento y condumio. Como resultado de esa reunión: ¡un asunto sorprendente! El acuerdo sobre un texto que compila 66 libros escritos a lo largo de unos 1.500-1.800 años, y que sirve de asiento para su Fe. ¡Y se logró en dos meses! Y ha pervivido desde entonces hasta hoy guiando la espiritualidad y la conducta de miles de millones de personas. ¡En dos meses, hermanos! ¡EN DOS MESES RESOLVIERON LA QUERELLA Y PRODUJERON TAMAÑO MONUMENTO!

“Ahora vamos a situarnos en contexto actual”, le dije yo a Fidel –porque la idea fue mía, no de él, por si acaso- “¿Qué tal si Chávez convoca a una reunión internacional socialista, en la que se discutan las diferentes posturas, tendencias y matices, y logremos unificar al Socialismo que existe, pero anda disperso por este Mundo?” “Y si logramos producir un texto doctrinal, que al igual que la Biblia oriente la conducta de los pueblos y la gente que aspira a un mundo mejor y más justo?” Aquí el comandante cubano peló los ojos y guardó silencio (¡hay que ver lo que significa lograr que Fidel se calle!) Me observó por un rato y seguramente sopesó si estaba o no ante un orate. Dos minutos después me preguntó: “¿ Y los escritos de Marx?” “Se examinarían, Comandante” le respondí. “Y los de Lenin, y los de Engels, y todos los que esa reunión mundial de Socialistas considere apropiados para discutir, incluyendo los suyos”, completé. “Y al final, Caballo” –proseguí- “tendríamos un TEXTO, uno sólo, que sería al Socialismo lo que es la Biblia al Cristianismo. ¿Qué tal?” Cerró los ojos y me dijo: “¿Por qué no se lo propones a Chávez?” “!Bah! porque no le llego”, le respondí. “De tres propuestas que le he hecho a través de medios públicos, solamente ha acogido una y sin nombrarme. Sobre las otras dos tuvo que tomar medidas tiempo más adelante y por mampuesto. Propónselo tu, Fidel. Chávez acaba de ser ratificado por su Pueblo que al hacerlo dijo que SÍ quiere Socialismo. ¿Qué mejor momento? Además, el enemigo que se tiene enfrente es formidable y se necesita de formidables acciones para derrotarlo. No se trata de acciones militares. Se trata de acciones ideológicas,. ¿Qué me dices?” Fidel alzó su largo dedo índice, y se inclinó hacia mí para responderme. Entonces me dijo algo que no oí porque me despertó una motocicleta (vivo en zona escuálida de alta cilindrada -¿ven?- y por aquí tampoco se respeta mucho el silencio)

¡AH, NO...!, se quejarán ahora algunos. ¡¿Todo era un sueño?! ¡Nunca ha hablado con Fidel! Pues en vigilia no; no lo he hecho. ¿Y qué? ¿No fue en sueños como Moisés habló con Jehová? ¿Y Josué, y Abraham, y los otros? ¿Ellos pueden pero yo no? Tampoco estoy diciendo que hablé con Dios, sólo con Fidel Castro. En todo caso aquí les dejo el recuento de la conversación y por mandato de fe política deberían aceptarlo. ¿O son todos Ustedes unos descreídos? De todas maneras, muchas gracias por haberme leído. Y POR NO CREERNOS LOS UNOS A LOS OTROS, ES POR LO QUE NECESITAMOS ESE CONCILIO ECUMÉNICO SOCIALISTA.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 968 veces.

César O. Guevara


Visite el perfil de César O. Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.